Buenos días,

Ayyy…mucho estrés, mucho trabajo, querer hacerlo todo y no llegar. A veces nos olvidamos hasta de hidratarnos, a veces nos olvidamos de “escuchar” a nuestro cuerpo y atender sus necesidades y avisos.

Si somos deportistas, si tenemos bebés y niños pequeños en casa (los cuáles no regulan su capacidad de hidratación), ancianos, embarazadas…..o aunque no pertenezcamos a dichos colectivos, pero vamos de un lado para otro, y somos de los que al final del día, decimos: “madre mía, no me he acordado ni de beber agua” ATENCIÓN, y especial precaución con el riesgo de poder sufrir un GOLPE DEL CALOR, del cuál, hablamos hoy. Mejor dicho, lo hace mi compañero de profesión y gran amante del deporte ;), Diego Sarasketa, que nos cuenta cómo identificar un golpe de calor, qué factores lo pueden desencadenar, como se produce y lo más interesante de todo, cómo podemos evitarlo. ¡Aquí os dejo el enlace a su post, donde encontraréis la información que necesitáis saber! ;).

Ya os adelanto, que nuestro cuerpo, a través del sudor, va regulando nuestra temperatura, al “expulsar” el calor a través de éste;  pero en ciertas ocasiones cuando “se satura” dice “basta ya” y es cuando sufrimos el peligroso GOLPE DE CALOR.

Por lo que si identificáis algunos de los síntomas que se mencionan en el post, entre los que está: sequedad y enrojecimiento de la piel, palpitaciones, etc…..lo más sensato es acudir al Centro de Salud más cercano para que tomen las medidas higiénico-dietéticas y farmacológicas (si fuesen necesarias) para revertirlo.

¡Ya sabéis, “escuchar” a vuestro cuerpo y prestarle atención!

 

Feliz día!

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: