Buenas tardes,

Ahora que estamos en la época de la gripe y el catarro, los cuales os recuerdo son VÍRICOS y no se “curan” con antibióticos, vamos a hablar de uno de los antibióticos que junto con el Augmentine pediátrico más se prescribe para los más pequeños de la casa. Y los más observadores, me diréis: “Bea, perdona, pero también hay para adultos en “pastillas” ;)”. Algo muy cierto, Denvar, se presenta en una suspensión para los más pequeños y en cápsulas de diferentes concentraciones para los que van o vamos siendo más mayores ;). Para los cuales, la información que aquí os dejo también es de utilidad porque se trata del mismo principio activo.

Pero, hoy nos centraremos en la suspensión (especialmente en la posología), para así, de paso, explicar como se prepara, el dichoso polvo 😉 que viene en el frasco y evitar errores de medicación derivados de su preparación.

¿Qué es DENVAR?

Denvar, contiene el princpio activo CEFIXIMA, (esto es común a las tres presentaciones existentes). Se trata de una Cefalosporina de 3ª generación activa frente a diferentes bacterias causantes de:

  1.  Infecciones de vías respiratorias altas (faringitis y amigdalitis)
  2.  Infecciones de las vías respiratoiras bajas como bronquitis aguda, neumonía, o en casos en los que se sufra bronquitis crónica y se produzca un proceso de reagudización.
  3. En otitis medias.
  4. En infecciones urinarias no complicadas
  5. Etc…

Hay que matizar, que dependiendo de la bacteria que cause este tipo de afecciones, Cefixima será más o menos eficiente en su trabajo ;), ya que en algunas ocasiones, la penicilina es el fármaco de elección. Pero eso, se lo dejamos al médico ;).

Antes de seguir, tengo que desvelaros una información muy importante. Cefixima, es un antibiótico, que pertenece a un grupo llamado antibióticos beta-lactámicos, esto quiere decir, que es “prima hermana” de las penicilinas, por lo que TODOS y TODAS AQUELL@S QUE SEÁIS ALÉRGICOS a las PENICILINAS,  especialmente los que en alguna ocasión, hayáis sufrido alguna reacción anafiláctica debéis utilizarlo con mucha precaución y suspender el tratamiento si observáis cualquier indicio de la misma. Y os preguntaréis: “¿Esto quiere decir que si soy alérgico a las penicilinas no puedo utilizar las cefalosporinas?”, y la respuesta es que sí, Cefixima y en general las cefalosporinas, se pueden utilizar en todos los que seáis alérgicos a penicilinas, siempre y cuando se tenga en cuenta lo que os acabo de comentar, que viene a ser nada más y nada menos que lo que denominamos una REACCIÓN CRUZADA. Por lo tanto, siempre con PRECAUCIÓN y observando como reacciona nuestro cuerpo.

Por supuesto, doy por sentado, que siempre que acudís al médico, si sois alérgicos a las penicilinas o a cualquier fármaco, SIEMPRE se lo comunicáis aunque éste no os pregunte, porque sé, que los secretos no van con vosotros ;). Bromas aparte, os ruego encarecidamente que si sois conocedores de que sufrís alguna alergia medicamentosa, os lo toméis en serio para evitar males mayores.

¿Cuándo debéis llevar cuidado con la toma de Cefixima?

Por regla general, el médico os hace una bateria de preguntas y se asegura de que el medicamento que os prescriba es seguro para vosotros. De todas formas, toda precaución es poca, y deberéis tener especial cuidado y acudir de nuevo al médico si observáis:

  1. Que comenzáis con diarreas de caracter importante, inclusive con sangres en las heces
  2. Si estáis con náuseas o vómitos
  3. Si alguna vez habéis sufrido alguna reacción alérgica (siento ser pesada con esto) a las penicilinas, cefalosporinas o cualquier otro medicamento.
  4. Si vuestro tratamiento es muy largo, porque os hace más vulnerables a poder sufrir una infección por hongos

¿Puedo tomar Denvar si estoy en tratamiento con…..?

Agunos fármacos diuréticos como la furosemina. El nifedipino que actúa a nivel de los vasos sanguíneos, y los anticoagulantes orales pueden modificar el efecto de la cefixima y viceversa por lo que aquí el control médico se hace más importante si cabe. Más que nada, por si se deben llevar a cabo reajustes de medicación durante el tratamiento con cefixima.

¿Denvar se debe dar antes o después de comer?

La pregunta del millón, sobre todo cuando se trata de medicar a nuestros más pequeños. Cefixima se puede dar con o sin comida, por lo que a vuestra elección queda el darle antes o después de comer ;).

¿Cuál es la dosis de Denvar Suspensión que tengo que darle a mi hijo?

Ya sabéis,que las posologías son “propiedad intelectual” ;), del médico, porque él es quien evalúa y decide la idoneidad de una pauta u otra en función de las necesidades y estado de salud. Pero, siempre hay una posología habitual, y en ese caso es la siguiente:

La dosis normal es de 8mg/kg/día, y se puede administrar o una sola vez al día, o dos veces al día con una diferencia de 12 horas entre una toma y otra. OJO!!!! si se opta por la segunda opción, y dáis dos dosis, sería 4mg/kg en cada toma y no 8mg ;).

IMPORTANTE: cada 5ml de la suspensión reconstituida (el jarabe ya preparado y mezcladito el polvo con el agua ;)) contienen 100mg de cefixima. Por lo tanto, si por ejemplo, vuestro hijo pesa 25kg, haríamos un par de regla de tres donde:

De todas formas, ya sabéis que si el médico no os da el cálculo y tenéis cualquier duda acerca de la cantidad que debéis darle, podéis consultar en vuestra Farmacia. Nunca os quedéis con la duda, ya que la dosis y más con los antibióticos es muy importante que se dé la cantidad correcta y acorde a su peso.

En cuanto a la duración del tratamiento, siempre la que el médico os paute.

¿Cómo se prepara la suspensión de Denvar? ¿Cómo debe conservarse una vez rescontituido?

Aquí tenéis los pasos a seguir ;):

  1. En primer lugar, hay que abrir el frasco, que como vienen con cierre de seguridad, a veces es más difícil este paso, que la preparación en sí ;). Para que no os peléis mucho, tan sólo debéis presionar con fuerza hacia abajo el tapón y lo giráis en la dirección que marquen las flechas, entonces escucharéis un ligero y sutil clic ;).
  2. Una vez superada la barrera de abrir el frasco ;), ponéis agua en su interior hasta la marca y volvéis a cerrar con ese dichoso tapón ;).
  3. Lo giráis hacia abajo, y agitáis con cierta “alegría” ;), es decir, de forma vigorosa pero sin haceros daño.
  4. A continuación, lo debéis dejar reposar unos minutos sobre una superficie plana, y en caso de ser necesario enrasar con agua hasta la marca. Tras lo cual, debéis volver a agitar.
  5. Después, tan sólo es introducir la jeringa y extraer con su ayuda la cantidad pautada por el médico.
  6. Para administrarlo, podéis hacerlo como más cómodo os resulte o mejor dicho, como vuestro retoño mejor se lo tome. O bien desde la jeringa o con cuchara.
  7. Por último, cerráis el frasco, limpiáis con un poco de agua la jeringa y a la NEVERA. Si, una vez reconstituido, se guarda en el frío, con una temperatura entre los 2 y 8 grados hasta la próxima dosis.

¡Importante, al tratase de una suspensión, acordaros siempre de agitar bien el envase antes de administrar cada dosis!

Y pasados 14 días desde su reconstitución, se lleva al punto SIGRE de la Farmacia ;). NO SE DEBE USAR PASADO ESTE TIEMPO. Ahora bien, si no hemos abierto el envase para reconstituirlo, lo podemos dejar en casa fuera de la nevera, y en este caso, la que “manda” es la caducidad que marque el envase.

Ya sabéis, recordaros, que se debe hacer un uso prudente de los medicamentos y nunca automedicarse y mucho menos con los antibióticos.

 

Feliz día!

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: