Buenos días,

¿Cómo lleváis los padres y madres vuestra faceta más “química” ? ;). Porque, por si fuera poco, los padres y madres además de tener unas dotes de organización, gestión del tiempo, gestión de las emociones, gran capacidad de negociación, paciencia, mucha paciencia ;), capacidad de improvisación, entre otras cualidades, también hay que tener ciertas habiliades químico-farmacéuticas, donde por unos minutos, y con tan sólo seguir las instrucciones que nos pauta el prospecto debemos ponernos “manos a la obra” y preparar esa “mezcla” que nos ha recetado el médico, que tan importante es, porque la salud de nuestro pequeño/a tanto necesita para mejorar.

Y es que…en la Farmacia, en ocasiones, podemos atisbar, como la gota de sudor recorre vuestra frente, cuando al sacaros de la cajonera y poneros sobre el mostrador la medicación que le ha pautado esta vez el médico a vuestro hijo, se trata de uno de esos frascos que sólo contiene el “polvo”. Porque en ese momento, cogéis entre vuestras manos la caja, os disponéis a abrila (mientras nos miráis, buscando la aprobación, de si podéis hacerlo) y agitáis el envase topacio, mirándolo, buscando el líquido que falta ;). A esto, en ocasiones, nos preguntaís:  “¿esto hay que ponerlo con agua, no?”, en otras, nos miráis, y volvéis a meterlo en su caja, diciendo: “vaaale, uffff…dime que te debo de esto” ;), y en otras directamente nos decís: “¿Y qué tengo que hacer con esto? “;). Sea cual sea vuestra reacción, y tras dejaros esos minutos de “reflexión” ;), por norma general solemos casi siempre explicaros de qué forma hay que prepararlo por si os queda alguna duda, que ésta quede resuelta. A lo que también soléis tener diferentes tipos de respuestas ;). Estáis los que nos comentaís que sabíes hacerlo, los que tras escucharnos atentamente hasta la úlitma palabra y casi “tomando apuntes” 😉 nos decís que ya lo sabíais ;), y los que simplemente nos decís gracias por recordarlo.

Por todo esto, y porque nunca está de más un recordatorio, una “chuleta a mano” que consultar desde el móvil, os quiero dejar aquí este post, donde os explico cómo debemos preparar y conservar la suspensión Zitromax 200mg/5ml, en caso de que al pequeño o pequeña de la casa se lo recete el médico.

Y para situarnos, antes de nada, comentar que Zitromax 200mg/5ml, contiene en su composición el princpio activo Azitromicina al que debe sus “bondades” ;), y del cuál estuvimos hablando largo y tendido en este post al que os dejo el enlace para recordarlo; porque hoy el tema va de cómo preparar su forma farmacéutica en polvo para suspensión oral y si nos ponemos de nuevo a hablar de ella, de la Azitromicina en cuestión nos extenderíamos demasiado. Tan sólo os dejo bien clarito, que se trata de un ANTIBIÓTICO, por lo que ya sabéis, que el respeto hacia él y sus usos es máximo ;). Pero no quiero daros la “tabarra” con ésto, si tenéis curiosidad por conocer cómo funciona la Azitromicina en nuestro organismo, daros un “paseo” por el enlace que os he dejado y así salís de dudas.

Centrándonos en nuestra materia “químico-farmacéutica” ;). Lo primero de todo, y que debéis saber es que Zitromax 200mg/5ml tiene a su vez tres presentaciones diferentes que varían en el tamaño del frasco:

  1. el frasco de 15 ml contiene 600 mg de azitromicina base (equivalentes a 628,92 mg de azitromicina dihidrato)
  2. el frasco de 30 ml contiene 1200 mg de azitromicina base (equivalentes a 1257,84 mg de azitromicina dihidrato)
  3. el frasco de 37,5 ml contiene 1500 mg de azitromicina base (equivalentes a 1572,3 mg de azitromicina dihidrato)

En los tres formatos, la suspensión reconstituida contiene 200mg/5ml de azitromicina base (equivalentes a 209,64 mg de azitromicina dihidrato/5 ml).

Este hecho es importante y debéis fijaros bien. Porque dependiendo del tamaño, habrá que añadir más o menos agua. Antes de seguir, y para los que seáis más “detallistas” ;), comentaros, que en ocasiones el polvo puede sobrepasar la línea marca que viene fuera del envase. Esto puede ocurrir, es normal y no se trata de un “defecto” , es producto de la densidad del preparado.

Pues, “vamos al lío”, estamos en casa, generalmente en la cocina ;), con el frasco de Zitromax 200mg/5ml entre nuestras manos y tan sólo debemos:

  1. Antes de abrir el frasco, invertirlo y agitarlo levemente para que el polvo no se quede adherido a las paredes.
  2. Abrimos el frasco haciendo una ligera presión y girándolo al mismo tiempo.
  3. A continuación añadimos la cantidad de agua indicado haciendo uso de la jeringa que nos proporcionan en el envase. ¡Ojo aquí!, es muy importante que utilizéis para la medición tanto del volumen de agua a añadir como luego cuando vayáis a administrarla a vuestro retoño la jeringa que se os proporciona en el envase.

  1. Frasco de 15 ml: 10 ml de agua.
  2. Frasco de 30 ml: 15 ml de agua
  3. Frasco de 37,5 ml: 19 ml de agua

Y sí, aunque os parezca poca agua, y os parezca poca la cantidad del preparado, no hay que ponerle más agua por favor ;).

  1. El siguiente paso es colocar un tapón de plástico perforado que viene dentro del envase. Éste debemos introducirlo hasta que quede bien encajado en la boca del frasco.
  2. A continuación, y con el tapón de plástico bien “ajustado” en la boca del frasco, tapamos con el tapón metálico el frasco y agitamos de forma vigorosa hasta que obtengamos una mezcla homogénea.
  3. Por úlitmo, al dejar el frasco con la mezcla ya preparada, “por arte de magia” ;), el nivel de la mezcla quedará enrasada a la altura de la marca que hay fuera del envase, ¿sorprendente, verdad? ;). Porque estoy segura que muchos y muchas de vosotros, al añadir el agua a toda esa cantidad de polvo, no apostábais porque fuera a quedar bien; pero sí, así es la química ;).

Y así, quedaría lista la suspensión. Ya tan sólo, queda administrarla. Para su correcta administración, como os comentaba antes, haremos uso de la jeringa proporcionada en el envase (sólo usaremos esta jeringa, recordarlo). Por lo tanto, introducimos la jeringa en ese maravilloso tapón perforado que nos va a facilitar la extracción del volumen exacto que nos ha pautado el médico en cada toma. Invertimos el frasco, llenamos la jeringa hasta dicho volumen y a la boca de nuestro retoño ;), aquí cada cual que se las ingenie como pueda ;).

Resultado de imagen de niños y mediación

Después, y es una parte MUY IMPORTANTE; lo dejaremos a TEMPERATURA AMBIENTE (nunca superior a 30 ºC); y no en el frigorífico como nuestra mente nos dicta por error ;). EN ESTE CASO, no ocurre como otros preparados, que se deben conservar en frío, aquí NO. Y una vez transcurran diez días desde su preparación, lo debemos depositar al punto SIGRE de la Farmacia.

Ah! Y por supuesto, antes de cada administración, RECORDAR AGITARLO BIEN.

Sin más, mucha suerte y sabiendo lo complicado que puede llegar a ser administrar medicamentos a los más pequeños de la casa, que la maña y la imganación os acompañen en la administración ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

A %d blogueros les gusta esto: