Buenos días!

Hoy que es un día festivo, y que la mayoría de nosotros, estamos en casa, relajados, disfrutando de la familia y celebrando con nuestras queridas Pilares ;), su gran día; es un momento perfecto para pararse, pensar y reflexionar en nosotros mismos y nuestra salud mental. Y es que, cuando el trabajo da una tregua gracias al calendario, emplearlo en llevar a cabo actividades y acciones que nos hagan sentir bien y desconectar “debe ser casi una obligación” para tomar cierta distancia con la rutina y algo de perspectiva en los casos en los que sea necesario. Porque en ocasiones el trabajo llega a abrumar, llegar a fatigar mental y fiísicamente, porque la complejidad de cada profesión unida a las relaciones laborales son todo un reto diario al que algunos os enfrentáis y de qué manera, ¿verdad? 😉

El pasado 10 de Octubre, se celebró el día Mundial de la Salud Mental, un día que no puede y no debe pasar desapercibido por tod@s nosotros por lo que implica. Y es que, nuestra salud mental puede verse deteriorada con el paso del tiempo por múltiples factores, que a largo plazo hacen necesario el recurrir a un tratamiento multidisciplinar que ayude a recuperar ese bienestar mental y emocional del que se partia. Nosotros desde las Farmacias lo vemos a díario, por las historias que nos contáis, por la gran cantidad de ansiolíticos, hipnóticos, antidepresivos y demás fármacos relacionados con la salud mental que dispensamos a diario.

Según la OMS, “ser poseedores de una buena salud mental es el estado en el que se tiene un completo bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de enfermedades o afecciones”

Resultado de imagen de sentimientos

Este año, el lema que se ha escogido para tal día, es la SALUD MENTAL EN EL TRABAJO, por lo que os pido hagáis un ejercicio personal de reflexión donde evaluéis cuál es vuestra “salud mental en el trabajo”, para ello podéis preguntaros:

  1. ¿Qué sentimientos me genera el ir a trabajar?
  2. ¿Me gusta la labor que desempeño día a día?
  3. ¿Me siento valorado en mi puesto de trabajo?
  4. ¿Qué margen de actuación tengo en mi puesto de trabajo?
  5. ¿Qué me motiva de mi trabajo?
  6. ¿Qué cambiaría de mi puesto de trabajo?
  7. ¿Cómo es la relación con tus compañeros de trabajo y con tus superiores?
  8. ¿Puedes compatibilizar tu vida fuera del trabajo con el horario que posees?

Pararse y pensar de vez en cuando es necesario y muy BENEFICIOSO PARA LA SALUD ;). Además, en función de las respuestas que obtengáis podréis actuar en consecuencia.

Atención a estos datos, según la OMS, más de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión, y más de 260 millones de personas padecen trastornos de ansiedad. Y aunque nadie estamos a salvo de poder sufrir un episodio de alguna de estas afecciones, si podemos PREVENIR y MANTENER A RAYA NUESTRA SALUD MENTAL.

En el trabajo pasamos gran parte de nuestra vida, dedicamos gran parte de nuestros esfuerzos a ello. Primero nos formamos, luego nos especializamos, y por último nos “entregamos” a nuestras funciones diarias, para dar lo mejor de nosotros, y obtener reconocimiento de diferentes formas.

Por eso, y para todos los que queráis ponerlo en práctica, os quiero proponer 3 acciones que podéis llevar a cabo desde el mismo momento en el que las leáis y que os ayudarán a mantener un estado mental saludable:

  1. “Recarga las pilas cada día”: Reservar cada día el tiempo suficiente para poder hacer algo que realmente te guste y te ayude a evadirte, a no pensar. Eso sí, que sea algo factible, no me digáis, que sólo os hace felices tener 6.000.000 millones de euros en la cuenta bancaria y una isla con vuestro nombre ;). Estoy segura, que encontraréis pequeños grandes placeres diarios que os recarguen las pilas ;).
  2. “Reaccionar a nuestras emociones”: Presta atención a los sentimientos que se te generan a lo largo del día y toma medidas al respecto. Debes recordar y saber que reflejarás en los demás lo que sientas, que la percepción que los demás tengan de tí, será la que tú proyectes.
  3. “Tirar la basura cada día”: Esta es la más importante de las 3 ;).  Permitirme la expresión, pero ¿no creéis que también deberíamos “tirar la basura emocional” cada día? Imaginaros, acumular en casa bolsas y bolsas de la basura orgánica, plásticos, cartones, etc..que generamos a diario, ¿es impensable, verdad?. De hecho, las personas que así lo hacen se dice que padecen la enfermedad denominada síndrome de diógenes. Es decir, se abandonan social y personalmente llegando a acumular grandes cantidades de basura y desperdicios en sus hogares. Por eso, es de vital importancia, que “DESECHEMOS LAS EMOCIONES NEGATIVAS”, que “TIREMOS AL CONTENEDOR DE LAS EMOCIONES” todo aquello que al final del día no nos aporta nada, y que sólo hace que ocupar parte de nuestra mente, impidiendo que ese espacio sea ocupado por algún estado de ánimo o emoción que nos haga sentir bien. NO DEBEMOS ABANDONARNOS EMOCIONALMENTE.

 

Y ahora os dejo, con vuestras reflexiones, vuestras acciones, y distracciones ;). No juzgueís vuestros sentimientos y emociones. Analizarlos, prestarles atención y actuar para disfrutarlos, o reconvertirlas en caso de que éstas sean “nocivas” para vuestra salud mental.

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: