Buenos días,

Los que tenemos niños/as pequeños en casa sabemos que es toda una “revolución” ;). No paran de moverse, jugar e inventar las más arriesgadas actividades. Ven en los sofás auténticas plataformas para saltar y dar volteretas, los más arriesgados se suben a la parte más alta de éstos y tratan de hacer equilibrios. Las esquinas de los muebles, esas que cuando somos adultos ni reparamos en ellas, son auténticos “imanes” para las cabezas de nuestros pequeños (de ahí que siempre deban estar protegidas, hasta que nuestros retoños crezcan). Además, no sé que pasa, pero parece que las paredes se muevan cuando hay pequeños en casa, y cuando simplemente crees que tu pequeño va andando por la casa, y que no hay ningún peligro, resulta que se choca contra la pared, porque iba mirando ese nuevo juguete que le acaba de regalar su abuela (y eso de pirar por donde van andando, no va mucho con ellos/as) ;). Bueno, por no hablar de esas caías accidentales, cuando todos y digo TODOS los juguetes que tú sabiamente has colocado en un arcon, acaban esparcidos por el suelo de la casa o del salon conviertiendo así, tu propia casa en un “campo de minas”, donde atraversarlo sin caerse es una auténtica proeza ;).

Bueno, y a todo ello, hay que sumarle, esas repentinas subidas de fiebre que nos sorprenden a media noche, cuando horas antes nuestros pequeños, jugaban sin cesar hasta caer rendidos.

En fin, en resumen, tener niños en casa además de ser una alegría y entretenimiento, es toda una aventura ;). Por eso, hoy, ya que está tan de moda eso de los “must”, os dejo estos 5 must have de Farmacia, que no deben faltar en casa cuando se tienen niños pequeños.

Por eso, y para tenerlo todo bien controlado a la hora de poder reacccionar con cierta rapidez ante un accidente doméstico de pequeña relevancia, os voy a dejar un listado con los imprescindibles de Farmacia que creo toda familia con niños pequeños debería tener en el botiquín de casa. Porque sí, los botiquines también debemos tenerlos adaptados a las circunstancias familiares de cada momento. Y por supuesto, aquí hablamos de situaciones que siempre podamos controlar nosotros desde casa, es decir, pequeños contratiempos que afecten a nuestra salud y la de nuestros pequeños; pero para casos más serios, SIEMPRE acudiremos al MÉDICO lo antes posible.

Analgésicos y antipiréticos vía oral para calmar el dolor y la fiebre: Aquí siempre que no se sea alérgico a ninguno, es recomendable tener un envase de paracetamol o de ibuprofeno para niños. Eso sí, os recuerdo que siempre debéis aseguraros bien de la dosis a administrar en función del peso de vuestro retoño y que el envase no esté caducado. Aquí hablamos de medicamentos, por lo que hacer un uso responsable de ellos es de gran importancia. En cuanto a cuál tener si uno u otro, yo me decantaría siempre por el que mejor se tome el niño. Y digo esto, porque aunque cada uno tiene sus características e indicaciones, para tener a mano una noche en la que a las 2 de la mañana el pequeño se despierta con fiebre alta os sirve tanto uno como otro (ambos tienen acción antipirética), aunque ya os digo que mi preferencia siempre para estos casos es el paracetamol a su dosis correcta.

Pomada/crema o stick (Arnidol) para los golpes: este es el producto estrella y el que más usaréis. Lo llevaréis incluso en el carro, bolso o bolsillo, por si vuestro/a pequeño/a explorador/a, en su afán de descubir nuevos mundos ;), se da algún que otro golpe. Aquí recordar, que este tipo de productos, siempre se deben aplicar sobre la piel sin heridas, y tener en cuenta la fecha de caducidad una vez abierto el envase. Además, cuando digo pomada/crema, no debemos hacer uso de cualquiera, consultar siempre en vuestra Farmacia.

Cristalmina: tengo preferencia por ella, por su capacidad antiséptica cuando nuestros pequeños o nosotros nos hagamos una herida o corte superficial, cuando nos cae una gota de aceite en la mano mientras tratamos de hacer la comida, y tenemos la “presión” de nuestros hijos que gritan: “tengo hambre mamá/papá, tengo hambre” ;).  No mancha, no escuece (a lo que ellos dicen: “mamá/papá la que no pica”). Eso no quita para que debamos usarla con cierta precaución (se trata de un medicamento, no hay que olvidarlo. Por eso sólo la encontraréis de venta en Farmacias), siempre limpiando y secando bien la herida antes de aplicarla y evitando mucosas y por supuesto los ojos. ¡Ah!, y no se me puede olvidar comentaros, que con una aplicación cubre 6 horas de protección. Por lo que no es necesario tener que estar reaplicando una y otra vez su aplicación. Con dos aplicaciones al día es suficiente.

Gasas estériles: Otro de los “must” ;), que no deben faltar en el botiquín de una casa cuando hay niños pequeños. Para la limpieza de heridas y los ojos, son imprescindibles.

Crema/pomada para quemaduras: Antes de nada, comentaros, que ante una quemadura, lo primero que debemos hacer es aplicar agua fría, (nunca hielo) sobre la herida, algo que debe quedar claro. NUNCA debemos aplicar pasta de dientes, ni cualquier otra sustancia que no tenga evidencia científica sobre su uso en las quemaduras. Por lo que, ante la duda, POR FAVOR, aplicar AGUA fría (repito, nunca hielo, porque agravaría la quemadura). Una vez realizado esto, ni que decir, que si se trata de una quemadura severa y/o grave, donde la zona afectada es muy extensa o delicada debemos acudir inmediatamente al médico. Ahora bien, si se trata de una quemadura leve, entonces sí, desde casa podremos actuar. Y la forma de hacerlo, será aplicando como os he comentado, agua fría sobre la zona, y a continuación, tras secarse, aplicaremos alguna pomada/crema, que aquí en función de la edad de nuestro pequeño podremos hacer uso de una u otra e inclusive, si la zona no es muuy extensa, la propia cristalmina que os comentaba antes nos sería de gran ayuda.

En el caso de de las quemaduras, debéis recordar que NO se debe retirar la ropa si ésta se queda pegada en la piel. En ese caso acudiremos lo más rápido posible al médico.

Sin más, recordaros, que todos los medicamentos deben conservarse en casa en un lugar seguro y fuera del alcance de nuestros pequeños. Si queréis más información sobre su conservación, la tenéis aquí.

Y por supuesto consultarnos siempre a los/as Farmacéuticos/as cuando tengáis dudas sobre el uso de los medicamentos.

¡Ah! y nos os olvidéis de tener paciencia y calma ;).

¡Feliz día!

 

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: