Buenas tardes,

El medicamento Ebastel ha ido ganando adeptos con el paso de los años, y no me extraña, su gran eficacia antihistamínica que ejerce su princpio activo ebastina, bien merece esta popularidad. Eso, y que además, es uno de esos medicamentos donde el nombre comercial Ebastel, hacen que sea muy fácil aprender algo de farmacología en cuanto a nombres técnicos se refiere, ya que recordar su principio activo es más que fácil cuando nos aprendemos uno de los dos. Pero aquí, no debemos olvidar, que estamos hablando de un fármaco que está sujeto a prescripción médica y por muy popular que sea su uso, debemos respetarlo.

En primer lugar vamos a hablar sobre que es ebastina y como ejerce su acción, para que veáis porque nos ayuda cuando hacemos un uso correcto de la misma.

Ebastina es un principio activo que pertenece al grupo farmacológico de otros antihistamínicos para uso sistémico, en concreto es un antihistamínico H1 de segunda generación  y su mecanismo de acción es inhibir de la forma más rápida y prolongada de la que es capaz este principio activo, los efectos inducidos por la histamina,  y os preguntaréis,…. ¿qué es la histamina?, se trata de una amina, y actúa como un mediador celular, es decir, se trata de una molécula que comunica información y/o regula determinadas funciones de forma local, aumentando  su concentración de forma muy notable cuando estamos enfrentándonos a un proceso patológico. Es por este motivo, por el que a través de ciertos medicamentos, como es el caso de la ebastina, se trata de actuar contrarrestando su acción, mediante la inhibición de su síntesis.

Resultado de imagen de histamina

La histamina, y para que conozcáis algo más sobre ella, produce una gran variedad de acciones distintas en nuestras células y órganos, podemos decir que es “multitarea” ;), de ahí que existan tres receptores distintos histamínicos (H1, H2, H3), siendo los receptores H1 y H2 los más famosos y conocidos por todos nosotros, porque son los responsables de la mayor parte de las acciones histamínicas que conocemos, mientras que el H3, ese, es otro cantar ;).

Los receptores H1 son los que tenemos en la membrana de nuestras células musculares lisas de vasos, bronquios y tracto gastrointestinal, en el tejido de conducción del corazón,etc……

Los receptores H2 están principalmente en la membrana de las células parietales de nuestra mucosa gástrica, en células musculares lisas de vasos, en células miocárdicas y del nodo sinusal, etc……

Y una vez situados, y conociendo a grandes rasgos quien es, esa tal histamina ;), ya podemos seguir hablando del ebastel y su principio activo ebastina y para ello lo hacemos hablando de las distintias presentaciones que existen hoy en día en el mercado. Todas ellas tienen en común que contienen el principio activo ebastina, pero cada una con su “personalidad” ;). Unas tienen más concentración que otras, y sus formas farmacéuticas varían en función de nuestras necesidades.

– Ebastel Flas 10mg liofilizados orales

– Ebastel Forte Flas 20mg liofilizados orales

– Ebastel Forte 20mg comprimidos recubiertos con película

– Ebastel 10mg comprimidos recubiertos con película

-Ebastel 1mg/ml solución oral

¿Para qué sirve ebastel? ¿qué indicaciones tiene?

Ebastel, o mejor dicho, su principio activo ebastina, está indicado en los casos de:

  1. Rinitis alérgica, tanto en la estacional como en la perenne y asociada o no a conjuntivitis alérgica.
  2. Dermatitis alérgica
  3. En los casos de urticaria idiopática, es decir, de la que no se conoce exactamente su orgien o desencadenante.

Y para responder a una pregunta que en muchas ocasiones nos hacéis a los farmacéuticos, especialmente cuando estáis con un ataque agudo de alergia, de “¿cuántas pastillas de ebastel puedo tomarme al día?”, aquí os dejo la posología habitual.

Para referirme a la posología habitual, prefiero dirigirme al principio activo ebastina, para evitar confusiones, ya que como habéis podido ver, existen varias presentaciones, con varias concentraciones y formas farmacéuticas, por lo que:

  • De forma habitual, en adultos, la posología suere ser de 10mg al día de ebastina. Aunque si bien es cierto, y de ahí que existan presentaciones de 20mg, en algunos casos, es necesario utilizar una posología en dosis única diaria de dicha concentración.  Es decir, en el formato de Ebastel 10mg tanto en comprimidos de los que conocéis como “normales” o en la presentación Flas (liofilizados), sería un comprimido al día. Aquí, la salvedad a tener en cuenta, sería la forma de ingerirlo. Los comprimidos recubiertos (los “normales” ;)), los tomaríamos con un poco de agua y la presentación Flas, la haríamos sacando el comprimido liofilizado del blister con cuidado y las manos bien secas para evitar un contacto previo con la humedad, y de forma rápida lo pondríamos sobre nuestra lengua. Y esto mismo se aplicaría en caso de necesitar la dosis de 20mg al día.

Esto por supuesto, siempre que el médico no nos indique otra posología distinta, la cual, deberemos respetar.

Lo sé, muchos/as os estaréis preguntando, ¿Y puedo tomar dos comprimidos de ebastel de 10mg al día?, la respuesta es sí.  En este caso, podríamos hacer dos tomas diarias, separada cada una de ellas 12horas. Y si vuestra mente va mas allá, y pensáis: “¿Podré tomar una dosis superior a los 20mg diarios?, aquí mi respuesta, es NO y la razón, es porque dosis superiores diarias a ésta, no demuestran una eficacia muy superior y sin embargo los efectos adversos son más notables.

Y por supuesto, aquellos pacientes con insuficiencia hepática, no deben nunca aumentar la dosis a una dosis mayor de 10mg de ebastina al día, a no ser que su médico le indique lo contrario. Y esto os lo comento, porque tras su administración por vía oral ebastina se absorbe rápidamente, sufriendo un importante efecto de metabolismo de primer paso hepático, que da lugar a la aparición de su metabolito ácido activo, carebastina.

Por lo que, si estáis en tratamiento con ebastina, y consideráis que el efecto no es suficiente para tratar vuestra afección, debéis volver al médico, comentarlo, para que valore buscar otra alternativa terapéutica, pero nunca aumentar la dosis por vuestra cuenta.

¿Cómo tengo que tomarme los comprimidos de Ebastel?

La Ebastina, se puede tomar con o sin alimentos, ya que éstos no interfieren en su abosrción. Y según la presentación farmacéutica, lo haremos ayudándonos de un poco de agua o sin ésta (lo que comentábamos de las presentaciones Flas).

¿Todo el mundo puede tomar Ebastel?

Pues, no todo el mundo, como siempre, hay excepciones. Hay que decir que ebastina es un principio activo muy bien tolerado, pero si existe alergia al mismo o a alguno de los componentes de las diferentes presentaciones, se deberán buscar alternativas terapéuticas. Algo que también hay que tener en cuenta al observar los excipientes de cada una de las presentaciones.

Además ebastina se debe emplear con precaución y por supuesto siempre bajo supervisión médica en aquellos que tengáis insuficiencia hepática severa, que tengáis riesgo cardíaco conocido, que estéis en tratamiento con ciertos antibióticos como la eritromicina o en tratamientos con antifúngicos como ketoconazol o itraconazol…

Aquí, los que tengáis que someteros a pruebas de alergia, debéis tener en cuenta, que una semana antes de las pruebas y si estáis en tratamiento con Ebastel (ebastina) debéis suspenderlo, para evitar que éste interfiera en los resultados.

¿Cuánto tarda en hacer efecto el Ebastel?

El princpio activo ebastina, una vez ingerido, suele tardar entre una hora y tres horas en realizar su efecto terapéutico. Por lo que ante un caso muy agudo, no esperéis que os haga efecto inmediato. En estos casos, debéis acudir al médico con la mayor brevedad posible.

¿Los niños pueden tomar Ebastel?

Las formas farmacéuticas que sean en comprimidos no deben administrarse en niños. Para niños entre los 2 y los 11 años de edad, existe la presentación en solución oral.

Y para temirnar, hablaremos de los efectos adversos. ¿Cuáles son las reacciones adversas más frecuentes que produce Ebastel?

Las más frecuentes son tres, y son las que debéis quedaros con ellas: dolor de cabeza, somnolencia y sequedad de boca. Luego existen multitud de reacciones adversas, que son más raras que ocurran, pero que de así hacerlo, o inclusive ante la aparición de una reacción adversa no notificada en el prospecto, no dudéis en acudir a vuestra Farmacia de confianza a comunicarla.

En concreto, lo que más os suele preocupar (y con razón), en la ingesta de un antihistamínico, es el sueño que puede provocar. En este caso, la ebastina, ingerida en una dosis de 10 mg diarios y si no existe una sensibilidad especial a ella, no suele producir mucha somnolencia, o mejor dicho, ésta no suele ser muy acusada.

 

Sin más, y como siempre, animaros a consultar a vuestro Farmacéutico/a de confianza, o aquí a una servidora ;).

 

Fuentes: Ficha técnica AEMPS

              Farmacología humana (4ª edición), Jesús Flórez

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: