Buenos días,

Ayyy……este tema tiene “miga”, “chicha” o como queráis expresarlo ;). Y es que….salir de la zona de confort, atreverse a llevar a cabo esa idea, ese cambio, dar el paso, dar ese giro a nuestra vida, a nuestra situación laboral, personal o siemplemente enfrentarse a ese “reto” y superarlo, proporciona una sensación de bienestar, de confianza en uno mismo, que sin darnos cuenta repercute y de forma muy favorable en nuestra salud, especialmente la MENTAL. Por no hablar de los preparativos que conlleva, de esa ILUSIÓN que hace que “echemos los restos” ;), en nuestra nueva iniciativa.

¿Qué es salir de nuestra zona de confort?

Aquí, la definición de la misma, es libre. Para cada uno de nosotros cobra un significado que podemos expresarlo de diferentes maneras. El factor común es, dejar a un lado, esa zona segura, donde nos sentimos bajo el cobijo de un conocimiento o control de una determinada situación, donde nos sentimos “protegidos”, alejados del “peligro” que conlleva la incertidumbre. Pero es eso, un sentimiento, una sensación, que si la invertimos (pasando de la seguridad a la “inseguridad temporal”), porque queremos lograr un objetivo diferente, porque queremos desarrollar una nueva idea, porque tenemos una visión diferente de las cosas, hay que apostar por ello. Atreverse, pensarlo, cambiarlo y ejercutarlo. Sólo así, saldremos de dudas, sólo así podremos desarrollarnos íntegramente al sentir que llevamos a cabo aquello en lo que creemos, porque eso sí, TENEMOS QUE CREER en ese CAMBIO, tenemos que CONFIAR en nuestra idea, en nuestro nuevo rumbo.

Resultado de imagen de cambios

¿Cómo salgo de mi zona de confort? ¿Cómo supero las “barreras” para hacerlo?

A veces, salimos de nuestra zona de confort, sin nosotros ser conscientes (que gusto eh! ;)) y como consecuencia del ritmo que marca la sociedad, el sector en el que nos encontremos trabajando, el entorno cercano que tengamos a nuestro alrededor, y los múltiples factores que hoy en día influyen sobremanera en nuestra forma de trabajar y de vivir.

Os pongo un ejemplo para tratar de trasladaros el mensaje. En el mundo de la Farmacia, el cuál conozco algo mejor ;), han habido muchos y múltiples cambios (“y los que te rondaré morena”, como dice el refrán ), que más bien, a mí me gusta llamarlos EVOLUCIÓN y ADAPTACIÓN. Porque, que os quede claro, o vemos los cambios como una evolución necesaria para adaptarnos a las nuevas necesidades que se generan en la sociedad y en nosotros mismos o nos vamos a frustrar y mucho.

Como os decía, en el mundo de la Farmacia, el cual ha evolucionado y cambiado mucho durante los últimos años, hemos tenido que ver como las Farmacias ampliaban sus horarios, dando mayor cobertura de asistencia sanitaria a la sociedad, introduciendo nuevos servicios para mejorar vuestra salud, nuestra salud. La Farmacia está presente en internet, os hacemos llegar a casa esa crema antiarrguas, ese contorno de ojos o ese antigripal que os tiene metido en la cama (esto antes era impensable). El asesoramiento digital por parte de un Farmacéutico ya es una realidad, la accesibilidad al Farmacéutico ha aumentado, y creo que con ello también su respeto y valor por su figura gracias a la influencia tan significativa en nuestro estado de salud.

Han aumentado las sinergias entre los compañeros de profesión y otros profesionales, que esto, para los compañeros de profesión que me lean, tenéis que reconocerme, ha sido un gran reto, y un avance ;).

Con todo esto, quiero trasladaros un mensaje claro a aplicar en todos los ámbitos de vuestra vida: SALIR DE NUESTRA ZONA DE CONFORT, NOS PROPORCIONA LA MOTIVACIÓN NECESARIA PARA EVOLUCIONAR Y RESPONDER A LOS INEVITABLES CAMBIOS. Es, evitar quedarte estancado. Es no quedarte atrás, es dejar a un lado las inseguridades, es anticiparse y dejarse guiar por nuestra “sabia” intuición. Es APRENDIZAJE CONSTANTE. Es VIVIR.

Da igual el sector en el que os encontréis, o la situación personal en la que estéis. Si notáis que estáis estancados, que no estáis motivados, que el “vecino” ya está a la última mientras tú aún estás con una metodología de trabajo que sientes que se queda obsoleta, tan sólo tenéis que hacer algo diferente a lo que veníais haciendo.

¿Cómo salir de nuestra zona de confort y no “morir” en el intento?

Para responder a esta pregunta, que seguro muchos de vosotros os estáis haciendo ahora mismo, os pregunto yo: ¿Qué sería para tí “morir” en el intento?, o mejor dicho ¿”fracasar” en el intento? porque yo sólo le veo ventajas, aquí os enumero unas cuantas:

  1. Aprender en el camino de la experiencia. Ese aprendizaje, que pase lo que pase no “cae en saco roto”
  2. Mejoras la perspectiva de tu negocio, de tu vida personal.
  3. Mejoras tu capacidad de empatía. Ésta es necesaria y está prsente en ese cambio que conlleva salir de nuestra zona de confort, porque inveitablemente nos hace pararnos a pensar en esas nuevas necesidades que queremos cubrir.
  4. Dejas atrás la monotonía, y comienzas a “innovar”, aunque sea una innovación personal, entendiendo como tal, cambios que introduces por primera vez en tu vida, en tu forma de hacer las cosas. Eso también es innovar ;).
  5. Disfrutar. Por normal general, a pesar del miedo y la inseguridad del cambio, uno suele disfrutar al visualizar en lo que será cuando vayamos logrando nuestros nuevos objetivos.
  6. Estamos más contentos, más felices, nuestras relaciones personales y laborales mejoran, en definitiva, los sentimientos positivos ganan a los “negativos” o menos positivos, ¿sabéis por qué?, porque sentimos que hacemos algo por nosotros mismos, porque cada día aprendemos algo nuevo , porque vamos viendo resultados diferentes a los que obteníamos. La confianza en nosotros mismos aumenta, nos valoramos más al ver de lo que somos capaces de hacer. Al final esto se traduce en que hay una mejora significativa en como nos vemos a nosotros mismos.

etc……

Y tú….si sientes que debes cambiar algo, ¿a qué esperas? 😉

 

Feliz día!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: