Buenos días,

Seguramente que habéis oído hablar de la MELATONINA, de hecho, much@s de vosotr@s acudís a la farmacia pidiéndola. Especialmente cuando váis a viajar o en esta época del año que tras las vacaciones hemos cambiado ciertos hábitos, entre los que se incluye el del sueño.

Vamos a comenzar hablando de su mecanismo de acción y donde se encuentra, y aunque esta parte es algo más técnica, no deja de ser de gran importancia para entender como funciona la melatonina en nuestro organismo. Además si estáis dispuest@s a tomarla, digo yo, que os gustará saber lo que tomáis, no? ;).

La melatonina es una neurohormona que se sintetiza en la glándula pineal. Ésta pesa en los seres humanos alrededor de 150mg y ocupa la depresión que existe entre el colículo superior y la parte posterior del cuerpo calloso. Aunque hay conexiones entre la glándula pineal y el cerebro, aquélla se encuentra fuera de la barrera hematoencefálica y está inervada principalmente por los nervios simpáticos procedentes de los ganglios cervicales superiores.

Durante décadas se creyó que era una innecesaria reliquia del proceso evolutivo ;). En la actualidad, y gracias, a numerosas investigaciones, en especial las de los doctores Walter Pierpaoli y William Regleson, se puede afirmar que la glándula pineal es el auténtico centro de control de los sistemas endocrino e inmunológico, e interviene en los principales procesos vinculados al envejecimiento.

La melatonina va de la mano de la serotonina, ya que es sintetizada a partir de la misma. La epífisis contiene todas las enzimas necesarias para sintetizar esta última hormona desde el triptófano, así como dos enzimas requeridas para convertir la serotonina en melatonina.

Una cararterística única de la glándula pineal es que la síntesis y la secreción de melatonina está profundamente influida por el ciclo día-noche. La luz del día hace disminuir la secreción de melatonina debido a que se reduce el impulso de los nervios simpáticos que inervan la glándula pineal. Al comienzo de la noche, se produce la activación de estos nervios, mientras que el incremento en la liberación de noradronalina desde éstos activa los beta-adrenoceptores de la glándula pineal para aumentar la formación de AMPc; con la activción de los adrenoreceptores se amplifica más la respuesta. Este segundo mensajero provoca la activación de la serotonina N-acetiltransferasa, que contribuye a aumentar la síntesis de melatonina.

Por lo tanto, la glándula pineal funciona como un transductor neuroendocrino. En los mamíferos, la información fotosensorial que entra por la retina influye en la actividad de sus proyecciones neuronales, que sirve finalmente para inhibir o estimular la secreción de melatonina. Esto lleva a pensar que la síntesis de melatonina se realiza desde un reloj endógeno, situado probablemente dentro del núcleo supraquiasmático del hipotálamo, que ha sido entrenado normalmente en el ciclo día-noche.

La melatonina y su papel en cáncer

Existen tres razones principales para pensar que la melatonina pueda tener un efecto positivo en la prevención del cáncer. Éstas son :

  1. Si nos remontamos a los años 40 del siglo pasado, salieron a la luz ciertas investigaciones que mostraban, que “algo” producido por la glándula pineal podía detener el crecimiento de tumores cancerígenos y que, si se extirpaba aquélla, crecían con mayor rapidez. Al mismo tiempo, se observó algo sorprendente: las mujeres invidentes mostraban una incidencia de cáncer de mama mucho menor que las videntes. Esta evidencia parecía señalar hacia la melatonina. Efectivamente, la luz diurna no desactiva la glándula pineal de las personas ciegas, lo que supone que su producción de melatonina es sensiblemente mayor. En la última década, diversos estudios han confirmado que la melatonina retrasa el crecimiento de células cancerígenas in vitro y en ratas. Uno de estos estudios confirmó su efecto positivo al retrasar la aparición del melanoma y su propagación.
  2. Como todos sabemos, el sistema inmune es fundamenal para mantener la vigilancia frente a células cancerosas y poner en marcha los mecanismos necesarios para la destrucción de éstas y la regulación del sistema endocrino, también crucial en este tipo de procesos. En otras palabras, la melatonina contribuye al mantenimiento de un sistema inmune fuerte y, como consecuencia, proporciona una mayor protección del “terreno biológico” frente a células parasitadas o mutadas.
  3. Por último, la melatonina es un potente antioxidante. No sólo está presente en casi todas las células del organismo, sino que, además, es liposoluble, lo que le permite atravesar las paredes celulares y posicionarse cerca del núcleo, donde se comporta como una auténtica “escudera” en la defensa contra los radicales libres más nocivos para la vida celular. Por otro lado, la melatonina, a diferencia de otros antioxidantes, no se degrada una vez que neutraliza los radiales libres, sino que permanece estable. Si tenemos en cuenta que esta hormona protege el núcleo y las membranas celulares frente a la agresión de los radicales vinculados a la génesis del cáncer, se hace evidente su interés en la terapia de prevención.

La melatonina es un complementeo totalmente inocuo, pero eso NO SIGNIFICA que pueda utilizarse sin ningún tipo de control, por eso os dejo, unas recomendaciones de como tomarla y cuando no tomarla:

La dosis adecuada es entre 1 y 3 mg al día, generalmente por la noche, una o dos horas antes de irse a dormir. La dosis podría aumentarse pasados los 50 años, (porque nos disminuye la cantidad con la edad). aunque eso se lo dejo al médico, y prefiero dejaros como dosis máxima los 3 mg. Ya que al ser liposoluble como os he comentado antes, puede producir toxicidad al acumularse en el organismo.

Ojo!, si se están tomando medicamentos que actúan sobre los mismos sitemas que la melatoninta. Por ejemplo, potenciadores del sistema inmune o de producción de serotonina (antidepresivos) y antihipertensivos, NO se debe tomar melatonina sin la supervisión médica.

Ojo! si se padece cáncer o se sufren trastornos hormonales graves. Aunque la melatonina puede ser de gran ayuda para prevenir este tipo de enfermedades, cuando se han presentado, sobre todo en sus formas más graves, NO se de be tomar para evitar una posible “confusión” homeostática y endocrina.

LOS NIÑOS y las EMBARAZADAS NO DEBEN TOMARLA si no es bajo uspervisión médica, ya que pueden no necesitarla y su exceso como sabéis, puede acumularse.

 

Feliz día!

 

 

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: