Buenos días,

Hay alertas alimentarias, alertas farmacéuticas, en general alertas sanitarias, que salen en su momento, y caen en el olvido con el paso del tiempo. En muchos casos, ese olvido es merecido porque son alertas punutales sobre lotes concretos de productos o por impurezas determinadas encontradas en el proceso de fabricación de unos lotes determinados, o simplemente defectos en el embalaje externo, entre muchos otros motivos.

Pero, hay alertas como la que aquí os dejo, que NO DEBEN CAER EN EL OLVIDO, y a las cuales, creo, debemos tener bien presentes, especialmente en los tiempos que corren, donde la información y la accesibilidad a ciertas sustancias se ven facilitadas por internet. Hoy en día, uno o una va a internet, pone la palabra clave en el buscador, y ¡zas! en un click y haciendo una mínima búsqueda, tiene acceso a lo que busca. Una compra que se ve aumentada, cuando además el producto o sustancia en cuestión no está permitida su venta.

El post de hoy, va dedicado a una alerta alimentaria de hace 4 años, y diréis, “Bea, eso es agua pasada”, pero ahora entenderéis que aquí el paso del tiempo, si cabe, lo único que hace es quitar “hierro al asunto”, cuando el asunto es de gran relevancia para nuestra salud, y merece ser recordado por “los siglos de los siglos”, especialmente, para evitar esas “modas” que van y vienen y que suelen ser generacionales.

¿Qué es el 2,4-dinitrofenol?

El DNP es un herbicida de contacto, también se utiliza en la fabricación de colorantes, conservantes de la madera, y productos químicos fotográficos entre otros. Se trata de un polvo amarillento poco soluble en agua y químicamente inestable. En los años 30 se descubrió que la ingesta de este compuesto provocaba un aumento de la tasa metabólica, es decir, que inducía la pérdida de peso, y además de forma rápida. Y esto se debe a que al ingerirla se desacopla el transporte electrónio de la síntesis de ATP. Y aquí, me váis a permitir, una breve explicación de cómo funcionaría su ingesta sobre nuestro organismo.

Resultado de imagen de 2,4 dinitrofenol

Es decir, el acoplamiento que existe entre el transporte electrónico y la forforilación oxidativa (este es el mecanismo, por el que conseguimos ATP)) en las mitocondrias se puede desacoplar, con el uso de sustancias como el DNP (2,4-dinitrofenol) y otros compuestos ácidos aromáticos. Estas sustancias, lo que hacen es transportar protones, a través de la membrana interna mitocondrial, a favor de su grandiente de concentración. En presencia de estos desacoplantes como el 2,4-dinitrofenol, el transporte de electrones desde el NADH al oxígeno ocurre de forma normal, pero, y aquí está la clave, se forma ATP mediante la ATP sintasa mitocondrial debido a que la fuerza protón-motriz que se establece a través de la membrana mitrocondrial interna se disipa constantemente. Esta pérdida de control respiratorio provoca un aumento en el consumo de oxígeno y de la oxidación del NADH. Durante la ingesta de este tipo de compuestos, la energía producida no se almacena en forma de ATP, sino que se libera en forma de calor.

¿Qué pasa cuando uno/a ingiere una sustancia prohibida para su consumo como el 2,4- dinitrofenol?

El efecto adverso más característico tras su consumo es la erupción cutánea. Entre otros efectos, están la gastroenteritis, anorexia, neuritis periférica, agranulocitosis, neutropenia, cataratas, y un largo etc de efectos adversos muy severos, que estoy segura, los que se aventuran a consumir dicha sustancia desconocen (o eso quiero pensar).

Y lo peor de todo, es que a veces la desesperación que uno siente cuando quiere bajar de peso rápido por diferentes motivos, nos lleva a cometer graves imprudencias que comprometen nuestra vida, como lo es, ingiriendo sustancias prohibidas para su consumo como en este es el 2,4-dinitrofenol, y además, con la creencia de que más es mejor, y sin tener en cuenta que estamos muy cerca de traspasar la linea entre vivir o dejar de hacerlo, abusando con grandes dosis, lo que en este caso, lleva a unos efectos tóxicos sobre nuestro organismo como la confusión, sudoración, taquicardia, aumento de la temperatura por encima de los 40º, etc, etc…..

Resultado de imagen de perder peso dibujos

Por lo tanto, os pido encarecidamente, que si queréis perder peso, para veros bien, para sentiros bien, ganar calidad de vida, mejorar vuestra salud cardiovascular, mejorar vuestro estado de ánimo, NO HAGÁIS USO DE SUSTANCIAS QUE NO ESTÉN AUTORIZADAS, poneros siempre en manos de profesionales sanitarios, y utilizar la sensatez para perder peso de forma responsable y segura.

Todo empieza por quererse y respetarse ;).

¡Feliz día!

Beatriz

Fuentes: AECOSAN

Farmacología humana Jesús Flórez 4º edición





A %d blogueros les gusta esto: