Buenos días,

Ahora sí, que sí, parece que llega el frío de verdad, después de este extraño y atípico “veroño” que estamos viviendo y ya se escuchan, cada vez con más frecuencia el sonido típico de las tos, al que siempre precede por parte del interlocutor con el que estemos un: “ayyy..madre mía la que has pillado”, “Ufff…vaya tosecita tienes”, “ves a la Farmacia y que te den algo para esa tos”, “yo que tú, me miraría esa tos, no tiene buena pinta”, y un largo etc, de expresiones, frases, argumentos, vivencias personales con la tos ;), y un sinfín de “historietas” que bien podrían ser dignas de recopilación.

¿Qué es exactamente la tos?

La tos es un fenómeno que se caracteriza por la contracción sinérgica y convulsiva de los músculos torácicos y abdominales. Cuando la iniciamos, suele hacerse con una rápida inspiración de la que en muchas ocasiones no somos conscientes, seguida de un cierre de la glotis que suele durar unos 0.2 segundos. Además se produce un aumento muy brusco de la presión pleural y abdominal. Todo esto ocurre, para darle “vidilla” ;), al flujo respiratorio, es decir, para hacer que éste se acelere.
En ocasiones, tosemos sólo una vez, pero en la mayoría de los casos, el primer golpe de tos suele ir seguido de otros de intensidad decreciente.


Cuando se produce un golpe de tos, éste provoca un flujo lineal que interactúa con las secreciones para crear un flujo llamado “aire-líquido”, donde la energía se transmite del aire al líquido para así, conseguir desprender y mover el líquido con el fin de producir la expectoración del esputo, la cual dependerá de la viscosidad y elasticidad de las secreciones. De ahí, que en ocasiones necesitemos ayuda con ciertos mucolíticos y expectorantes.
La tos como acto reflejo es provocada por estímulos que actúan dentro o fuera de las vías respiratorias. La respuesta refleja requiere un centro integrador que programe la sucesión de mecanismos; este centro se encuentra en el bulbo y tiene una estrecha relación con el centro respiratorio, aunque al parecer es independiente de él.
Fisiológicamente sólo tiene sentido la tos que se deba a estímulos provocados dentro de las vías respiratorias y que estén destinados a expulsar secreciones o cuerpos extraños. Por otro lado, cuando la tos se produce por estímulos meramente irritativos o fuera de las vías respiratorias se dice que es tos no productiva.
Terapéuticamente la tos productiva (con moco) debe ser conservada, salvo situaciones excepcionales. Y si la tos es no productiva (seca) hay dos opciones: o se completa con medidas que la hagan productiva, si la secreción es muy viscosa o está muy encajada en la porción más baja del árbol respiratorio, o se suprime.
Como véis, y podríamos seguir hablando de ella, la tos y sus diferentes tipologías dan para mucho ;). En el post de hoy nos centraremos en la tos SECA o IRRITATIVA y en el uso del Dextrometorfano como una de las alternativas a su tratamiento.

¿Qué es el dextrometorfano?

El dextrometorfano es un opioide tetracíclico (metilmorfinano), de eficacia antitusígena similar a la codeína pero con menos efectos depresores del Sistema Nervioso Central y menos tasa de estreñimiento.
Y aunque se trata de un opioide (ya sabéis la precaución que se debe llevar en el uso de los mismos), su capacidad adictógena es mínima, aunque en algunos casos se puede llegar a abusar del mismo con dosis elevadas para conseguir unos efectos similares al cannabis.El dextrometorfano se utiliza para tratar la tos seca o irritativa, por depresión del centro medular de la tos.

Resultado de imagen de dextrometorfano

A la pregunta de: “¿qué cantidad debo tomar?, ¿con qué frecuencia?”…

En adultos y niños mayores de 12 años, la posología habitual, es tomar 15mg de dextrometorfano cada 4-6 horas, con un máximo de 60mg al día.
En niños de 2 a 6 años la posología suele estar entre 2.5 – 5mg /4-6 horas horas y en los niños de 6 a 12 años entre los 5-10mg hasta un máximo de 15mg.

Evidentemente, aunque las posologías habituales sean cada 4-6 horas, si cada 8h o cada 12 horas conseguimos el efecto deseado, mejor ;). Y por otro lado, si el médico nos pauta una posología diferente a la aquí indicada, siempre lo que él diga ;).

Ah!!! MUY IMPORTANTE. Ojo!, estamos hablando del dextrometorfano en general y no de ninguna marca en concreto (romilar, cinfatos antitusivo, etc…) por lo que tener en cuenta que la posología que aquí os indico está expresada en mg no en ml! ;).
Normalmente en las presentaciones que existen en jarabe, las cantidades en adultos, suelen ser de 5ml cada 6 u 8 horas, esto es en el caso de:
– Romilar
– Cinfatós
– Etc….
Además sabéis que también existen presentaciones en “pastillas” por lo que cuando decidáis utilizar estas presentaciones porque el jarabe no queréis verlo “ni en pintura” ;), tener en cuenta que no es un caramelo, y que debéis respetar la posología ;).
En todo caso, cuando acudáis a vuestra Famacia, ante la duda de que cantidad en ml tomar, siempre consultárnoslo ;).

Duración del tratamiento con Dextrometorfano, nunca más de 7 días, en ese caso al médico ;).

Importante, porque es muy frecuente, que cuando estamos “enfermos” con catarro, gripe, nos atiborremos a zumo de naranja 😉 como si no hubiese un mañana. Pues, bien, al respecto debéis saber que el zumo de naranja y el zumo de pomelo pueden aumentar los efectos secundarios que povoca la ingesta de dextrometorfano por lo que os recomiendo evitarlo conjuntamente.

Resultado de imagen de zumo naranja

¿Qué efectos secundarios puede producir la toma de dextrometorfano?

Son escasos, pero como todo medicamento, está sujeto y limitado en cierta manera a los mismos. Éstos son:
Somnolencia, mareo, vértigo, algo de estreñimiento, molestias gastrointestinales náuseas y vómitos.

“Bea, si estoy tomando….¿puedo tomar dextrometorfano?”

Aquí debéis tener en cuenta, que los que estéis tomando:
1. Antidepresivos (fluoxetina, paroxetina)
2. Bupropión (Zyntabac, para dejar de fumar)
3. Selegilina (para tratamiento del parkinson)
Entre otros, debéis evitar tomar dextrometorfano porque hay un elevado riesgo de que se produzcan episodios de excitación y aumento brusco de la tensión arterial, entre otros.
Además siempre debéis confesarnos vuestros tratamientos 😉 cuando acudáis a la Farmacia o al médico, para poder valorar la adecuación del tratamiento con dextrometorfano ;).

Sin más, deciros, que aunque dextrometorfano se puede adquirir sin receta médica, debéis ser precavidos en su uso y por supuesto si la tos persiste más de 7 días debéis acudir al médico.

Feliz día!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: