Buenas tardes,

Aún no habíamos hablado de estos minúsculos, incómodos e invasores seres ;), que “tan de cabeza” nos llevan (nunca mejor dicho).

Con la vuelta al cole, se disparan los “temores” ;), al mismo tiempo que cruzamos los dedos y rezamos a todas las Vírgenes y Santos para que este año no vuelva o vuelvan a contagiarse nuestro retoños, con la consiguiente “cuarentena” y lavado integral de todo el textil existente en el hogar ;).

Resultado de imagen de infestacion por piojos

Y es que, el temor a contagiarse y el contagio en sí, se vive con cierta ansiedad en las familias y hogares. Por la incomodidad de los síntomas, por el “que dirán” o pensarán el resto de padres del colegio, por lo que tiembla el bolsillo cada vez que hay que realizar un tratamiento, y por lo tedioso que es el tratamiento en si. Por no hablar del aura de negatividad y estrés que originan unos seres tan rídiculos y pequeños como son los piojos que apenas alcanzan los 3mm en el caso de las hembras.

Pero, os digo un SECRETO ;). No todas esas creencias son reales ;). Además, si seguís las recomendaciones que os damos en las Farmacias, y mantenéis la calma podréis libraros de ellos en “menos que canta un gallo”.

Lo primero que hay que hacer es conocer un poco mejor (eso sí de forma breve, para no aburriors) al “enemigo” en cuestión para poder combatirlo mejor.

Conociendo al “enemigo” ;)…..

La infestación por piojos, formalmente recibe el nombre de Pediculosis, cuyo nombre hace honor al parástio causante de la misma, el temido Pediculus capiti 😉 y que decide instalarse en nuestro cuero cabelludo en la gran mayoría de los casos para picarnos y succionar así nuestra sangre. Los machos son algo más pequeños que las hembras, siendo el tamaño de éstos de unos 2mm y en el caso de ellas de unos 3mm. Se suelen ver a simple vista, y son de un color blanquecino o grisáceo, aunque éste puede variar según el estado de madurez del mismo o de la cantidad ingerida de sangre. Generalmente la hembra pone una liendre por pelo. Les gustan las temperaturas que oscilan entre los 25 y 35º y se encuentran muy cómodos cuando hay cierta humedad. Además, si tienen unas condiciones favorables, los piojos pueden vivir hasta 30 días.

Resultado de imagen de pediculus capiti

 

Y para que dejéis de preocuparos por ciertos aspectos, aquí os dejo algunas de las leyendas urbanas que circulan por ahí ;):

  1. Los piojos NO VUELAN y NO SALTAN 😉 (sólo nos faltaba eso), por lo que para contagiarnos con los mismos, debe existir un contacto directo con ellos, para que éstos puedan agarrarse con fuerza al pelo ;).

Resultado de imagen de volar

  1. Los piojos NO SE TRANSMITEN A TRAVÉS DEL AGUA de la piscina. Cuando éstos entran en contacto con el agua de la piscina, de la ducha o el mar, lo que hacen es “aguantar la respiración” entrando en un estado de letargo  pudiéndolo hacer hasta cuatro horas, tras las cuales vuelven a su estado normal de actividad.

Resultado de imagen de piscina

  1. Los piojos que están depositados sobre la ropa (cuellos) o en los hombros, NO SON CONTAGIOSOS, ya que la mayoría de éstos están muertos o dañados y no suponen riesgo de infestaciones.
  2. Los piojos NO SE CONTAGIAN por compartir el peine. Puede ser, que de forma aislada pueda ocurrir en algún caso, que un piojo sea arrastrado mecánicamente por las púas de un peine convencional, pero es muy raro, ahora bien, si hay un gran número de piojos, esta probabilidad se verá aumentada.
  3. Debéis saber, que los piojos no se contagian ni por el Césped ni la arena de la playa.
  4. Los animales tampoco constituyen una fuente de contagio.

Resultado de imagen de perro

  1. Atención, está os gustará…sobre todo por el engorro y la creencia de tener que lavar todo a altas temperaturas para tratar de acabar con ellos. El contagio a través de la ropa de cama, asientos, almohadas, toallas, etc….es posible pero ALTAMENTE IMPROBABLE por lo que aunque “lo cortés no quita lo valiente” y todos llevamos una adecuada higiene. Tampoco es necesario volverse loc@s y hacer una limpieza tan acusada como creíamos. Con lavar o limpiar la zona o material como lo hacemos habitualmente es más que suficiente. Pero ya más por aseo y limpieza que otra cosa ;).

 

LA FORMA MÁS HABITUAL DE CONTAGIO ES CABEZA-CABEZA y este es uno de los principales motivos por los que los más susceptibles de contraerlos suelen ser los niños y niñas en edad infantil. Debido al comportamiento que tienen entre ellos, estando más en contacto.

 

En los próximos días os dejaré la forma más efectiva para librarnos de ellos ;). Así como que tipo de liendrera es mejor utilizar.

Feliz día!

Beatriz

 

A %d blogueros les gusta esto: