Buenos días,

Mmmm….muchos de nosotros disfrutamos comiéndonos unas buenas gachas manchegas en un día donde el frío “aprieta” 😉 o simplemente un buen trozo de queso manchego curado con un trocito de pan y algo de aceite de oliva, ¿verdad? ;). Y es que, el placer de comer determinados alimentos proporciona un estado de satisfacción mientras se comen que poco se puede equiparar a otras sensaciones ;).

Resultado de imagen de gachas manchegas

Pero todo en esta vida, lo que más nos gusta o con lo que más disfrutamos en la mesa, en la mayoría de los casos suele ser nocivo para nuestro estado de salud si se abusa de ellos. Y digo se abusa, porque uno puede darse un capricho aunque sea una o dos veces al año ;). Eso sí, siempre con mucho cuidado y sin excederse, no vaya a ser, que nos comamos en un día lo que no hemos comido en todo el año ;).

Y esta introducción viene, no porque vayamos a hablar de la gastronomía manchega o de los pueblos de España ;). Sino, porque tanto los que tenéis el colesterol elevado y estáis tomando esa “pastillita” (generalmente) por las noches para que éste no se dispare, como los que por el momento lo mantenemos a raya, no podemos descuidarnos, ni bajar la guardia, porque un parámetro como es el colesterol, y según en qué edad nos encontremos de nuestra larga y feliz vida ;), debe siempre vigilarse de cerca para evitar las temidas enfermedades cardiovasculares.

Existen hoy en día múltiples tratamientos y pautas tanto dietéticas, farmacológicas, de estilo de vida, etc…que ayudan al correcto mantenimiento de nuestros niveles de colesterol.

Centrándonos en el tratamiento farmacológico, está el más conocido y popular de todos. Es el tratamiento con hipolipemianes potentes que ayudan a tratar de reducir la mortalidad cardiovascular y la mortalidad global, éstas son las ESTATINAS. Es decir, vuestra “pastilla” del colesterol, esa cuyo principio activo acaba en “-ina”  ;), y que suelen tener nombres de lo más pintorescos ;). Ya sea simvastatina, atorvastatina (Cardyl, prevencor, zarator…), fluvastatina (digaril, lescol…) etc…., Pitavastatina (alipza), etc….

Este grupo de fármacos son inhibidores competitivos de la HMG-CoA reductasa, una enzima limitante en la síntesis del colesterol, bloqueando el acceso del sustrato al sitio activo de la enzima. Su acción principal, y la razón de ser de estos fármacos, es la de reducir los niveles del LDL-colesterol ( el “malo”), incluso aumentar de forma muy ligera los niveles de HDL-colesterol (el “bueno”) y además, para más “inri” disminuye aunque de forma muy modesta los niveles de triglicéridos.

Resultado de imagen de estatinas

Todas las estatinas poseen efectos similares (que no iguales) aunque eso sí, varían en su potencia y por tanto, en su rango de dosis recomendada por parte del médico. Una estatina será tanto más potente, cuando se obtenga el efecto deseado con la menor dosis.

Y si nos centramos en los efectos indeseables que causan este grupo de fármacos, hay que destacar uno por encima de todos, y es el de las MIALGIAS (dolores musculares). Un efecto que aunque en los ensayos clínicos su incidencia no es muy elevada (1-5%), en los estudios observacionales y de postcomercialización oscila entre un 7 y un 29% de los pacientes tratados con las mismas.

Algunos de vosotros, llegáis a la Farmacia, aquejados de dolores musculares, sin saber el motivo aparente de los mismos. He de deciros, que en muchos casos, son dolores asociados a otras patologías o estados físicos. Pero en otras, sacamos el “Columbo” ;), que todos llevamos dentro, y hacemos de “detectives” en búsqueda de una “causa-efecto” que relacione la toma de ciertos medicamentos con vuestra dolencia, podemos llegar a la conclusión o sospecha de que esa “pastilla” del colesterol es la que os está produciendo esos incómodos dolores o agravando los que ya padecíais. Por lo que derivaros al médico para que valore beneficio-riesgo puede ayudaros a mitigar o solventar el problema.

Esto no es una regla exacta, pero si que es cierto que este tipo de síntomas musculares asociados a la toma de estatinas, suelen seguir un patrón similar, como es la aparición de forma simétrica, afectando sobre todo a muslos, glúteos, pantorrillas y espalda. Suelen aparecer de forma precoz, (a las 4-6 semanas de iniciar el tratamieto), pero ¡ojo!, pueden hacerlo hasta años después. También pueden aparecer si el médico nos ha aumentado recientemente la dosis o si hemos tenido que iniciar un tratamiento con otro fármaco que esté interactuando con nuestra estatina.

¿Quiénes tienen más predisposición a sufrir los síntomas musculares asociados a la toma de estatinas?

  1. Las mujeres
  2. Ser mayor de 55 años
  3. Tener un índice de masa corporal bajo
  4. Ser de raza asiática
  5. Tener antecedentes de miopatía con hipolipemiantes
  6. Historial de dolores previos musculares sin causa conocida.
  7. Actividad física intensa
  8. Consumo excesivo de alcohol
  9. Uso concomitante de fármacos que pueden producir mialgia (corticoides, neurolépticos, antirretrovirales, inmunosupresores, analgésicos, antiinflamatorios, opiodes, fibratos, etc..) o dar lugar a interacciones farmacocinéticas. Las interacciones suelen ser una causa frecuente en el aumento de la aparición de dolores musculares, por lo que el control médico y farmacéutico es clave para la detección precoz.

Haciendo hincapié en esas interacciones, os dejo un ejemplo, de algunas de ellas y su principal consecuencia entre otras:

La rabdomiólisis es una afección que da lugar a la descomposición de las fibras del tejido muscular, lo que provoca la liberación de mioglobina en grandes cantidades y que hace que ésta llegue al riñón llegando a causar graves daños renales (insuficiencia renal aguda).

Por lo tanto, una vez más, (perdonar la pesadez), os insisto en la importancia de NO AUTOMEDICARSE para evitar efectos secundarios graves.

Os recuerdo!, quererse un poco más ;). Hacer ejercicio, comer sano, caprichos sí, pero con moderación y prudencia y ante todo, cuando tengáis dudas, CONSULTARNOS!! y CONSULTAR A VUESTRO MÉDICO!! ;).

Feliz día!

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: