Buenos días,

Y saltó la noticia hace dos días. Titulares por doquier y al cual más original y con gran calado en vuestras/nuestras mentes. Y es que, me he esperado un par de días, para escribir este post, corto pero intenso ;), para comprobar, desde el mostrador de la Farmacia, que efectivamente las noticias corren como la pólvora, y que en muchas ocasiones se leen los titulares y poco más. De ahí, la necesidad de aclarar ciertos aspectos sobre la dexametasona y este «hallazgo» frente al uso que se está haciendo de este principio activo en el tratamiento de los casos más graves de covid-19.

Y algunas de vuestras consultas en el mostrador han sido:

«Hola, ¿vendéis esas pastillas nuevas que dicen que funcionan para el coronavirus?»

«Hola, quería una caja de esas que he leído que van bien para el coronavirus, por si acaso las necesito para cuando venga un rebrote»

«Oye, ¿tú sabes algo de eso de ese medicamento que han descubierto que cura el coronavirus?»

……..

Y éstas son solo algunas…. Por eso debéis saber varias cosas sobre la dexametasona y toda la información que ahora gira en torno a ella.

Lo primero de todo, hay que ser PRUDENTES. PRUDENTES ante la noticia, y esperar a más información. A que organismos como la AEMPS se pronuncien.

¿Dexametasona y Covid-19, qué relacionan tienen?

Todo ha surgido, por un ensayo clínico aleatorizado que se ha realizado en más de 175 hospitales de Reino Unido, donde se han incluido a más de 11.500 pacientes ingresados por Covid-19. En dicho estudio se trataron hasta 2.104 pacientes con dexametasona durante un periodo de tiempo, frente a 4.321 pacientes que recibieron el tratamiento habitual. Los resultados arrojados han sido, que la dexametasona ha sido capaz de reducir más o menos, a un tercio la mortalidad, y aquí viene la clave del estudio, entre los PACIENTES QUE NECESITABAN VENTILACIÓN MECÁNICA, y un quinto entre aquellos PACIENTES QUE RECIBÍAN OXÍGENO.

Y en aquellos casos, en los que los pacientes no necesitaban asistencia respiratoria no se identificó ningún beneficio destacable. Es decir, para aquellos casos donde la sintomatología causada por Covid-19 es leve, por el momento no hay evidencias que indiquen beneficios significativos del tratamiento con dexametasona en este tipo de pacientes.

¿Qué es la dexametasona?

La dexametasona es un glucorticoide fluorado con acciones antiinflamatoria e inmunosupresora muy elevadas y escasa acción mineralocorticoide. Los corticoides inhiben la síntesis de prostaglandinas y leucotrienos, sustancias que median en los procesos vasculares y celulares de la inflamación, así como en la respuesta inmunológica.

Existen diferentes presentaciones en función de la vía de administración y la dosis. Y se utiliza en una amplia gama de enfermedades, desde la artritis reumatoide, el asma, el lupus eritematoso (enfermedad autoinmune), en enfermedades dermatológicas graves, etc……, por esas propiedades antiinflamatorias e inmunosupresoras.

¿Puedo comprar la dexametasona sin receta médica?

NO. Un rotundo no. La dexametasona se dispensa en las Farmacias, y solo, y digo solo, podréis obtenerla, si venís al mostrador con una receta médica oficial.

¿Qué efectos adversos provoca la dexametasona?

Uffff, muchos. Comenzaré diciéndoos que debido a la inmunosupresión, el tratamiento con dexametasona, puede incrementar el riesgo de infecciones bacterianas, víricas, fúngicas o parasitarias e infecciones oportunistas.

Dependiendo de la dosis y duración del tratamiento, pueden producirse las siguientes reacciones adversas:

Trastornos endocrinos:

Supresión adrenal e inducción de síndrome de Cushing (cara de luna llena, adiposidad troncular). Se produce cuando nuestro organismo está expuesto durante tiempo a altas dosis de cortisol.

Trastornos oculares:

Glaucoma, cataratas (en particular en conjunción con opacidad subcapsulares posteriores), empeoramiento de los síntomas de úlceras corneales,  infecciones oculares fúngicas, víricas y bacterianas, empeoramiento de infecciones bacterianas de la córnea…..

Trastornos gastrointestinales:

Úlcera péptica, hemorragia gastrointestinal, pancreatitis, molestias gástricas.

Trastornos del sistema inmunológico:

Reacciones de hipersensibilidad (p.ej. exantema), reacciones anafilácticas graves tales como: arritmia, broncoespasmo, descenso o incremento de la presión sanguínea, fallo circulatorio, paro cardiaco.

Trastornos del metabolismo y de la nutrición:

Retención de sodio con edema, incremento de la excreción de potasio (que puede producir arritmias), aumento de peso, disminución de la tolerancia a la glucosa, diabetes mellitus, hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, aumento del apetito.

Y así, podríamos seguir……

Por lo tanto, TODO EL MUNDO a «hacer los deberes», que consisten en:

  • Leer siempre más allá de los titulares de las noticias.
  • Seguir las recomendaciones solo de los profesionales sanitarios. (abstenerse recomendaciones gratuitas de vecinas del quinto y amigos y conocidos que no sean expertos en la materia)
  • No automedicarnos (primero pasó con el DOLQUINE, y ahora con la DEXAMETASONA).
  • Acudir siempre a la Farmacia cuando de materia de medicamentos trate el tema ;).

¡Feliz día!

Beatriz

Centro de preferencias de privacidad

Necesarias

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto y tus preferencias de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: