Buenos días,

8,6 millones de ventas en toda España durante el año 2018. Como para no dejar claro, «clarinete» algunos aspectos importantes sobre Eutirox. Dudas que se os pueden presentar cuando os lo prescriben por primera vez, o inclusive despejar dudas, que nos pueden surgir a pesar de llevar tiempo tomándolo. ¿Para qué sirve? y ¿cómo tengo que tomarlo? son las más básicas e importantes. Uno tiene que saber el motivo por el que necesita tomar cierta medicación, además de tener claro, que o se toma como es debido, o el tratamiento puede no dar los resultados esperados. Luego están las dudas sobre, ¿qué efectos secundarios puede provocar Eutirox?, que ésta soléis consultarla siempre en el mostrador, diciendo: «¿puede ser que esta del tiroides que me tomo, me está provocando….?»…, y otra también muy frecuente es: «Estoy tomando Eutirox, ¿pasa algo si tomo esto?»….

¿Qué es Eutirox?, ¿cómo actúa en nuestro organismo?

Si hablamos de Eutirox, estamos hablando de levotiroxina, que es el principio activo que contiene. Y lo que hace esta levotiroxina de forma muy muy resumida, y para no entrar en mecanismos de acción complejos, cuando la ingerimos, es hacer sus funciones igual que la hormona natural secretada por nuestra tiroides. Es decir, se transforma en T3 (es la hormona biológicamente activa), porque tan solo el 20% de la T3 se debe a secreción directa del tiroides, mientras que el 80% restante se produce en tejidos extratiroideos por monodesyodación de la T4. Y aquí una curiosidad importante, y que debemos tener en cuenta, para que no falte nunca selenio en la dieta, es que aproximadamente el 40% de la T4 se desyoda a T3 en el hígado y el riñón, mediante una proteína llamada 5-desyodasa de tipo I, la cual contiene selenio cisteína, un requisito indispensable (que contenga selenio) para que pueda producirse ese paso de T4 a T3 (que como os decía antes, es la hormona biológicamente activa).

En concreto, en los órganos periféricos, y al igual que la hormona endógena, desarrolla sus efectos específicos a nivel de los receptores T3. Porque aquí, y mirar que nuestro organismo es «listo» ;), éste no es capaz de distinguir entre levotiroxina endógena y exógena.

¿Para qué sirve Eutirox?

Como dice la canción: «Depende, todo depende…», pero no según de como se mire ;), sino, según nuestro estado fisiológico:

  • Hipotiroidismo primario del adulto: suele ser el más habitual, y en él , siempre se comienza con una dosis baja (porque hay un estado de hipersensibilidad), hasta aumentar a la dosis óptima.
  • Hipotiroidismo primario subclínico
  • Hipotiroidismo en el anciano.
  • Hipotiroidismo neonatal
  • Hipotiroidismo en el embarazo
  • Hipotiroidismo de origen hipotalámico o hipofisario.
  • Hipotiroidismo transitorio (tiroiditis postparto, tiroiditis subaguda, tiroiditis de Hashimoto e hipotiroidismo posquirúrgico).
  • Coma mixedematoso.
  • Bocio simpre
  • Nódulo tiroideo slitario
  • Prevención de recurrencia del bocio tras tiroidectomía parcial por bocio.
  • Tratamiento del carcinoma tiroideo diferenciado de origen folicular
  • …….

Pero como aquí a nadie se le va a ocurrir la idea de consumir Eutirox sin un diagnóstico médico que lo justifique, éstas son solo aplicaciones terapéuticas para los más curiosos.

¿Qué cantidad de Eutirox se debe tomar?

Aquí manda el médico en función de la situación fisiológica de cada uno, y cuidado con hacer «experimentos» por nuestra cuenta llevando a cabo variaciones en las dosis. Aquí tan solo os puedo decir, que hay una gran variedad de presentaciones de Eutirox, pensadas para tener que administrar una única dosis diaria (en la mayoría de los casos), en función de las necesidades de cada uno. Gracias a la larga semivida biológica que tiene la levotiroxina, y a esa conversión periférica a T3, permiten mantener unos niveles plasmáticos estables de T4 y T3 para hacer que todo nuestro entramado funcione correctamente ;).

Las presentaciones de Eutirox van, desde 25 microgramos de levotiroxina, hasta 200 microgramos de ésta.

¿Cómo debo tomar Eutirox?

Si no tomamos ningún otro fármaco, la forma correcta de tomar Eutirox es por la mañana en ayunas, media hora antes del desayuno, con ayuda de un poco de agua. El motivo es porque su absorción es mejor así, que asociado a la comida. Además, como curiosidad, determinados alimentos como las nueces y aquellas fórmulas pediátricas que contengan soja o semillas de algodón reducen la absorción de la T4. Por lo que los amantes de las nueces, especialmente si las consumís en el desayuno, mejor cambiar su consumo a otro momento del día ;). Pero no dejéis de tomarlas, que es una costumbre muy sana y necesaria ;).

¿Puedo tomar……., si estoy tomando EUTIROX?, ¿qué pasa si tomo Eutirox, y estoy tomando otros medicamentos?

Y aquí vienen las excepciones y donde más cuidado debemos tener, si estamos tomando Eutirox, porque las interacciones que se producen entre Eutirox y ciertos medicamentos, pueden dificultar la estabilidad de nuestro organismo.

¿Qué precauciones debo tener si estoy tomando antidiabéticos y levotiroxina?

La levotiroxina puede disminuir el efecto de los medicamentos antidiabéticos. Por lo que, debemos controlar, con más frecuencia si cabe nuestros niveles de glucosa en sangre al inicio del tratamiento con hormonas tiroideas y en caso necesario, acudir al médico para ajustar la dosis del medicamento antidiabético.

¿Qué debemos tener en cuenta si estamos tomando Sintrom (acenocumarol) y Eutirox?

Pues que el efecto de la terapia anticoagulante, en este caso el Sintrom, puede intensificarse, porque la levotiroxina, lo que hace es desplazar los fármacos anticoagulantes de las proteínas plasmáticas, lo que supone, un incremento del riesgo de hemorragia, especialmente entre los más mayores de la casa. Por lo que, es necesario controlar los parámetros de la coagulación regularmente al inicio  y durante la terapia conjunta. Y en caso necesario, se debe ajustar la dosis del medicamento anticoagulante. Aquí, ya os podéis imaginar, lo importante que es que tenga lugar un control y seguimiento farmacoterapéutico.

¿Qué precauciones debemos tener en cuenta si estamos tomando colestiramina, colestipol?

En estos casos, donde estemos tomando estos fármacos para la hipercolesterolemia y Eutirox, debemos separar su ingesta al menos 4 HORAS antes, si, habéis leído bien, al menos 4 HORAS., porque de lo contrario, se puede ver disminuida la absorción de la levotiroxina.

¿Cómo debemos tomar el Eutirox, si también estamos en tratamiento con Calcio y/o Hierro?

Pues que debemos tener la precaución, de tomar nuestra medicación que contenga el hierro y el calcio al menos dos horas antes del Eutirox, para evitar que se vean reducidos los efectos de la levotiroxina. Esto mismo también se aplica a medicamentos que contienen aluminio (algunos antiácidos, sucralfato).

¿Y si estamos tomando Seguril y Eutirox?

Si estamos tomando Seguril (furosemida) y Eutirox, debemos tener en cuenta, que puede desplazar la levotiroxina de sodio de las proteínas plasmáticas, dando lugar a un incremento de la fracción libre de T4.

¿El Orlistat interacciona con e Eutirox?

SI, cuidado aquí, porque el Orlistat (para los que no recordéis o no sepáis que es, os dejo aquí el post donde hablamos de «su vida y obra» ;)), si se administra conjuntamente con Eutirox, puede producirse, hipotiroidismo y/o control reducido del hipotiroidismo. Esto puede deberse a una absorción disminuida de las sales de yodo y /o de la levotiroxina.

Estrogénos y levotiroxina, aquí, es importante saber, y hago un llamamiento especial para que leáis con atención aquellas mujeres que estéis tomando anticonceptivos orales o las que estéis ya en edad madura ;), con tratamiento hormonal sustitutivo, porque en estos casos, se pueden ver aumentadas las necesidades de levotiroxina. De ahí la importancia de que exista un control y seguimiento médico/farmacoterapéutico.

Y así, podríamos seguir, con más interacciones entre medicamentos y Eutirox, por lo que es de suma importancia, que siempre que tengáis dudas, seáis precavidos y nos consultéis antes de aventuraros a tomar nada por vuestra cuenta.

Además, todos aquellos y aquellas, que tengáis algún proceso digestivo en los que se reduzca la superficie de absorción, como el síndrome del intestino corto, entre otros), cirrosis hepática, también se puede ver reducida la absorción de la levotiroxina, ya que, aunque no os lo he comentado antes, la T4 se absorbe fundamentalmente en el yeyuno proximal y medio.

Resultado de imagen de yeyuno proximal y medio

Otra duda frecuente es la de: «estoy embarazada y me ha salido tiroides», así soléis comunicárnoslo.

Aquí, no debe cundir el pánico, en muchos casos, los valores se restablecen cuando nace nuestro pequeño retoño ;). Y en los que no, no pasa nada, se continua con el tratamiento ajustando la dosis, y listo.

¿Por qué en el embarazo «sale» el tiroides?

Antes de nada, deciros, que el tiroides «no sale» ;), aunque cuando usáis esa expresión os entendemos perfectamente. Si nos ponemos un poco técnicos, tenéis que saber el hipotiroidismo en el embarazo se da con cierta frecuencia porque durante el mismo, se ven aumentadas las necesidades de T4 por varias razones, entre ellas están, el paso de T4 en pequeñas cantidades al feto a través de la placenta, el aumento de las proteínas plasmáticas trasportadoras, y aumento de la actividad 5-desyodasa de la placenta, de ahí que a medida que se eleve la TSH se debe aumentar la dosis de T4.

La causa más frecuente de hipotiroidismo es la autoinmunidad (50-80% en países desarrollados) o el déficit de yodo (en países en desarrollo).

Igualmente, es de suma importancia que siempre sea un especialista, en este caso un endocrino quien supervise y controle los niveles de TSH durante todo el embarazo y postparto. Porque ojo, una disfunción tiroidea en el embarazo, puede asociarse a daño en el desarrollo cerebral fetal.

Y para los que ya estáis pensando, «¿qué efectos secundarios son los más frecuentes cuando se está en tratamiento con Eutirox?».

Si se toma como el endocrino nos pauta, el riesgo de que existan efectos adversos es mínimo. Pero cuando se excede el límite de tolerancia individual de levotiroxina de sodio o cuando se produce sobredosis, algo que suele ocurrir si se aumenta la dosis demasiado rápido al inicio del tratamiento, es posible, y digo, es posible ;), que aparezcan los siguientes síntomas clínicos típicos de hipertiroidismo: como son las arritmias cardíacas, taquicardia, palpitaciones, dolor de cabeza, debilidad muscular y calambres, rubor, fiebre, vómitos, alteraciones de la menstruación, temblor, agitación, insomnio, hiperhidrosis, pérdida de peso y diarrea, entre otros.

En estos casos, no debe cundir el pánico, y debemos acudir a nuestro médico o a nosotros en la Farmacia, para derivaros al mismo y que os disminuyan o suspendan la medicación durante algunos días. Para que, una vez, hayan desaparecido esas reacciones adversas, se pueda reanudar la terapia con precaución. Pero ¡¡¡ojo aquí, QUE NADIE SUSPENDA LA MEDICACIÓN POR SU CUENTA. SE DEBE ACUDIR A UN PROFESIONAL SANITARIO, en este caso FARMACÉUTICO o MÉDICO!!!.

Y lo que ocurre con Eutirox, o cualquier otro medicamento, ya sabéis, que es, que si sois alérgicos o tenéis cierta hipersensibilidad a alguno de sus componentes, mejor abstenerse y comentárselo al médico, para que valore alternativas terapéuticas.

Fuentes:

http://www.endocrinologiapediatrica.org/revistas/P1-E11/P1-E11-S485-A262.pdf

Farmacología humana 4ª edición, Jesús Flórez. Capítulo 52.

Ficha técnica Eutirox AEMPS.

¡Feliz día!

Beatriz

              

A %d blogueros les gusta esto: