Buenos días,

El dolor de garganta no entiende de estaciones del año, da igual que sea primavera, verano, otoño o invierno, que cuando decide instalarse, lo hace, generando mil dudas en nuestra mente. Porque otra cosa no, pero nuestra mente, cuando notamos el mínimo dolor, molestia o malestar, se pone a confabular para pensar, no precisamente en lo mejor ;).

En todo caso, es normal esa incertidumbre, porque no sabemos como evolucionará ese cuadro que ha comenzado con esa molestia o ligero dolor de garganta. Quizás acabaremos con fiebre y los dichosos mocos de nariz que luego se “nos bajan” al pecho, y que harán que pasemos una semana o con suerte unos días algo molestos.

Y a la frase del “millón” ;), que con mucha frecuencia nos realizáis a los/as Farmacéuticos/as de: “me duele mucho la garganta al tragar, dame algo para aliviar el dolor”.

Pues bien, ahora veremos que alternativas terapéuticas tenemos y cuando y como hacer uso de las mismas. Además de las pautas no farmacológicas que también veremos son de gran importancia.

Pero, ¿qué causas están detrás del dolor de garganta?

Las causas que pueden originarnos un dolor de garganta al deglutir que en ocasiones se suele acompañar de picor e irritación, son múltiples, siendo algunas de ellas, las más frecuentes las siguientes:

Causas mecánicas, físicas o inmunológicas, como pueden ser:

  1. – Alergias
  2. -Hábito de fumar
  3. -Sequedad en el ambiente
  4. -Presencia de cuerpos extraños
  5. -Reflujo gastroesofágico
  6. -Respiración por la boca
  7. -Tiroiditis subaguda
  8. -Lupus
  9. ……..

Las infecciones víricas, éstas se llevan todo el protagonismo del dolor de garganta, porque alrededor del 80% de este tipo de dolor, es causado por ellas, y hay que destacar algunas como:

  1. – Infecciones víricas por el virus Coxsackie, un virus que le gusta más el verano y el otoño. Es el conocido como enfermedad mano-pie-boca.
  2. -Resfriados comunes
  3. – Laringitis
  4. -Mononucleosis
  5. -Gripe
  6. …….

Tanto en las causas mecánicas, físicas, inmunológicas y virícas, los antibióticos, NO SON EFECTIVOS, además por supuesto de NO SER NECESARIOS. Por lo que, os pido encarecidamente, que ante un dolor de garganta, cuya etiología desconocéis, NO OS AUTOMEDIQUÉIS con un ANTIBIÓTICO, porque como véis hay múltiples causas, cuyo tratamiento, no es haciendo uso de los mismos.

Y las bacterianas, donde sólo destacaremos a la Faringitis estreptocócica, que está causada por la bacteria Estreptococos beta-hemolíticos del grupo A, es la causa bacteriana más común de dolor de garganta. Suele ir acompañada de fiebre (superior a 38,3° C), con placas blancas purulentas en la garganta y adenopatías. Y hay que decir, que la faringitis estreptocócica es menos probable si el dolor de la garganta forma parte de un resfriado común o un proceso gripal.

E inclusive, pueden existir otras causas, como la ingesta de ciertos medicamentos, que pueden ocasionar sequedad de boca y disfonía (antidepresivos, antihipertensivos….), con la consiguiente molestia.

Es por ello, por la diversidad de posibles causas que originan el dolor de garganta, por las que el asesoramiento por parte de vuestro Farmacéutico/a se hace imprescindible para combatir de la mejor manera posible el dolor de garganta.

¿Cuándo voy al médico por un dolor de garganta?

Es cierto, que en muchas ocasiones, nos comienza el dolor de garganta y nos da “apuro” acudir al médico solo por este síntoma, algo que nos hace “esperar” la aparición de nuevos síntomas o la evolución del mismo dolor para decidir si acudir o no al médico.

Pues bien, hay varios casos, en los que como Farmacéutica, os recomiendo (si antes no habéis acudido a la Farmacia), que acudáis al médico en caso de dolor de garganta:

  1. – Si la duración del dolor de garganta es superior a cinco días y hasta una semana, y donde la intensidad del mismo no disminuye.
  2. – Si va acompañado de una fiebre superior a 38ºC que no cesa con la toma de antipiréticos.
  3. -Si existe exudado
  4. -Si hay dificultad severa para respirar o deglutir. En casos de los niños, si hay una babeo muy abundante y excesivo.

Por el contrario, ante cualquier duda, acudir siempre a la Farmacia, donde se os derivará al médico en aquellos casos sea necesario.

¿Qué tomar para aliviar el dolor de garganta?

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora  de tratar el dolor de garganta como habéis podido comprobar, es conocer su etiología.

Se hará uso de los antibióticos siempre bajo prescripción médica, cuando el diagnóstico por parte del médico, así lo indique.

Analgésicos como el paracetamol para aliviar el dolor. Siempre y cuando no tengáis contraindicado tomarlo. (Aquí os dejo más información sobre el uso correcto del paracetamol)

Antiinflamatorios para disminuir la inflamación. En este caso, podríamos hacer uso de ibuprofeno de 400mg (aquí siempre me estoy refiriendo a los adultos), siempre y cuando el paracetamol no nos haga efecto y no lo tengamos contraindicado por poseer alguna enfermedad o estar bajo algún tratamiento con el que pueda interaccionar. (Aquí os dejo más información sobre el uso del ibuprofeno para hacerlo de una forma responsable ;))

Medicamentos bucofaríngeos: aquí es donde entran las multitud de opciones en forma de comprimidos para chupar, “las pastillas de chupar” que nos soléis pedir. Normalmente la composición de este tipo de presentaciones farmacéuticas suele ser de asociaciones entre otros, de:

  1. Antisépticos: clorhexidina, hexamidina, alcohol benzílico, fenol, mentol, própolis, lisozima…..
  2. Anestésicos locales: benzocaína, lidocaína…
  3. Antiinflamatorios: benzidamina, enoxolona, papaína, flurbiprofeno…

Aquí las concentraciones de cada uno de ellos, varían según el producto. Y algo que se debe tener en cuenta es que algunos de estos tipos de comprimidos para disolver en la boca, suele contener azúcar y gluten, por lo que siempre, ante la duda debéis consultarnos. Además, en el caso de poseer la enzima lisozima, los alérgicos al huevo debéis absteneros de consumir aquellos comprimidos que la contengan, porque esta enzima se obtiene del mismo.

Por otro lado, tendríamos tratamientos a base de preparados farmacéuticos de plantas medicinales y sustancias naturales de alta eficacia y seguridad que pueden ayudar a nuestro organismo a combatir el proceso por el que estamos pasando. En este caso podemos destacar el papael del propólis que protege al organismo frente a agentes externos por sus propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias, antiparasitarias, antioxidantes, entre otras. Así como, la Equinacea de gran ayuda como tratamiento coadyuvante en procesos gripales o resfriados comunes.

Eso sí, en caso de decantaros por preparados farmacéuticos a base de plantas medicinales, debéis aseguraros que éstos cumplen los estándares de calidad, que aseguren una dosis terapéutica adaptada, y que han estado sometidos a unos controles de elaboración y conservación seguros. Por lo que la Farmacia, se convierte en el lugar más seguro para adquirirlos.

¿Cómo debo tomar los comprimidos para aliviar el dolor de garganta?

Por las variaciones en la composición, siempre debemos consultar las indicaciones que vengan en el prospecto del mismo. Por norma general, un comprimido chupado cada cuatro horas podría ser una posología correcta, siempre y cuando repito, no lo tengamos contraindicado.

En cuanto a la duración, ésta debe limitarse a aliviar los síntomas de la garganta. Una vez cesen, debemos dejar de utilizarlo. Y en caso de que los síntomas persistan más de 7 días o aumenten de intesidad, debemos acudir al médico.

Por último y no por ello, menos importante. Siempre debemos acompañar un posible tratamiento farmacológico, de unas medidas no farmacológicas como son:

  • Beber abundante líquido para mantener una correcta hidratación de la garganta
  • Realizar limpiezas de las vías respitratorias con suero fisiológico
  • Evitar el tabaco y el humo de éste.
  • Humidificar el ambiente y evitar ambientes poco ventilados.
  • No forzar la voz
  • Utilizar un gel antiséptico con cierta frecuencia para mantener las manos limpias o en su defecto lavarlas con agua y jabón.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura
  • Ayudarse, realizando gárgaras con soluciones antisépticas.

Como siempre, recordaros, que los Farmacéuticos/as estamos a vuestra disposición, no dudéis en consultarnos.

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: