Buenos días,

Una duda muy frecuente, y más con los cambios que se han producido en los últimos tiempos en cuanto a las prestaciones farmacéuticas en España, es saber qué cantidad hay que pagar por receta. Antes era muy fácil, si tenías la “papeleta de color rojo” no pagabas ;), y si tenías la “papeleta verde” te tocaba pagar ;).

Seguro que alguno de vosotros y vosotras os habéis preguntado alguna vez: “¿Por qué mi vecina del quinto paga menos que yo?, ¿Por qué hay determinados fármacos que siempre pago por ellos 4,24 euros? ¿Por qué mi abuelo que antes no pagaba, ahora paga?, ¿Por qué pago casi 20 auros al mes y Jacinto paga la mitad? ….y un largo etc…de dudas que espero queden todas resueltas después de que leáis el post ;).

Nuestro querido Real Decreto Ley (RDL 16/2012 de 20 de abril de 2012), de sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, estableció que la aportación de los usuarios en la prestación farmacéutica ya no se relaciona exclusivamente con su calificación como activo (“papeleta verde”) o pensionista (“papeleta roja”), sino que además sea proporcional a su nivel de renta, actualizado anualmente.

Cuando acudís a la Farmacia, no tenéis que aportar ningún documento para acreditar vuestro nivel de renta. Porque, aquí no hay secretos ;), y  Las Comunidades Autónomas reciben la información necesaria del tipo de usuario (activo, pensionista…) directamente del INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social). De la misma forma, que reciben la información del nivel de renta y patrimonio directamente de la Agencia Tributaria. Y es que…..a nuestra querida Agencia Tributaria no se le escapa una ;).

El nivel de renta facilitado se obtiene del dato de la renta consolidada, consignado en la casilla de base liquidable general y del ahorro en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del año anterior. Por ejemplo, la aportación farmacéutica en 2016 se establece por la declaración de la renta y patrimonio del año 2015, que a su vez tiene en cuenta la renta y patrimonio del año 2014.

Por lo tanto, y en función de ésta, se establacen los siguientes rangos de aplicación farmacéutica, y que nos “clasifican” por los siguientes números y letras como si fuésemos de “diferentes equipos” ;).

Como véis, el “equipo” del TSI 005 es el que más debe abonar por cada medicamento que retire con receta de la Seguridad Social, estando el TSI 001 exento.

Además hay tres “equipos” más ;), como son los pertenecientes a cuando se produce un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, los pertenecientes al síndrome tóxico, otras discapacidades, etc… y los de Campaña Sanitaria, en cuyos casos:

 

Y me diréis, vale Bea, y ahora, ¿cómo puedo saber a qué “equipo” pertenezco?

Lo primero que hay que saber, es que, hay que distinguir entre activos y pensionistas, porque los “equipos” no son los mismos ;).

Para todos los que estéis activos, aquí os dejo los rangos que os indicarán en que equipo os  “toca jugar” ;).

De acuerdo con la renta y patrimonio informados por la Agencia Tributaria, la aportación de los activos es la siguiente:

Renta inferior a 18.000 € pagarán el 40% del PVP (Precio de venta al público) de cada envase, sin límite mensual.
Renta entre 18.000 € y 100.000 € pagarán el 50% del PVP de cada envase, sin límite mensual.
Renta igual o superior a 100.000 € pagarán el 60% del PVP de cada envase, sin límite mensual.

Y para todos aquell@s que seáis pensionistas los “equipos” están formados por las siguientes características ;):

Por regla general los pensionistas, en el momento de la dispensación, tenéis que abonar un 10% del PVP del medicamento o producto sanitario, con un tope mensual de aportación o límite máximo de aportación (LMA) conforme al nivel de renta y patrimonio informado por la Agencia Tributaria.

Desde el 1 de enero de 2015, el límite máximo de aportación mensual es el siguiente:

8,23 euros a los pacientes con renta inferior a 18.000 euros
18,52 euros a los pacientes con renta igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000 euros
61,75 euros a los pacientes con renta superior a 100.000 euros.

El límite máximo de aportación mensual se publica anualmente desde el Ministerio de Sanidad en función de la variación del IPC (Índice de Precios al Consumo).

Por último, y no por ello, menos importante, queda comentaros que existe un “equipo independiente” ;), que lo componen los medicamentos llamados de aportación reducida, y entre los cuales la mayoría son utilizados en tratamientos crónicos y por los que se abona un 10% de su PVP, con un máximo de 4,24€ por envase (variando esta cuantía máxima según variaciones anuales en el IPC). Eso sí, si perteneces a algún “equipo” donde estés exento de abonar, eso seguirá siendo así ;). Además, los pacientes con VIH/SIDA también tienen esta aportación en los medicamentos financiados por el Sistema Nacional de Salud dispensados a través de recetas oficiales.

Por ejemplo: Una insulina que cuesta 75,03€ al ser de aportación reducida porque lleva en su envase el cícero negro junto a las siglas A.S.S.S. pagaremos por ella 4,24€, que es el importe máximo a pagar por envase. (aunque el 10% del mismo sea un importe superior).

Resultado de imagen de aportación reducida medicamentos

Ya solo os toca “hacer cuentas” ;), y descubrir a que “equipo” pertenecéis ;). En las recetas lo encontraréis impreso. Y si por cualquier motivo, consideráis que estáis en el equipo equivocado ;), mi consejo es que acudáis al instituto de la seguridad social que os corresponda para aclararlo.

Como he comentado en varias ocasiones a lo largo del post, estos datos en materia referente a cuantías, varían cada año según los cambios que se producen en el IPC, por lo tanto, no os “aferréis” a estas cifras, porque seguro variarán.

Sin más, espero que quede resuelto el misterio de por qué la vecina del quinto paga más o menos que nosotros ;), y por qué Jacinto paga la mitad si los dos soís jubilados ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: