Buenos días,

Hoy, por eso de ser lunes, por eso de madrugar después de todo el fin de semana, vamos «al grano» ;), nos dejamos de «florituras» y comenzamos a hablar y desgranar a un Fármaco, que tiene «chicha», cuyo princpio activo llamado Domperidona, más de uno y una conocéis, o al menos creéis conocerlo.

Y digo creéis conocerlo, porque tras mi humilde experiencia en el mostrador, cuando lo solicitáis sin prescripción médica y comenzamos a indagar para qué lo queréis, descubrimos y constatamos, que de ahí radica la importancia de acudir siempre a un profesional sanitario antes de tomar la decisión de automedicarse. Un hecho que con Motilium, no es posible, o al menos no debería serlo, porque la RECETA MÉDICA es INDISPENSABLE para que lo podáis obtener. Eso sí, siempre cabe la posibilidad, como ya sabéis, que vuestra vecina o vecino del quinto, en su afán de «curaros» vuestro malestar, os lo recomiende, porque en su día a ella o a él, se lo recetó el médico.

Porque los que conocéis un poco a Motilium, no podéis negarme, que en cuanto os notáis algo de «dolor en el estómago», os «lanzáis a la piscina» y al menos si no lo tomáis, se os pasa por la cabeza hacerlo. Por eso, es importante, que conozcáis un poco mejor a este fármaco.

Ver las imágenes de origen

Comenzamos……

¿Qué es Motilium?, o mejor aún, ¿para qué sirve Motilium?

Si hablamos de Motilium, hablamos de Domperidona, su principio activo, la domperidona es un antagonista dopaminérgico con propiedades antieméticas, y también actúa de forma más discreta como procinético.

Los procinéticos son, aquellos fármacos que son capaces de mejorar el tránsito del bolo alimenticio a través de nuestro tubo digestivo, aumentando nuestra motilidad o mejorando nuestra corrdinación motora. El objetivo de este tipo de fármacos es el de aliviar los síntomas digestivos que «supuestamente» se deben a alteraciones en nuestra actividad motora. Son útiles en el tratamiento de una gran variedad de trastornos de la motilidad, desde la enfermedad por reflujo gastroesofágico, hasta la gastroparesia, el estreñimiento asociado al síndrome del intestino irritable, procesos de pseudoobstrucción intestinal y todo el amplio espectro de alteraciones de la motilidad digestiva.

Pero, donde domperidona actúa mejor, es como antiemético, es decir, para el tratamiento del vómito.

El vómito, tiene tres fases, tres fases tiene el vómito ;):

Las náuseas, es esa sensación intensa y desgradable (todo sea dicho), que se acompaña de salivación, sudoración, palidez y mareo, entre otros signos……

Las arcadas son movimientos no expulsivos en los que nuestros músculos inspiratorios se contraen de forma más o menos rítmica, por norma general con nuestra glotis cerrada. Esto hace que se genere una presión intratorácica negativa que hace las veces de una bomba que succiona el contenido intragástrico hacia nuestro esófago.

Y ya para culmiar, estaría el vómito, que es esa fase en la que expulsamos, y donde aquí hay una contracción intesa y sinérgica de nuestros músculos abdominales, que son los responsables del intenso aumento de la presión intraabodiminal. Aquí, nuestro diafragma permanece contraído, aunque es empujado hacia arriba. Y como consecuencia, se ejerce una presión sobre el contenido gastroesofágico que provoca la expulsión hacia el exterios.

Pues bien, aquí la Domperidona, lo que hace es bloquear unos receptores dopaminérgicos, llamados D2, que cuando están activos, provocan el vómito. Así de sencillo y así de complejo (porque todo este mecanismo de acción tiene su historia). Lo que sí, hay que destacar, y es bueno que conozcáis, es que, domperidona no atraviesa nuestra barrera hematoencefálica, por lo que tiene la ventaja de no producir sedación ni movimientos involuntarios, es decir, no produce efectos extrapiramidales.

Pero, con que conozcáis hasta aquí sobre el mecanismo de acción, es suficiente.

Resumiendo……

Donde Motilium está indicado, o mejor dicho entre sus indicaciones más populares ;), está la del tratamiento de los vómitos debidos a uremia, migraña, pancreatitis, dismenorrea, síndrome posgastrectomía o dispepsias, así como los causados por el tratamiento con citotóxicos.

Continuamos…..

¿Cómo se debe tomar Motilium?

Como os he comentado, Motilium necesita receta médica para que os lo podamos dispensar. Por lo que es aquí, donde el médico pauta la posología en función de necesidad y estado fisiológico.

La posología habitual en adultos y adolescentes (12 o más años de edad que pesan 35kg o más) suele ser:

Si la presentación es en Comprimidos

Un comprimido de 10 mg hasta tres veces al día, con una dosis máxima de 30 mg al día.

Si la presentación en es suspensión oral (jarabe)

10 ml (de 1 mg/ml de suspensión oral) hasta tres veces al día, con una dosis máxima de 30 ml al día.

¿Se puede utilizar Motilium en niños menores de 12 años?

Si, para aquellos menores de 12 años, cuyo peso sea inferior a 35 kg, se puede utilizar. Ajustando la dosis a sus necesidades y peso.

¿Durante cuánto tiempo puedo estar tomando Motilium?

Por norma general, el tratamiento no debe durar más de una semana. Pero ya sabéis que aquí dependerá de cada uno y de la valoración del médico.

¿Motilium se toma antes o después de las comidas?

Pues, lo ideal, lo mejor para favorecer su absorción, es tomarlo antes de las comidas. El motivo es sencillamente, porque los alimentos pueden retrasar ligeramente su absorción.

¿Todo el mundo puede tomar Motilium?

Mmmm….hemos llegado donde quería llegar. Abrid bien los ojos, porque es aquí donde más cuidado se debe tener.

El uso de Motilium, está contraindicado en aquellos casos en los que exista:

  • alergia conocida a domperidona o a cualquiera de los excipientes que contengan
  •  Cuando exista tumor hipofisario secretor de prolactina (prolactinoma), esto es porque aumenta la secreción de prolactina en la hipófisis, si, si, la mismísima hormona encargada de secretar la leche.
  •  Cuando la estimulación de la motilidad gástrica pudiera ser peligrosa, por ejemplo, cuando existe hemorragia gastrointestinal, obstrucción mecánica o perforación
  •   En los casos de insuficiencia hepática grave o moderada, aquí ajustar la dosis es muy importante.
  • En todos y todas los que tengáis alteraciones cardíacas, con prolongación existente conocida de los intervalos de conducción cardíaca, en particular del QTc, insuficiencia cardíaca congestiva……. Y aquí, es muy importante que leáis esta alerta sanitaria, que ya tiene sus años, donde se limitaba y se limita el uso de Domperidona, en este tipo de pacientes. Y estaréis conmigo que como podéis ver, vuestra vecina o vecino del quinto, por mucho que su buena fe quiera «curaros», poco puede conocer de vuestro intervalo QTc. Insisto en la importancia de la receta médica.

Y continuando con sus restriciones de uso, y muy estrechamente ligado a los efectos cardíacos negativos que tiene, pasamos a resolver la pregunta de:

¿Puedo tomar motilium, si estoy tomando…?

Si estáis bajo tratamiento médico con alguno de estos fármacos o pertenecientes a algún grupo de los indicados, con más motivo, debéis comentarlo a vuestro médico y/o por supuesto, no automedicaros.

Fármacos  que prolongan el intervalo QTc (riesgo de taquicardia ventricular en Torsades de Pointes) (lista extraída de la ficha técnica Motilium AEMPS)

  • antiarrítmicos de clase IA (p. ej., disopiramida, hidroquinidina, quinidina)
  • antiarrítmicos de clase III (p. ej., amiodarona, dofetilida, dronedarona, ibutilida, sotalol)
  • ciertos antipsicóticos (p. ej., haloperidol, pimozida, sertindol)
  • ciertos antidepresivos (p. ej., citalopram, escitalopram)
  • ciertos antibióticos (p. ej., eritromicina, levofloxacino, moxifloxacino, espiramicina)
  • ciertos agentes antifúngicos (p. ej., fluconazol, pentamidina)
  • ciertos agentes antipalúdicos (en particular halofantrina, lumefantrina)
  • ciertos medicamentos gastrointestinales (p. ej., cisaprida, dolasetrón, prucaloprida)
  • ciertos antihistamínicos (p. ej., mequitazina, mizolastina)
  • ciertos medicamentos utilizados en el cáncer (p. ej., toremifeno, vandetanib, vincamina)
  • otros medicamentos (p. ej., bepridil, difemanilo, metadona)
  • Inhibidores potentes del CYP3A4 (independientemente de sus efectos de prolongación del intervalo QT), es decir:
  • inhibidores de la proteasa (p. ej., ritonavir, saquinavir, telaprevir)
  • antifúngicos azólicos sistémicos (p. ej., itraconazol, ketoconazol, posaconazol, voriconazol)
  • ciertos antibióticos macrólidos (p. ej., claritromicina y telitromicina)..

Y que sepáis que no están todos los que son, por lo que, mi recomendación es, que si tenéis alteraciones cardíacas, siempre, siempre consultéis con vuestro médico.

¿Qué efectos secundarios puede producir la ingesta de Motilium?

Aunque sus efectos secundarios son escasos, entre los que se dan con más frecuencia, están:

  • Sequedad de boca
  • Sed
  • Cefalea
  • Neviosismo
  • Diarrea
  • Picor

¿Puedo tomar Motilium jarabe mezclado con otros líquidos?

No, se debe utilizar el vaso dosificador que trae el envase y tomarlo directamente de éste sin diluir ni mezclar con otros líquidos. ¡Ah! y siempre que uséis la suspensión oral (como toda suspensión, debe ser mezclada antes de su uso), ésta se debe inclinar ligeramente antes de abrirse el envase, para mezclarlo bien, pero ¡ojo! sin agitar mucho, para evitar la formación de espuma.

Y aunque seguro, algo se me queda en el tintero, espero que al menos, podáis conocer algo mejor a este fármaco, y lo más importante, que se gane vuestro respeto ;).

¡Feliz día!

Beatriz

Fuentes: Ficha técnica Motilium AEMPS

Farmacología Humana 4º Edición Jesús Flórez


Centro de preferencias de privacidad

Necesarias

Se usan para almacenar tu nombre, correo, IP y demás datos que dejas en los formularios de comentarios, contacto y tus preferencias de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: