Buenos días,

Soléis acudir directamente a la Farmacia a pedirnos una pomada para las hemorroides, la más «fuerte», la «mejor», o como diría mi hijo: «la más mejor» ;).

Antes de meternos de lleno, os voy a contar «un secreto» ;), que quizás algunos de vosotros no conozcáis, aunque sé que muchos otros sí, y ésto no os pillará de nuevas. Pero, TODOS Y TODAS LAS TENEMOS, sí, todos tenemos hemorroides, esto debe quedar claro, porque aquí nadie se libra. Ahora bien, a algunos os provocan síntomas, y a otros no.

Son una parte normal de nuestro cuerpo, forman parte de nuestra anatomía. Porque a la pregunta de: ¿Qué son las hemorroides?, la respuesta es….:

Son unas almohadillas formadas por vasos sanguíneos que rodean nuestro canal anal. Las hemorroides forman parte de nuestro sistema de continencia junto con el esfínter anal. Y repito, todos y todas las tenemos.

Sin embargo, solemos decir «hemorroides o enfermedad hemorroidal» para referirnos a aquellas que se dilatan y producen molestias. De ahí, la expresión, «dame algo que tengo hemorroides», o como diría Antonia: «dame algo para las almorranas».

Dicho de otra forma, cuando aumentan patológicamente de tamaño o se deslizan hacia el exterior provocan molestias y sintomatología, que es la que nos hace acudir a la Farmacia en busca de algo que nos ayude a aliviar esos incómodos síntomas como picor, escozor, dolor o sangrado.

Así, a agrandes rasgos, debéis saber que existen varios tipos, las internas que son aquellas que se desarrollan dentro del ano, y las externas, que se desarrollan fuera de éste, en la parte visible.

Ojo aquí, porque no hay que confundirse con prolapso rectal, que para los más curiosos y curiosas, os dejo este artículo donde encontraréis la diferencia. Y como de curiosidades y nuevos descubrimientos para algunos va el post ;), quería que supiéseis que somos los únicos mamíferos que desarrollamos las hemorroides anatómicamente, y esto tiene una explicación muy sencilla. Al caminar erguidos, hay un aumento de la presión sanguínea, lo que favorece que se dilaten las venas hemorroidales. De ahí, que cuando las sufrimos, al tumbarnos, se sienta ese alivio tan buscado.

Y volviendo al hilo del post, y para ayudaros a responder a la pregunta sobre, ¿qué hacer contra las hemorroides?, tenemos que ver, antes de nada, qué factores hacen desencadenar esos incómodos síntomas, y por qué a unos «les toca» y a otros no.

En primer lugar, existe un componente hereditario que hace que ciertas personas, familias, sean mas propensas a desarrollarlas. Si, eso de «heredar lo mejor de cada uno» ;), pues en este caso, existe ese componente hereditario.

En segundo lugar existen una serie de factores, como:

  • Estreñimiento crónico
  • Pasar tiempo sentado en la taza del váter. Aquí, a los que os guste leer la prensa, libros, e-book…..pensaros dos veces lo de aprovechar este momento para la lectura. Porque ya os aviso, que es mucho más saludable, leer en un buen sofá ;).
  • Pasar mucho tiempo de pie, por lo que hemos comentado de la presión que se origina, que favorece la dilatación de las venas hemorroidales.
  • Alimentación inadecuada, si, esa que sabemos que no debemos comer, y comemos, porque «no podemos evitarlo», y esto va para los amantes de las comidas picantes, especias, alcohol, cítricos, café. Que ojo, no es que produzcan en sí las hemorroides, NO, no hay que confundirnos, sino que pueden hacer que nuestras heces sean más irritantes, y de ahí que tengamos más molestias.
  • Embarazo. Por si fuera poco el cambio hormonal y ese aumento de tamaño, además la compresión que ejerce el feto sobre el retorno venoso agravan la patología. Y si nos ponemos a hablar del momento del parto, la cosa se pone seria.
  • Los que no os movéis, o los que os movéis, más bien poco. El sedentarismo, favorece el estreñimiento, y como acabamos de decir, éste es el factor de riesgo «number one» para sufrirlas en silencio.
  • Toma de medicamentos, en especial aquellos en los que como efectos adversos, se encuentran el estreñimiento.

Pues bien, para combatirlas, lo más sensato es PREVENIRLAS; o ya conociendo de «que pie cojean», en este caso el estreñimiento, debemos mantenerlo a raya. Y para ello, lo que tenemos que hacer es incluir la fibra en nuestro día a día, y en cantidades generosas, sin escatimar ;), especialmente nosotras las mujeres. Porque, no sé si lo sabíais, pero a nosotras nos afecta más el estreñimiento que a nuestros queridos hombres. Lo sé, os estáis preguntando, ¿por qué el estreñimiento afecta más a mujeres?. Aquí las hormonas, son las culpables, pero para no extenderme mucho, os dejo el enlace donde podéis curiosear un poco más sobre ello.

Por lo tanto, lo que debemos hacer contra las hemorroides, si es posible y estamos a tiempo, es PREVENIRLAS, con la ingesta de fibra. Lo ideal, conseguir hacerlo a través de nuestra alimentación, o en su caso, acudiendo prestos a la Farmacia, donde aquí más que nunca sabemos que os dirigiréis a vuestro Farmacéutico o Auxiliar de confianza a pedir algo para aliviaros ;).

Y por otro lado, tenéis a vuestra disposición pomadas antihemorroidales, que lo que hacen es ayudar a aliviar los síntomas asociados como el picor, dolor o hinchazón. Pero aquí, estad atentos y atentas, porque NO TRATAN LAS HEMORROIDES, sino, que tratan los síntomas, de ahí, que en ocasiones, no quedéis muy satisfechos/as con ellas, porque transcurridas unas horas desde su aplicación, vuelven los síntomas. ¿Esto quiere decir que no debemos usar las pomadas? NO, eso quiere decir, que hay que usarlas, sobre todo cuando los síntomas nos hacen «rabiar», pero saber bien, que ese alivio es temporal.

Por lo tanto, a la respuesta de ¿qué hacer contra las hemorroides?, lo mejor es aumentar el consumo de fibra y agua, mover el esqueleto ;). Ah!, y que no se me olvide deciros, el uso de flebotónicos, si, si, el famoso Daflon, Venoruton que también se usa para las piernas cansadas……. ayudan en cierta medida, al fortalecer las paredes de nuestros vasos sanguíneos, mejorando así la circulación y evitando el dichoso edema que tantas molestias causa.

Sin más, deciros, como siempre que estamos a vuestra disposición en la Farmacia para que no sufráis en silencio ;).

¡Feliz día!

Centro de preferencias de privacidad

Necesarias

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto y tus preferencias de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: