Buenos días,

Vivir con dolor merma considerablemente nuestra calidad de vida. Gracias a la existencia de la Farmacología humana, tratar el dolor y prevenirlo es posible.

Cuando hablamos de dolor, debemos hacerlo con respeto, porque la intensidad y características del mismo varían mucho entre cada uno de nosotros. Definir el dolor, es complejo. Y la definición, la cual, considero más acertada, es la que realiza  La International Association for the Study of Pain (IASP), que lo define como una: «experiencia sensorial o emocional desagradable asociada a un daño tisular real o potencial».

Como ya sabéis, las Farmacias en España son los únicos y exclusivos establecimientos desde los cuáles se dispensan y custodian los medicamentos. Al mismo tiempo que en muchos casos se elaboran formulaciones magistrales. Y somos los/as Farmacéuticos/as los responsables de esa custodia y correcta dispensación de los mismos. Asegurándonos siempre, y en la medida de lo posible, que hagáis un uso responsable de los mismos. Y aquí, una vez más, vengo a sermonearos, con el uso responsable de los medicamentos. Y en este caso, lo hacemos con el principio activo fentanilo, en concreto con su forma farmacéutica de parche transdérmico.

Antes de nada, de forma breve y para situarnos, os «presentaré» este princpio activo de forma muy breve. Fentanilo, pertenece a la la gran familia de los analgésicos opioides, un grupo que se caractiza por poseer afinidad selectiva por los receptores opioides. Y como consecuencia de la activación de estos receptores, causan una analgesia de una intensidad muy elevada, producida princpipalmente sobre el Sistema Nervioso Central (SNC), así como otros efectos subjetivos que tienden a favorecer la instauración de una conducta de autoadministración, es decir, crean FARMACODEPENDENCIA. De ahí, la importancia, en este caso, de que SOLO, y repito una vez más, SOLO se deba hacer uso de este grupo de medicamentos, bajo PRESCRIPCIÓN MÉDICA.

Resultado de imagen de dolor

Por dejaros algunos datos sobre el fentanilo: éste es de 50 a 150 veces más potente que la morfina. Tiene una elevada liposolubilidad, que hace que se condicione así su cinética y utilización. Y tiene una escasa cardiotoxicidad. Su gran potencia y baja toxicidad le otorgan un índice terapéutico muy favorable, por lo que se ha convertido en el fármaco de elección en muchas situaciones donde la analgesia es imprescindible. El fentanilo transdérmico produce menos estreñimiento que la morfina oral….y así podráimos seguir hablando de él.

Y como no quiero dilatarme más con la descripción del fentanilo, sus propiedades, efectos adversos, bondades, y demás….solo quiero que entendáis el respeto que le debemos tener a todos los fármacos en general y a los analgésicos opioides en particular.

Sin más, y como el aumento en su prescripción es muy notable con el paso de los años (y mucho me temo, que cada vez, lo dispensaremos más), os dejo algunas recomendaciones, para todas aquellas personas que estéis haciendo uso de la forma farmacéutica (especifico porque existen otras presentaciones farmacéuticas) en parches transdérmicos, o para todos aquellos familiares y/o cuidadores que estéis conviviendo con personas que hagan uso de los mismos.

En primer lugar, y para que quede constancia, NUNCA debéis cambiar y/o modificar una dosis. Siempre se deberá respetar la posología del médico y se consultará con él, cualquier cambio que se crea necesario realizar por considerar que es «ineficaz» o en su defecto, es una dosis excesiva.

Los parches transdérmicos de fentanilo, se deben aplicar:

  • Sobre la piel limpia, y que no esté irritada ni irradiada.
  • Sobre una superficie de la piel plana, como son el torso o la parte superior de los brazos.
  • En caso de tener que aplicarlo en niños, es recomendable hacerlo sobre la espalda, en la parte superior para minimizar el riesgo de que el niño pueda quitarse el parche y manipularlo.
  • Si el lugar de la aplicación tiene vello (siempre es preferible zonas sin vello), éste se deberá CORTAR, no afeitar antes de realizar la aplicación.
  • Si hay que limpiar la zona antes de la aplicación, esta limpieza se realizará con agua. No se deben utilizar jabones, aceites, cremas, lociones o cualquier sustancia que pueda alterar las características de la piel.
  • La piel o la zona de la piel donde se va a aplicar el parche transdérmico debe estar COMPLETAMENTE SECA antes de dicha aplicación.
  • Los parches deben estar en perfectas condiciones antes de aplicarse. No deben hacerse uso de parches que estén cortados, dañados o divididos.
  • La aplicación del parche debe hacerse de forma inmediata a su apertura.
  • Se extraerá el parche de la bolsa protectora (por la muesca precortada).
  • Para retirar la capa protectora del parche, lo haremos con una de ellas, y sin tocar la parte adhesiva del parche, lo situaremos a éste sobre la piel donde vamos a realizar la aplicación para una vez sobre la piel, retirar la otra capa protectora. De esta forma evitaremos tocar la parte adhesiva. Una vez aplicado el parche sobre la piel, y con la palma de la mano, debemos ejercer una suave presión sobre el parche durante unos 30 segundos.
  • Debemos asegurarnos que el parche, en concreto los bordes de éste, están correctamente adheridos a la piel.
  • A continuación nos lavaremos las manos.
  • Por normal general los parches transdérmicos de fentanilo, se deben cambair cada 72 horas.
  • La aplicación de un nuevo parche, debe hacerse en una zona diferente de la piel después de la retirada del parche anterior.
  • Los parches una vez retirados, deben doblarse sobre sí mismos por su parte adhesiva y nunca debemos desecharlo en la basura, ni desagües.
  • Ahora bien, si estamos ayudando a la aplicación de un parche de fentanilo, y por accidente se nos adhiere en nuestra piel, deberemos retirarlo de forma inmediata.
  • Hay que extremar las precauciones siempre que existan niños pequeños en casa y se haga uso de los parches transdérmicos de fentanilo.

Como véis, la aplicación en más que importante en este tipo de presentaciones farmacéuticas, y con este tipo de fármacos. Por lo que, por favor, siempre consultar el prospecto ante cualquier duda, siempre consultarnos a los Farmacéuticos ante cualquier duda, y siempre siempre mucho sentido común y respeto.

 

¡Feliz día!

 

Beatriz

Fuentes: Farmacología humana. Jesús Florez (4ª edición)

              Ficha técnica fentanilo AEMPS

 

 

A %d blogueros les gusta esto: