Buenos días,

En la Farmacia no podemos evitar, que se nos ponga una mueca de sonrisa en nuestros labios, cuando de colirios se trata, y os explico el motivo con la «reproducción» de la siguiente situación:

P: «Hola, quería un colirio»

F: «Hola, claro, ¿para qué lo necesita?»

P: «Pues, para los ojos, ¿para qué va a ser?»

P: «Hay uno que me han dicho, que se llama oftal….no se qué…,que dicen que va muy bien y que no es muy fuerte»

Y claro, ante dichas respuestas y afirmaciones, a continuación viene nuestra sonrisa, acompañada de una serie de preguntas y argumentaciones mientras os «miramos a los ojos» ;), para averiguar que es lo que realmente necesitáis, o si es necesario derivaros al médico. Siendo entre las consultas más frecuentes, las de tengo los ojos muy rojos, me pican, me lloran, o siento como «arenilla» dentro.

Ver las imágenes de origen

Y de colirios va hoy la cosa, porque si en su día, hace ya un tiempo, hablamos del tobradex, de su composición y del respeto que debemos tenerle a dicho colirio, hoy es el turno del oftalmowell, al que sobre todo, las mamás, conocéis mucho. Pero, ¿qué lleva en su composición el oftalmowell?, ¿quién puede utilizarlo?, ¿para qué está indicado?, ¿durante cuánto tiempo puedo utilizarlo?, ¿se necesita receta médica para comprar el oftalmowell?…….. Y un largo etcétera de preguntas, que si no os las hacéis vosotros/as antes de querer adquirirlo, ya os las planteo yo en este post, para que hagamos entre todos un uso más responsable de este colirio.

Comenzamos……

¿Qué es oftalmowell?, ¿qué contiene?

«Agarraros bien, que vienen curvas ;)», y digo esto, porque si es más que sabido, que los antibióticos solo os los podemos dispensar con receta médica, aquí, en el Oftalmowell, a falta de uno, contiene tres antibióticos, sí, sí, habéis leído bien, TRES antibióticos. Con lo cual, ya os podréis imaginar, que la receta médica, es necesaria y os explico los motivos.

Oftalmowell es un colirio, donde cada ml de solución estéril contiene, (siendo 1 ml = 40 gotas): 5.000 UI de sulfato de polimixina B, 1.700 UI de sulfato de neomicina y 25 UI de gramicidina. Y diréis, ¿y qué es cada uno de esos compuestos?, ¿qué es lo que hacen?…

Si vemos por separado cada uno de sus compuestos, hay que conocer de éstos, que:
La polimixina B es un antibiótico polipeptídico activo frente a microorganismos patógenos gram negativos, donde la forma de actuar, es aumentando la permeabilidad de la membrana celular de las bacterias, al interactuar con los componentes fosfolipídicos de la membrana. Donde bacterias como, Haemophilus influenzae, entre otras muchas, pueden ser las causantes de una infección bacteriana.

La neomicina, la que creo que os sonará algo más, es otro de los antibióticos presentes en la compisicón de Oftalmowell. La neomicina pertenece al grupo de antibióticos, denominados aminoglucósidos, y ésta, es activa frente a microorganismos patógenos gram negativos y gram positivos. La forma que tiene de actuar es, principalmente sobre las células bacterianas por inhibición de la síntesis proteica, se une de forma irreversible a la subunidad 30S del ribosoma, es decir, bloquea la incorporación de nuevos aminoácidos, o hace que la lectura del código genético sea errónea, lo que se traduce en un «bloqueo».

Y por último, el tercer antibiótico que contiene Oftalmowell, es la gramicidina, que es activo frente a microorganismos patógenos gram positivos. En este caso, actúa aumentando la permeabilidad de la membrana celular bacteriana a los cationes inorgánicos al formar una red de canales a través de la bicapa lipídica normal de la membrana.

Es decir, la función de estos tres antibióticos, que podríamos definirlos los «tres mosqueteros», es la de bloquear y frenar la proliferación bacteriana, repito BACTERIANA, dándoles donde más les duele ;), que es, en su membrana celular.

Por lo que la respuesta a la pregunta, de: «¿para qué sirve oftalmowell?» es: para el tratamiento de conjuntivitis bacteriana purulenta, es decir, esa en la que se nos queda «pegado el ojo» cuando hay legaña amarilla, para el tratamiento de la queratitis, úlceras corneales y dacriocistitis crónica (infección del saco lagrimal). Además, también, el médico nos puede prescribir Oftalmowell, como tratamiento profiláctico, es decir, para prevenir infecciones, en aquellos casos, en los que exista un claro riesgo de infección, como cuando tienen que extraer un cuerpo extraño del ojo, o someterle a éste a un proceso quirúrgico.

Y por último, debéis saber, de su composición, que entre los excipientes que contiene, el cloruro de benzalconio, es el más destacado porque éste, puede producir irritación ocular, un hecho que hace que por supuesto, los o las que seáis usuarios de lentes de contacto, queda desaconsejado el uso de las mismas junto con el oftalmowell. Aunque ya os adelanto, que cuando estamos en un proceso bacteriano ocular, la sensatez llama a no hacer uso de las mismas ;).

¿Cada cuántas horas hay que poner el oftalmowell?

Partimos de la base, que oftalmowell se puede utilizar en niños a partir de los dos años de edad, siendo la posología igual en éstos, que en los adultos. Por lo que la posología habitual, que por supuesto, puede y debe variar en función de la valoración médica que nos hagan, será de:

  • 1-2 gotas en el ojo afectado, o en ambos, en caso de que sean los dos, durante los dos primeros días de tratamiento.
  • El resto de días de tratamiento, que suele ser de una semana (7 días) de duración, la posología habitual es de una a dos gotas durante 4-6 horas.

Y recordad, que la posología la marca el médico, que la duración del tratamiento podrá variar, en función de la gravedad y evolución de la infección. Esto lo matizo, para todos los y las que habéis utilizado oftalmowell o estáis «tentados» de hacerlo, bajo la recomendación de algún amigo/vecino y/o vecina o familiar ;).

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de utilizar Oftalmowell?

Lo más importante, es el tema de las alergias, y por supuesto, si se es alérgico o alérgica a alguno de sus componentes, incluidos los excipientes, debemos comunicarlo al médico y optar por otra alternativa terapéutica.

Por otro lado, si oftalmowell se usa de forma prolongada, por su composición y al igual que puede ocurrir con el uso de otros antibióticos, se puede producir una sobreinfección, por lo que habrá que estar muy atentos a la respuesta de nuestros ojos a éste, para valorar el acudir de nuevo al médico si no se observa mejoría o empeoran los síntomas, ya que podríamos estar frente a una sobreinfección, por algún microorganismo que no sea sensible a estos tres antibióticos de los que acabamos de hablar.

Como os decía antes, nada de utilizar lentes de contacto mientras estéis haciendo uso del mismo.

¿Cómo me pongo el colirio de Oftalmowell?

En cuanto a la forma de aplicar un colirio, os recuerdo que debéis seguir los siguientes pasos:

  • Lo primero de todo, hay que tener en cuenta que nuestros ojos tienen un límite de capacidad, es decir, si les ponemos más gotas de las que debemos, éstos las rechazarán, por lo que dos gotas es más que suficiente. Y os preguntaréis, «¿y si me pongo más gotas de las debidas?», pues lo único que puede pasar, es que vuestro ojo al no tener capacidad de absorción, las rechaze, ni más ni menos.
Ver las imágenes de origen
  • Lavaremos bien nuestras manos y ojos, éstos los limpiaremos con un «frasquito» de esos de solución fisiológica estéril, para retirar los restos de «suciedad» que podamos tener en nuestros ojos. Este paso, lo llevaremos a cabo, con la ayuda de una gasa estéril, a poder ser, de tejido sin tejer, es decir, de esas que son más suaves (especialmente importante en los más pequeños de la casa, cuya piel es mucho más fina y sensible).
  • Si tenemos que hacer uso de algún otro colirio, siempre debemos espaciar 5 minutos, entre la aplicación de uno y otro. Y en caso de tratarse de una pomada ocular, la que tengamos que aplicarnos también, ésta la pondremos siempre en último lugar, por la densidad de la misma.
  • Seremos muy meticulosos con la manipulación del «frasco». Nos lavaremos bien las manos antes de abrirlo (por si no lo hemos hecho antes), y tras su apertura y posterior aplicación, evitaremos sobre todas las cosas ;), que la punta del cuentagotas no toque los párpados, ni las áreas adjuntas de nuestros ojos infectados, para evitar la contaminación del mismo.
  • Tras cada uso, los cerraremos bien, hasta la próxima aplicación. Y volveremos a lavarnos bien las manos.

¿Qué reacciones adversas se pueden experimentar al usar Oftalmowell?

Tengo que decir, que por su composición, a pesar de tratarse de tres antibióticos, éstos son bastante bien tolerados. Pero, si bien es cierto, somos muchos ;), y cada uno podemos reaccionar de una manera diferente a ciertos compuestos; entre los efectos adversos que podríamos presentar está el ardor, sequedad, irritación, erupción…..unos efectos adversos, que en cuanto suspendiésemos el tratamiento, cesarían, o al menos, deberían hacerlo. Porque en caso contrario, mi recomendación es acudir al médico.

¿Cuánto dura el colirio de Oftalmowell una vez abierto?

Alguna vez, ya lo he comentado, pero no viene mal recordarlo. Por norma general, la mayoría de los colirios que no están envasados en monodosis, como es el caso, y salvo excepciones (algunas lágrimas artificiales), tienen una validez de un mes desde su apertura. De ahí, que pongan en el envase un espacio dedicado a la anotación de la fecha de apertura ;). Por lo que una vez finalizado el tratamiento, lo mejor que podemos y debemos hacer es depositar el sobrante del colirio en el punto SIGRE de la Farmacia.

Y sin más, me despido con este nuevo post, donde os sigo animando a que todas las dudas que tengáis sobre medicamentos, las consultéis con una servidora o vuestro Farmacéutico/a de confianza ;).

¡Feliz día!

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: