Buenos días,

La época que abarca la segunda quincena de Enero (a veces antes) hasta prácticamente todo el mes de Febrero, según la Universidad, es época de exámenes. Época de estrés, de bibliotecas colapsadas, de noches en vela bajo la luz de tu flexo, época de sacrificios, esfuerzos mentales, horas y horas frente a apuntes, libros, resúmenes y más resúmenes que has conseguido in extremis de otras promociones, del compañero de clase que acude religiosamente todos los días a tomar apuntes, o de los que has creado tú de tu puño y letra 😉 haciendo uso de todo tipo de material, desde los subrayadores de mil colores para resaltar el título, el subtítulo, y los puntos claves, hasta los bolígrafos y lápices para hacer anotaciones en márgenes……

Resultado de imagen de bibliotecas llenas de estudiantes

Y aunque lo más recomendable es estudiar poco a poco, llevar toda la materia la día, y no dejarlo todo para el último momento, la realidad es que somos unos DISFRUTADORES ;), y nos gustan los riesgos. Porque muchos de nosotros, entre los que me incluyo al recordar mi época universitaria, debemos reconocer que en ocasiones lo dejamos para el final. Que las emociones “fuertes” son lo  nuestro ;), y que oye!, todo el mundo siempre dice: “disfruta que la vida son dos días”, pues eso, creo que un universitario, es una de las personas que mejor interioriza esa frase ;). Porque la recompensa a tanto sacrificio, y tantas horas de esfuerzo, es además de tratar conseguir un aprobado, o una nota excelente ;), son esas fiestas que se organizan y que abarcan desde los jueves hasta los domingos ;).

Porque hay sensaciones únicas, como la que uno siente cuando se levanta de la silla, recorre el largo pasillo hasta el profesor, y le entrega el que es el último exámen de ese cuatrimestre, eso sí es una sensación inigualable ;).

Resultado de imagen de fin de exámenes

Y claro, para todo ello, muchas veces necesitáis esa “ayuda” extra, que os de un empujón mental y físico para combatir esa fatiga, para ayudaros a mejorar vuestra concentración, para que os ayude a calmar esos nervios justo antes de entrar al exámen, etc….

Y de eso va el post de hoy, vamos a hablar de esos “esenciales” que deben llevar el complejo vitamínico por el que os decantéis.

Empezamos….

“Necesito, una vitaminas que me ayuden a mejorar la concentración”: esta es una de las frases que más pronuncías cuando estáis en esa vorágine mental ;). Y es que el estrés que ocasiona una época de exámenes lleva en muchas ocasiones a no alimentarnos bien porque queremos aprovechar al máximo el tiempo, evitamos cocinar, comemos cualquier cosa rápida y mal,…..Es por eso, que la carencia de ciertas vitaminas y minerales pueden hacer que nuestros niveles de concentración se vean disminuidos, que la fatiga física y mental aparezca antes de los previsto, que estemos más irritables, y que nuestra capacidad de concentración se vea mermada.

Pero tranquil@s ;), porque en la Farmacia podéis encontrar diversos complejos que os ayudan a conseguir esos niveles necesarios de vitaminas y minerales que tanto necesitáis. Este tipo de complejos deben reunir al menos las siguientes características:

  1. Contener un aporte suficiente de vitaminas del grupo B, porque éstas intervienen en numerosos procesos que contribuyen al buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Además de participar en los procesos metabólicos encargados de transformar los nutrientes en energía, esa energía que tanto necesitamos ;).
  2. Que contengan zinc en las cantidades diarias recomendadas, éste es clave en nuestra función cognitiva. Y es un aliado en nuestra capacidad de concentración, en la gestión del estrés, en el aprendizaje y la memoria.
  3. El calcio: No hay que olvidarse de él, porque además del gran papel que desempeña en nuestros huesos, el calcio contribuye al correcto funcionamiento de nuestros neurotransmisores.
  4. El magnesio, la vitamina C, el manganeso y las vitaminas del grupo B también nos ayudan a disminuir ese cansancio y fatiga que tanto padecemos en esta época “universitaria” ;).

Estos son los básicos que todo complejo vitamínico destinado a esa ayuda que tanto váis buscando durante esa época de éxamenes deben contener. Luego a partir de ahí, para los que no seáis muy nervisosos, y no tengáis problemas en conciliar el sueño, tenéis a vuestra disposición, complejos que además de las vitaminas y minerales antes mencionadas, contienen también cafeína, guaraná, taurina, etc….como estimulantes para reducir esa percepción de excesivo esfuerzo, para aumentar y poder vencer esa capacidad de resistencia tanto mental como física y para mejorar la concentración.

Ahora bien, los que seáis más nerviosos o estéis con algún tipo de mediación específica debéis comunicárnoslo, porque puede ser contraproducente para vuestra salud.

Y para los que tengáis problemas a la hora de dormir, para los que los nervios os jueguen malas pasadas, mi recomendación es que siempre os decantéis por productos naturales a base de extractos valeriana, la Melisa, y la amapola de california entre otros. Y recuerdo esto, porque como siempre, hay ciertos hábitos inadecuados de consumo de fármacos para tales fines, y que suponen un gran riesgo para nuestra salud cuando se ingieren si supervisión médica. Y me estoy refiriendo al famoso Sumial, del cual hablamos en este post.

Si más, os recuerdo, que hagáis un uso responsable de los medicamentos, que nos consultéis todo lo que necesitéis cuando las inquietudes os asalten ;). Porque estamos para ayudaros.

Mucha suerte en vuestros exámenes! Y a disfrutar! ;).

Feliz día!

Beatriz

 

A %d blogueros les gusta esto: