Buenos días,

Habitual, ¿qué digo habitual?, muy muy habitual ;), es la consulta que soléis realizar, en cuanto a la posible pérdida de eficacia de la píldora anticonceptiva cuando el médico os pauta un determinado tratamiento, o cuando necesitáis tomar algún otro fármaco para tratar alguna dolencia. Mientras os dispensamos, siempre nos decís: “pero….¿este medicamento, afecta a la eficacia de la píldora?”.

Una duda, lógica, normal, y que personalmente, me alegro de que nos hagáis. Por eso hoy, vamos a hablar de ellos, de los fármacos con los que se debe llevar especial precaución cuando los tomemos conjuntamente con los anticonceptivos orales para saber en qué casos es imprescindible o muy recomendable utilizar un método adicional de barrera, es decir, el preservativo, con el fin de evitar embarazos no deseados.Y también, veremos algunos de los fármacos, en los que la “píldora” hace de las suyas y repercute en su eficacia.

Antes de nada, deciros, que aquí vamos a hablar en términos generales sin entrar en detalle específico de cada una de las marcas de anticonceptivos que existen en el mercado que son MUUUCHAS. Por lo que os animo, a que cualquier duda específica que tengáis sobre alguna de ellas, nos la consultéis siempre en la Farmacia.

Pero, lo que si debéis saber, es que en términos generales y por la gran similitud de la composición en muchas de ellas, hay unas interacciones generales que afectan a un gran número de éstos.

Comenzamos…..

Se puede decir que existen dos tipos de interacciones. Las de carácter farmacocinético y las que afectan a nivel farmacodinámico. Es decir:

Carácter farmacodinámico: Hoy en día cada vez se utilizan dosis de estrógenos cada vez más bajas con el fin de minimizar los efectos secundarios que van asociados a éstos. Este hecho, que es “maravilloso” ;), por un lado, porque nos permite tomar nuestra “píldora anticonceptiva” sin apenas sufrir efectos secundarios (dependiendo de cada una), por otro lado, hace que sea más vulnerable a que una posible interacción farmacológica haga disminuir el nivel plasmático de éstos, y por lo tanto reste eficacia al anticonceptivo en cuestión. Debéis tener en cuenta que la biodisponibilidad de los anticonceptivos orales, varía sobremanera de una persona a otra, debido a que se metabolizan en el intestno y el hígado, y aquí, en cuestiones de metabolización, cada uno es “de su padre y de su madre”;). Es decir, va a existir una gran variabilidad individual con la que se pueden presentar las itneracciones.

La vitamina C, sí, sí, la que está en las naranjas, pimientos, fresas…… ;), esta misma, FACILITA la absorción de los estrógenos al competir con ellos en unas reacciones que se denominan de conjugación a nivel intestinal.

Por otro lado, fármacos como la rifampicina, fenobarbital, primidona, fenitoína y carbamazepina, ritonavir y troglitazona,  incrementan la metabolización de los estrógenos por fenómenos denominados de inducción y reducen así su concentración. Es decir, en estos casos, si estamos en tratamiento con los mimos, lo recomendable sería utilizar un método anticonceptivo alternativo o la administración de un anticonceptivo con mayor dosis de estrógeno (> 35 microgramos de etinilestradiol).

Además, la modificación de la flora intestinal con antibióticos puede repercutir sobre los fenómenos de hidrólisis de glucurónido y sulfato de etinilestradiol, alterando así la circulación enterohepática y reduciendo sus niveles plasmáticos. En este hecho hay cierta controversia, por lo que yo suelo recomendar, ante la duda, que utilicéis durante el tratamiento antibiótico y hasta una semana después (por el efecto post-antibiótico de algunos de ellos) un método de barrera (preservativo).

Debemos prestar atención si estamos en tratamiento con antidepresivos tricíclicos, algunos beta-bloqueantes, con diazepam y la cafeína, porque su toma conjunta con los anticonceptivos orales, puede hacer que estos últimos inhiban el metabolismo oxidativo de éstos. Es decir, pueden aumentar sus concentraciones en el organismo, y por lo tanto sus efectos.

Y por último, las interacciones de carácter farmacodinámico suponen, que las modificaciones metabólicas que hemos estado viendo anteriormente pueden alterar la acción farmacológica de los fármacos anticoagulantes, hipoglucemiantes, diuréticos y antihipertensivos.

Por lo tanto, conclusión ;). Consultarnos siempre que tengáis dudas y no os automediquéis ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: