Buenos días,

Sé que Bactroban os suena a muchos de vosotros, es uno de esos medicamentos que acudís a la Farmacia a pedirlo con seguridad y firmeza 😉 porque ya lo conocéis de una vez que os lo recetó el médico hace años cuando tuvísteis ese problema en la piel y os fue fenomenal. Pero claro, al ir a echar mano de él en el botiquín de casa, el tubo estaba caducado de hace unos meses y lo traéis como un “cadáver” ;), para depositarlo respetuosamente en el punto SIGRE de la Farmacia, no sin antes, decirnos: “buenos días, quiero un tubo como este que se ha caducado”.

Pero ya sabéis que la consencuencia de pedirnos una pomada como Bactroban sin receta médica, es un NO por respuesta, acompañado de, “acude de nuevo al médico para que valore y te recete lo más adecuado”. A lo que como siempre podemos obtener un gesto de disgusto, otros nos miráis sorprendidos diciendo: “¿Cómo?”, y otros, en contadas ocasiones nos decís: “De acuerdo, iré a ver que me dice, GRACIAS” ;).

¿Qué es Bactroban? ¿Por qué necesita receta médica?

Lo primero de todo, decir que es un medicamento muy seguro y eficaz, pero se trata de un antibiótico, por lo tanto ya sabéis: ANTIBIÓTICO = RECETA MÉDICA y esto se aplica a todos ellos, ya estén en presentación pomada, en jarabe, en cápsulas, en comprimidos, etc, etc….

El principio activo que contiene Bactroban se llama MUPIROCINA, un sinónimo de su nombre original farmacológico, que es el ácido seudomónico. Éste va “por libre” 😉 porque posee una estructura química muy diferente al resto de antibióticos, que hace que no esté incluido en ningún grupo.

El mecanismo de acción quizás os “aburra”, pero para los más curiosos aquí lo dejo a título informativo. Actúa inhibiendo la síntesis de proteínas al competir con la isoleukina (que no os asuste el nombre ;), es un aminoácido natural) por su sitio de fijación a la enzima isoleucil-ARN sintetasa; esta enzima cataliza la formación de isoleucil-ARN que transporta isoleukina al ribosoma para ser incorporado a la cadena de aminoácidos en crecimiento. Su efecto es principalmente bacteriostático (impide la reproducción de las bacterias sin llegar a destruirlas), aunque si se alcanzan concentraciones muy elevadas llega a ser bactericida (destruye las bacterias).

Una curiosidad importante, el princpio activo Mupirocina, tiene “firmado un contrato de exclusividad con la vía tópica” 😉 y se administra únicamente por vía tópica, ¿sabéis por qué?, porque si se administra de forma sistémica, ésta es metabolizada casi por completo y con gran rapidez en el hígado dando lugar a la formación de un metabolito inactivo, por lo que serviría de poco.

Además, esa seguridad de la que os hablaba es debida, a que la absorción a través de la piel es escasa.

¿Para qué está indicado Bactroban pomada?

Bactroban está indicado para tratar infecciones SUPERFICIALES de la piel com impétigo, foliculitis, forunculosis, así como algunas dermatitis atópica, dermatitis de contacto, eczematosas, y lesiones que cutáneas susceptibles de ser sobreinfectadas y con extensión limitada.

¿Cómo se usa Bactroban pomada?

Lo primero, y más importante de todo, recalcaros, que cuando la infección es muy extensa, existe celulitis o aparecen signos sistémicos de infección, debéis volver al médico porque igual debe considerar la posibilidad de utilizar un tratamiento vía oral con antibióticos.

Bactroban pomada debéis aplicarla sobre la zona previamente limpia, y eso sí, con vuestras manos bien limpias ;), de dos a tres veces al día, utilizando una pequeña cantidad pero suficiente para cubrir la zona. Y tras cada aplicación, volver a lavar las manos. Por supuesto, y ya sabéis, esta posología es susceptible de ser variada por el médico, quien por la valoración la adecuará a vuestras necesidades.

Os preguntaréis: “¿Cuánto tiempo puedo estar usando Bactroban pomada?”: La duración del tratamiento suele ser unos entre 5 y 10 días, y si entre el tercer y quinto día no se observan signos de mejoría, es recomendable volver al médico. La razón es sencilla, se debe evitar usar más de 10 días, para prevenir la aparición de posibles resistencias porque os recuerdo, estamos hablando de un antibiótico ;).

¿Todo el mundo puede usar Bactroban?

Ya os he comentado, que Bactroban es seguro y eficaz, ahora bien, si sois alérgicos a Mupirocina o a algunos de sus componentes, debéis absteneros de usarla. Además al contener polietilenglicol (macrogol) que al ser aplicado sobre la piel dañada puede ser absorbido, especialmente en zonas muy extensas (donde ya hemos dicho que no debe ser aplicada), y sufrís de insuficiencia renal moderada o grave debéis tener especialmente precaución porque puede agravarla.

Bactroban pomada, no está indicada para la zona de la NARIZ, para eso existe la específica NASAL, por lo que abstenerse de usarla en ella.

Y si observáis sensación de quemazón, picor, enrojecimiento de la piel, sequedad o sensibilización de la zona de aplicación, lo mejor es suspender el tratamiento y visita al médico ;).

¿Puedo usar Bactroban pomada con…?

Debido a su escasa absorción  a través de la piel, el riesgo de interacciones es bajo. Eso sí, no os apliquéis otras pomadas en la misma zona de aplicación de Bactroban mientras estéis en tratamiento con el mismo.

Y en cuanto a lo que puede ocurrirnos de efectos indeseados derivados de su uso, deciros, que el más frecuente es la sensación de “quemazón” en la zona de aplicación, cesando ésta cuando dejamos de aplicarla.

Y como antes, hemos nombrado a Bactroban NASAL, por alusiones ;), se merece que expliquemos brevemente que la diferencia de la pomada y cómo se aplica ;).

La principal diferencia en su composición radica, en que la Nasal no contiene macrogol,  en cuanto a su forma de aplicación, aquí os dejo cómo se debe aplicar de forma correcta:

Lavar las manos antes y después de aplicar la pomada, esto es un factor común a la pomada ;).

Con el dedo meñique o con un aplicador de punta de algodón (bastoncillo o torunda), aplicar una pequeña cantidad de pomada, similar en tamaño al de la cabeza de una cerilla (aproximadamente 30 mg de pomada), en la superficie interna de cada fosa nasal. Ojo!, hago un apunte, si vuestro dedo meñique es muy grueso, mejor absteneros de utilizarlo, para evitar haceros daño y poder asegurar que os aplicáis de forma correcta la crema. Y si os decantáis por usar la punta de algodón, cuidado con introducirla demasiado.

Después con cuidado y ayuda de los dedos, masajear suavemente para que la pomada se extienda dentro de la nariz.

También se puede utilizar de 2 a 3 veces al día, durante un máximo de 7 días.

Y sin más, me despido, recordandoos que quedo a vuestra disposición para cualquier duda, y que hagáis un uso responsable de los medicamentos ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: