Buenas tardes,

Hace unas semanas me realizaron una consulta a través de un mensaje, una compañera de profesión, a la cual estoy agradecida por la misma, y espero, pueda servirle para aclarar sus dudas ;). La consulta era sobre qué repelente de insectos se podía usar en ciertos colectivos de la población, como son las embarazadas, los niños menores de 3 años y las madres lactantes.

Por lo que vamos al lío ;).

Lo primero de todo,hay que distinguir los repelentes biopesticidas (“naturales”) , y los repelentes sintéticos.

Y permitirme, una puntualización más, antes de seguir. Porque, no quiero que se pase por alto por la importancia que tiene, especialmente por los colectivos de los que vamos a tratar en el post de hoy, y que son más sensibles a la posible absorción de los compuestos a través de la piel. Y es que.., como soy tan pesada con el uso del protector solar durante todo el año, debéis tener una cosa en cuenta, y no es otra, que el FOTOPROTECTOR puede aumentar la absorción del REPELENTE (puede potenciar su posible toxicidad), por lo que debemos tener la precaución de dejar un tiempo prudencial entre la aplicación de uno y otro producto, aplicando siempre primero el protector solar. Y no, no vale saltarse el paso del protector solar ;). Nos ponemos primero el protector solar y pasados unos 45 minutos, nos aplicamos el repelente, mientras podemos aprovechar para leer o si eres un procrastinador o procrastinadora ;), puedes ponerte al día.

Comenzaremos por los sintéticos, entre los que hay que destacar 2 compuestos, que son:

DEET (dietiltoluamida): Este impronunciable compuesto, bautizado con las siglas DEET para simplificar su pronunciación ;), es el princpial componente de muchos de los productos antimosqutios que existen en el mercado. Sus orígenes datan de unos cuantos años, cuando en 1946 fué desarrollado para el Ejército de los Estados Unidos hasta hoy día, en el cuál, su uso está totalmente aceptado para aplicación tópica en adultos y niños. El repelente actúa “confundiendo” a los receptores del olfato de los insectos, dificultando que nos puedan reconocer como fuente de alimento, y así “dispersar” ;), su atención sobre nosotros.

Y aquí comienzan las primeras dudas:

  1. ¿Se puede usar el DEET en embarazadas? La respuesta tiene matices. Lo primero de todo, deciros que según la OMS y cito textualmente: “Los repelentes deben utilizarse siguiendo de forma estricta las instrucciones que figuran en la información sobre el producto. No hay evidencias para restringir el uso de estos repelentes por parte de las embarazadas, siempre que se utilicen de acuerdo con dichas instrucciones”. Es decir, se puede usar, claro que sí, pero vamos a matizar: Durante el primer trimestre de embarazo, como no existe evidencia científica, mejor evitarlos y utilizar otras alternativas que ya veremos más adelante. Para segundo y tercer trimestre, podemos utilizarlo, y si no vamos a viajar a ningún país de riesgo, con concentraciones bajas es suficiente. Ahora bien, si váis a viajar a zonas de riesgo, ahí sí, es preferible utilizar un repelente con concentraciones DEET  que aseguren una protección más duradera (45%-50%). Porque no os lo he comentado antes, pero a mayor concentración mayor eficacia. Pero recordar, el uso del DEET en Embarazadas, sólo está justificado si viajamos a zonas donde la picadura de un mosquito o insecto pueda poner en riesgo nuestra salud y la de nuestro bebé.
  2. ¿Se puede usar el DEET en Niños? Sí, a partir de los dos años de edad. Y en menores de dos años de edad, pero teniendo en cuenta las concentraciones y haciendo uso de las más bajas. Y reservando sólo los preparados que contengan mayor % de DEET, para casos extremos donde sea imprescindible.
  3. ¿Se puede usar el DEET en madres lactantes? Estaríamos en las mismas que en el caso de los niños. Se puede usar pero teniendo en cuenta las concentración y tratando de evitar concentraciones elevadas si éstas no son necesarias.
  4. ¿Contra que insectos es efectivo el DEET? Este compuesto, va más allá de los mosquitos ;), y nos protege frente a la mayor parte de insectos y arácnidos ;).

Icaridin: Menos mal eh! ;), un nombre algo más asequible y fácil de recordar. Este compuesto es muy seguro, es un derivado de la pimienta, y en concentraciones entre el 10 y el 20% es efectivo frente a la garrapata, mosquitos y moscas. Tiene una otxicidad muy baja, no es graso y para los que el olor os pueda molestar mucho, qu esepási que éste,  no es desagradable (aunque aquí, para “gustos colores” ;))..

Antes de que os lo preguntéis ya os lo digo yo ;). Se puede usar en niños mayores de dos años, haciendo un uso moderado del mismo hasta los 6 años, es decir, no aplicándolo de forma muy frecuente. También está considerado seguro su uso por la OMS. Aunque aquí, aplicaría el mismo criterio que con el DEET.

Y centrándonos en los repelentes “naturales”, tenemos que hablar de los aceites esenciales.

1. Citronela: aceite esencial de origen vegetal. Se desconoce su mecanismo de acción exacto, no es tóxico, pero requiere de aplicaciones más frecuentes. Ah! y no sirve como repelente frente a las garrapatas.

2. Citriodiol o PMD (p-metano-3,8 diol) por rizar el rizo ;). Este compuesto, se obtiene de un tipo de Eucalipto que da lugar a un compuesto con capacidad repelente. Su eficacia a ciertas concentraciones (20%) se ha comparado con la del DEET a la misma concentración, por lo que puede ser una gran alternativa para los que seáis más devotos de “lo natural” ;). Además es un gran repelente frente a muchos insectos y arácnidos.

IR3535 (3-[N-butil-N-acetil]-aminopropionato de etilo): Ufff, me ha costado hasta escribirlo ;). Tela con el nombre, pero no os asustéis, porque sé que impresiona, y cuantas más letras y números vemos, “más peligroso” y “tóxico” podemos pensar que es ;). Pero de nuevo, tranqulidad ;). Este compuesto, con una estructura química similar al aminoácido alanina, es activo frente a mosquitos, moscas que pican y garrapatas. La toxicidad que tiene es mínima ;), pero ojo, eso sí, y nunca mejor dicho, a nivel ocular es muy irritativo, por lo que cuidado con aplicárselo a nuestros pequeños en las manos y la cara. Y si lo hacemos, debemos observarles atentamente para que no se toquen los ojos hasta pasado un tiempo.

  1. ¿Se puede usar IR3535 (3-[N-butil-N-acetil]-aminopropionato de etilo) en embarazadas, lactantes y niños?
  2. En embarazadas se puede usar sin problema, ahora bien, debéis saber que si viajáis a zonas endémicas de paludismo o malaria no está recomendado su uso por la baja protección que ofrece.
  3. En niños: Se puede utilizar en niños a partir de los dos años de edad a concentraciones del 20% y recordar que es muy irritante para los ojos, por lo que mantenerlo fuera de su alcance.

Por lo tanto, frente al uso de repelentes en estos colectivos, ante todo sentido común, es decir, ;), si no vamos a viajar a zonas endémicas, si no vamos a estar expuestos a la picadura de mosquitos que pueda poner en riesgo nuestra salud y la de nuestros retoños, utlizar siempre las alternativas más seguras, es decir, a concentraciones bajas y siguiendo las instrucciones de cada fabricante.

¡¡¡¡En niños menores de 2 meses NUNCA utilizar repelentes y utilizar medidas físicas (ropa y mosquiteras)!!!

Os dejo los enlaces de las fuentes de las que me he nutrido ;). Os recomiendo, especialmente la última, del Centro de Información de Medicamentos de Catalunya, por lo completa e interesante que me ha resultado. Además de las recomendaciones de las OMS, que siempre debemos tenerlas en cuenta.

Fuentes:

http://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/sanidadExterior/salud/pdf/recomendac_y_Medidas_Preventivas_Viajeros_Virus_Zika_7sep2016.pdf

http://www.who.int/emergencies/zika-virus/articles/rumours/es/

http://www.scjohnson.com/en/mosquitoes/es/tips/deet-fact-sheet.aspx

http://www.cedimcat.info/index.php?option=com_content&view=article&id=221:repelentes-de-insectos&catid=41&Itemid=472&lang=es

Feliz día!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: