Buenos días,

Antonia, Luis, Paco, Pepe, «Rosita», la madre de Ana, Julia, la dueña de la cafetería de al lado……son tan solo algunos de los que acudís con una frecuencia más que elevada ;), a la Farmacia, a tomaros la tensión. Y en algunas ocasiones, no hacen falta las palabras (en ese momento), basta con una mirada acompañada de un gesto elevando el brazo y dando como unos toques, queriendo indicar que venís a que os tomemos la tensión.

Es entonces, cuando os pasamos dentro, os acomodamos, preguntamos por vuestros hijos, nietos, negocio, perro, y un largo etc…. , entablamos con vosotros una conversación corta pero intensa, y de repente os decimos: «Sshhhhh, ahora ya sabes, hay que guardar silencio, no cruces las piernas, relaja la mano, apoya bien el codo en la mesa y la espalda en la silla, que va a comenzar la medición» ;), entonces algunos suspiráis, mirando hacia el infinito, mientras otros agacháis la cabeza…. Y luego estáis, los que sin poder evitarlo (se que no podéis evitarlo), nos decís: «Pues es que….», y sin dejaros continuar la frase, os volvemos a decir: «Sshhhhhhh» ;).

En fin….en cualquiera de los casos, con este protocolo ya establecido ;), hoy vengo a hablaros de la HIPOTENSIÓN, si, que de la hipertensión ya hemos hablado en más de una ocasión.

La hipotensión se da lugar cuando la presión arterial es mucho más baja de lo normal. Es decir, esto hace que cuando la sufrimos, nuestro corazón, el cerebro y otras partes del cuerpo no reciban suficiente sangre.

Os recuerdo, que la presión arterial normal casi siempre está entre 90/60 mmHg la que conocéis como la mínima (diastólica) y y 120/80 mmHg la que conocéis como la máxima (sistólica).

Existen diferentes tipos de hipotensión, en función de las causas que la desencadenan, algunas de ellas son:

  • Hipotensión ortostática: La HO se define como la caída de la presión arterial sistólica en más de 20 mmHg y de la diastólica en más de 10 mmHg tras ponerse de pie o elevar la cabeza. No se trata de una enfermedad específica, sino de la incapacidad de regular la presión arterial de un modo rápido. en este caso, la bajada de tensión arterial se produce al hacer un cambio repentino de postura, uno muy frecuente es levantarnos rápido del sofá cuando estamos tumbados o de la cama. Tan solo durar unos segundos y la sensación es de perder la cabeza acompañada de un fuerte mareo. Si esta sensación se produce después de comer, recibe el nombre de hipotensión pospandrial.
  • Hipotensión mediada neuralmente (NMH) : tiene lugar en personas que han pasado mucho tiempo de pie, especialmente en jóvenes. La inmovilidad de las piernas hace que no se empuje suficiente sangre hacia el corazón y que ésta se quede en las venas de las piernas, haciendo descender la presión arterial.
  • Síncope vasovagal: es el nombre general que se le da a un desmayo o lipotimia. Se produce en situaciones en las que el sistema nervioso parasimpático se estimula (tener calor, fiebre, dolor intenso, haber vomitado). Suele ir acompañado de náuseas, debilidad, visión borrosa, sudoración…
  • Shock hipotensivo: es una situación de emergencia durante la que los órganos vitales no reciben sangre y, por lo tanto, tampoco oxígeno, es el más grave de todos los casos.
  • Ojo aquí, hay muchos más factores que pueden hacer que nuestros niveles de presión sanguínea caigan en picado, como estar embarazada, enfermedades como el parkison, diabetes, el uso de medicamentos como los diuréticos, antidepresivos, para la disfunción eréctil, situaciones de deshidratación, pérdidas de sangre, falta de hierro y un largo etc…….

Y como con la llegada del verano, al aumentar la temperatura ambiental, es mucho más frecuente que exista un aumento de la vasodilatación periférica de nuestro organismo y, por lo tanto, que descienda la presión arterial de nuestro cuerpo, os dejo aquí algunos consejos farmacéuticos para que podáis combatirla.

«¿y qué puedo hacer para que la tensión me suba?»

Lo primero de todo, antes de nada, y que debéis saber, es que, el tratamiento de la hipotensión se debe adaptar siempre a la causa que lo ha provocado, de modo que se deberán evitar los desencadenantes de las bajadas e intentar subir la tensión arterial baja. Es decir, PREVENIR.

Para aquellos casos donde exista una hipotensión arterial crónica, es muy probable que se necesite un tratamiento farmacológico que ayude a regular los valores, y es aquí, donde os derivaremos al médico para que os paute el tratamiento más adecuado. NO OS AUTOMEDIQUÉIS NUNCA para tratar la hipotensión. Acudid a nosotros, a la Farmacia, que os derivaremos si es necesario al médico.

Y dentro de los consejos que os podemos facilitar desde la Farmacia para ayudar a mejorar los síntomas causados por la hipotensión están:

  • Lo primero de todo, y ahora con el calor, es el de mantenernos bien hidratados con abundantes líquidos. Eso sí, la ingesta debe ser gradual.
  • El uso de medias de compresión puede ayudarte si pasas mucho tiempo de pie.
  • Evitar los lugares calurosos, duchas calientes, saunas, etc….
  • Evitar el consumo de alcohol, porque deprime el ritmo cardíaco y baja la tensión arterial.
  • Si puedes y no tienes alguna patología que lo impida, trata de ingerir bebidas con cafeína, como el café, porque podría mejorar los síntomas. Ojo aquí, no te pases con su consumo.
  • Aliméntate de forma saludable, con una dieta completa y equilibrada. Consume frutas, verduras. Aquí las conservas como las aceitunas, los pepinillos o los berberechos pueden ayudarte por la sal contenida. Pero cuidado, lo mismo que con el café, no te pases con su ingesta. Y ten en cuenta, que si sufres alguna patología puede afectar a ésta. (el consumo de éstas es para tratar la sintomatología puntual).
  • El consumo puntual de chocolate negro o el regaliz puede ayudarte a mejorar esos episodios de hipotensión.
  • En cuanto se empiecen a notar los primeros síntomas, hay que mantener la calma, tumbarnos con las piernas en alto y mantener esta posición por unos minutos, para oxigenar mejor el cuerpo, en especial el cerebro.
  • Recuerda si estás tomando medicación para alguna patología, revisa que las estás tomando de forma correcta, y ante cualquier duda consulta a tu Farmacéutico ;).

Ahora bien, ante cualquier situación en la que no mejore la sintomatología, o que sospechemos de mayor gravedad, demos acudir de forma inmediata al médico.

Sin más, recordaros que lo Farmacéuticos, seguimos al pie del cañón desde las miles y miles de Farmacias que tenéis a vuestra disposición en toda España ;).

Fuentes: elsevier artículo hipotensión ortostática

cofm, causas, síntomas y tratamiento de la hipotensión.

¡Feliz día!

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: