Buenos días,

¿Quién no ha oído hablar de las bondades del aceite de rosa mosqueta? Si, ese que en algunos sitios viene en «frasquitos» muy pequeños y con un precio más elevado. Y en otros sitios, más «económico»……..

Pero…… ¿son todos iguales?, ¿cuál es el «mejor»? ;)…

Pues bien, aquí, ni mucho, ni poco, «ni tanto, ni tan calvo» como dice nuestro popular refrán.

¿Qué propiedades tiene el aceite de rosa mosqueta?. ¿Todos los aceites de rosa mosqueta son iguales?

Antes de meternos de lleno, hay que dejar claro, que dentro de las múltiples variedades de las rosas (rosa sp.) existe una, y solo UNA, cuyo nombre es la rosa mosqueta (Rosa aff. Rubiginosa L.), que se aplica desde hace años en cosmética para beneficiarnos, de su efecto “reparador”. Y ¡OJO!, porque debéis tener en cuenta que la denominación “Rosa Mosqueta” es un nombre genérico que abarca muchas variedades distintas del género rosa, como la Rosa rubiginosa (de mayor concentración en ácidos grasos insaturados 80-90% y trazas de antioxidantes), la Rosa moschata y la Rosa canina.

Ver las imágenes de origen

Por lo que a la pregunta de todos los aceites de rosa mosqueta son iguales, la respuesta es un rotundo NO.

Y centrándonos en la Rosa rubiginosa, debéis saber, que es un arbusto que crece de forma silvestre en la cordillera de los andes. Y ésta tiene efecto antioxidante, al presentar trazas de vitamina C, flavonoides, taninos y betacarotenos.
De la semilla de la rosa mosqueta se obtiene un aceite rico en ácidos grasos esenciales. Si, esos de los que alguna vez hemos hablado, quizás os suenen el linoléico (39%-50%) y el linolénico (22%-38%). Y aquí, la cantidad o proporción en su concentración, variará dependiendo de la técnica de extracción y conservación que utilice el fabricante, ya que ésta es fundamental para preservar la riqueza y pureza de los ácidos grasos.

Y pensaréis, ¿qué función tiene aquí los ácidos grasos esenciales?

Pues más de la que os imagináis….., entre las que hay que destacar:

Intervienen en fenómenos inmunes e inflamatorios porque favorecen la síntesis de prostaglandinas y leucotrienos.

Tienen acción vasodilatadora y antiagregante plaquetaria.

Juegan un papel importante en la permeabilidad de la barrera cutánea.

Su aplicación tópica, mejora la epitelización.

También es de gran utilidad para la preparación del parto, ya que su aplicación diaria en la zona vaginal mediante suaves masajes favorece la dilatación y previene de posibles desgarros de expulsión en el parto.

¿Para qué sirve el aceite de Rosa Mosqueta?

Su uso más popular es para tratar las cicatrices, pero existen más bondades de este aceite, que hacen de él, un gran aliado para nuestra piel…..

La Rosa Mosqueta Rubiginosa, y no otra 😉 es:

Regenerativa: y esto se debe a que activa la regeneración celular en lesiones o cicatrices cutáneas y permeabiliza la membrana celular.

Hidratante: porque frena la pérdida de agua transdérmica y restablece la barrera lipídica cutánea.

Antiinflamatoria: porque modula mecanismos inmunológicos y la microvascularización.

Es revitalizante y reepitelizante: debido a que estimula la producción de colágeno y elastina en el fibroblasto, lo que hace que la piel se mantenga más flexible.

Antioxidante: porque bloquea la actividad de los radicales libres.

Tiene propiedades despigmentantes: porque distribuye homogéneamente la melanina por la presencia el ácido transretinoico natural. Ojo aquí, esto no quiere decir que vaya a hacernos desaparecer por completo una macnha cutánea, pero si ayuda a unificar el tono.

Por lo que, para todos aquellos y aquellas que necesitéis adquirir aceite de rosa mosqueta, mi recomendación es que acudáis siempre a la FARMACIA, y que os dejéis aconsejar por vuestro Farmacéutico/a ;).

¡FELIZ DÍA!

Beatriz

Fuentes: Gúia práctica tratamiento cicatrices SEFAC

Centro de preferencias de privacidad

Necesarias

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto y tus preferencias de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: