Buenos días,

Seguimos hablando de Covid-19, porque enciendes la tele y ahí está, porque hablas con un familiar, con tu vecina del quinto o tu compañero de pádel y ahí está, porque en la puerta del cole con las madres ahí está, porque enciendes la radio y ahí está….. y puede ser, que entres en casa y ya tengas a algún familiar o tú mismo enfermo y tengas que tener en cuenta ciertas medidas para llevar a cabo esa atención domiciliaria necesaria lo mejor posible.

Lo primero de todo y más importante, es, que si te encuentras en la situación, o algún familiar se encuentra en la situación, en la que ha sido diagnosticado de Covid-19 y «os mandan» para casa, para seguir desde allí con atención domiciliaria, es porque no es un caso grave.

¿Y cómo saben desde las autoridades sanitarias si un caso es grave?

El Ministerio de Sanidad ha elaborado un documento, donde lo explica. En un principio y si los protocolos no varían, se están derivando a atención domiciliaria aquellos casos en los que se descarten o:

No existan factores de vulnerabilidad previos para padecer enfermedad grave, como enfermedades crónicas: cardiovascular (en especial hipertensión), pulmonar, renal, diabetes.

Alteración del sistema inmunitario.

Edad avanzada, embarazo o edad pediátrica.

Ausencia de criterios de gravedad, como pueden ser síntomas respiratorios como disnea, expectoración, hemoptisis (al expectorar, se produce sangrado). Gastrointestinales Vómitos incoercibles, diarrea con deshidratación. Neurológicos Confusión, letargia.

Es decir, en aquellos casos donde si se produzca lo anteriormente citado, la atención será hospitalaria, pero si no, y en función por supuesto de la valoración médica (por si existiese algún otro factor no tenido en cuenta en este consenso) en el momento, la atención será domiciliaria.

¿Qué pasa si me mandan a casa?

Si se confirma que estás infectado por Covid-19 y «te mandan» a casa a tí o al algún familiar, las recomendaciones del Ministerio de Sanidad que debes o debemos tener en cuenta son:

  1. La persona afectada, debe estar en una estancia o habitación de uso individual o, en caso de que esto no sea posible, en un lugar en el que se pueda garantizar una distancia mínima de 2 metros con el resto de los convivientes. La puerta de la habitación deberá permanecer cerrada. En caso de que sea imprescindible ir a las zonas comunes del domicilio deberá utilizar mascarilla quirúrgica y realizar higiene de manos al salir de la habitación.
  2. Llevar a cabo una buena ventilación de las zonas comunes.
  3. La estancia o habitación donde esté la persona afectada deberá tener una ventilación adecuada directa a la calle. No deben existir corrientes forzadas de aire provenientes de sistemas de calor o refrigeración.
  4. Deberá disponer de un baño para uso exclusivo del paciente, o en su defecto, deberá ser limpiado con lejía doméstica tras cada uso que haga el paciente.
  5. El Ministerio de Sanidad recomienda, en la medida de lo posible, que la comunicación se haga a través de un intercomunicador (como los utilizados para la vigilancia de los bebés) para comunicarse con los familiares, sin necesidad de salir de la habitación. También se puede hacer a través del móvil.
  6. En el interior de la estancia o habitación deberá colocarse un cubo de basura, con tapa de apertura de pedal, y en su interior una bolsa de plástico que cierre herméticamente para los residuos.
  7. Se recomienda disponer utensilios de aseo de uso individual y de productos para la higiene de manos como jabón o solución hidroalcohólica.
  8. Las toallas deberán cambiarse periódicamente siempre que se encuentren húmedas.
  9. La persona enferma deberá seguir en todo momento las medidas de higiene respiratoria: cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con pañuelos desechables o el codo flexionado, lavándose las manos inmediatamente después.
  10. La persona enferma no deberá recibir visitas durante el periodo de aislamiento.
  11. Se recomienda disponer de un registro de entrada y salida diario de personas que accedan a la habitación.

Igualmente os dejo el texto completo, en este enlace.

¡Feliz día! y recordad que la sensatez es el mejor aliado 😉

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: