Buenos días,

Alicante esta última semana está en los periódicos de toda España ;), somos famosos no sólo por los escándolos políticos y las famosas hogueras de San Juan ;), sino también, por los “habitantes” marinos que recorren las aguas durante estos días por nuestras playas. Y hablo de las medusas  temidas y curioseadas a partes iguales, esos seres gelatinosos de los cuáles existen unas cuantas especies distintas y a los que ya os digo que hay que respetar y mucho. Si las vemos por la orilla, nos acercamos, las miramos, incluso las metemos en un cubo con agua y las enseñamos a quienes están a nuestros alrededor en ese momento. Pero si nos topamos con ellas dentro del agua, ¡¡¡ayyy! eso es “otro cantar”, nadamos como nunca hemos nadado, y somos capaces de hacer los 50m más rápidos que la estrella de la natación Michael Phelps ;).

Resultado de imagen de michael phelps

Y es que…una que es aficionada a la natación, y en especial a las aguas abiertas, se ha topado en alguna que otra ocasión con estos seres, llegando a sufrir en más de una ocasión sus irritantes, dolorosas y molestas picaduras.

En esta ocasión, un gran número de playas de Alicante están cerradas al baño desde hace días por la presencia de las conocidas como Carabelas portuguesas, que ya os adelanto NO ES UNA MEDUSA, pero su picadura, da lugar a una reacción similar a las denominadas medusas. Su nombre técnico es Physalia physalis, también identificada popularmente como botella azul o falsa medusa.

Resultado de imagen de calaveras portuguesas

Se trata de un organismo colonial, integrado por varios hidroides que desempeñan diversas funciones dentro del conjunto. Perteneciente al orden de los sifonóforos, su veneno no es considerado mortal en circunstancias normales, pero si somos alérgicos a éste, o tenemos algún problema de salud que pueda hacernos más vulnerables, la cosa puede complicarse y mucho, ya que en estos casos si puede llegar a ser mortal. Por eso, es importante saber reaccionar ante la picadura de una medusa, o de una Calabera portuguesa.

¿Qué hago frente a la picadura de una medusa? ¿Hay que actuar igual si me pica una medusa, que una Calabera Portuguesa?

A la hora de actuar ante una picadura en el mar por una medusa o una Calabera portuguesa debemos seguir las mismas premisas.

Lo primero de todo, es no tocarlas. Muchos valientes diréis: “pero si está muerta, si que se puede”, pues ¡ojo! con confiarse, porque en el caso de las Carabelas portuguesas, su toxina sigue activa entre las 24 y 48h tras su muerte. Por lo que a no ser, que seáis expertos en reconocer el momento de su “defunción” ;), mejor abstenerse.

Respetar las normas de las playas.En muchas ocasiones, cuando hay un gran número de medusas, nos suelen advertir de ello, prohibiendo o haciéndonos un llamamiento de precaución en el baño. Y basta que nos prohíban el baño, para que por motivos aún desconocidos de la raza humana ;), queramos saltarnos esas normas y asumir riesgos innecesarios.

– Antes de seguir, si tenéis justo el puesto de Cruz Roja al lado, o a un Socorrista, acudir a éste para que nos ayude, en caso contrario, seguimos…… 😉

Si nos pica una medusa o Calabera portuguesa dentro del agua, momento en el que lo reconoceremos por ese dolor y picazón intensos, que yo lo comparo con el efecto de un “latigazo”, debemos SALIR DEL AGUA. Esto es, porque especialmente, si es la primera vez que nos pasa, no conocemos como reaccionará nuestro cuerpo y debemos tomar las medidas adecuadas lo antes posible.

– Lavaremos la zona y alrededores de la picadura, a poder ser con suero fisiológico, pero como entiendo que no llevaréis suero fisiológico en la mochila de la playa, lo haremos con agua salada. Es decir, con agua del mar. POR FAVOR, no utilicéis agua dulce. El motivo, es que el cambio de presión puede hacer que se rompan las células urticantes provocando aún más picor y empeorando el cuadro. El lavado lo realizaremos sin frotar ni tocar la zona afectada con las manos.

Si observamos restos de tentáculos sobre la zona de la picadura los retiraremos, pero nunca con las manos directamente, para ello nos ayudaremos de unas pinzas, o en su defecto de la toalla o alguna prenda que tengamos a mano y que nos ayude a protegernos las mismas.

– Aplicaremos hielo/frío sobre la zona, durante unos minutos, pero nunca de forma directa sobre la piel. En este caso, la toalla o alguna prenda de vestir vuelven a ser de nuestra ayuda.

– Si el dolor es muy intenso, y tenemos a mano algún analgésico, no dudéis en tomarlo. Puede ayudaros en gran medida a calmaros el dolor.

Si el picor es muy intenso, (que suele serlo), la toma de un antihistamínico vía oral puede ayudar sobremanera a combatirlo. Aquí, debemos llevar precaución con la ingesta del mismo, y consultar siempre antes a nuestro médico o farmacéutico de confianza. Debemos asegurarnos que podemos tomar un antihistamínico sin que éste pueda perjudicarnos (interacciones con medicación que tomemos, conducción, etc……)

– La aplicación de una pomada con algún corticoide en su composición es un tratamiento eficaz. Pero debemos tener en cuenta que la exposición solar debe evitarse si lo usamos, especialmente evitar que el sol incida sobre la zona afectada.

Si estás embarazada nunca tomes ni te apliques por tu cuenta ningún tipo de fármaco. En estos casos, adopta las medidas higiénicas que comentamos en el post y acude lo antes posible al médico.

– Si notamos una reacción que se acompañe de dificultad para respirar, presión en el pecho o mareo, debemos acudir de inmediato al médico porque se puede tratar de una reacción más grave que con estas medidas no podríamos atender.

– En los días posteriores, yo diría hasta que desaparezcan las señales de la piel, debemos hacer especial hincapié en proteger esa zona de la radiación solar (uso de protección solar, llevar la zona cubierta…)

Y hasta aquí, mi “granito de arena” ;), al que puede convertirse este año en el “agosto de las medusas” ;).

Feliz día!

Beatriz

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: