Buenos días,

No sé si lo sabíais, pero los farmacéuticos, auxiliares y técnicos de las Farmacias, además de dispensar, tomar la tensión, ayudaros a pesaros en la báscula, escucharos, haceros las pruebas del colesterol y azúcar, pesar a vuestros queridos retoños recién nacidos, sermonearos con el correcto uso de los medicamentos ;), etc, etc…también ponemos gotas ;), y lo mismo nos da, instilarlas (poner gota a gota ;)) sobre vuestros preciosos ojos que en vuestros oídos.

Peeero, aunque nos encanta ayudaros, y siempre estaremos dispuestos a ello, ya sabéis que también nos gusta explicaros todo, y ahora que estamos en pleno verano y que la dispensación de las gotas para las dolorosas y fastidiosas otitis está en su punto álgido, os vamos a dejar 7 pasos a seguir, para que no tengáis dudas de como administrar las gotas óticas.

  1. Lo primero de todo es Lavarse las manos. Algo que parece obvio, pero que no todos reparáis. En más de una ocasión os hemos dispensado las gotas en la Farmacia, y tras pagarnos en efectivo y viendo como rebuscáis en el monedero los dos céntimos para quitaros esas “pegajosas” moneditas color cobre, os habéis dispuesto “ni cortos ni perezosos” a acudir a un rinconcito de la farmacia que os de cierta intimidad y a decirle a vuestro retoño: “Venga, inclina la cabeza que ahí voy, es un segundo”.
  2. Evitar que el frasco toque el pabellón auricular o alguna otra superficie. Este paso, reconozco que puede llegar a ser algo más complejo ;), sobre todo para los que os tiemble el pulso, pero como suelen ser una o dos gotas, se puede lograr ;). Hay que evitar que el frasco toque cualquier superficie, para evitar que se contamine.
  3. Si es una suspensión, agitar durante unos segundos. Importante para hacer un uso correcto del mismo.
  4. Si el frasco ha sido refrigerado, debéis mantenerlo unos minutos (con 5 minutos suele ser suficiente) para que éste alcance la temperatura corporal y así evitar un posible episodio de vértigo agudo.
  5. Inclinar la cabeza y aplicar las gotas en el conducto auditivo externo del oído más alto. Las gotas deben caer sobre la pared lateral del conducto auditivo externo como si de un tobogán de un parque acuático se tratase ;). Difícilmente podréis poner las gotas de forma correcta con la cabeza erguida, basta con una ligera inclinación, tampoco es necesario ser “contorsionista” 😉 para lograr colocarse en la posición correcta.
  6. Mantener la cabeza inclinada unos minutos (con dos basta) o poner un algodón son algunas medidas para asegurarnos que las gotas se quedán ahí dentro haciendo de las suyas ;).
  7. Muy importante: si el oído drena o supura o si os aparece dolor, irritación, erupción o mareo, toca volver al médico y dejar las gotas que estéis utilizando hasta nueva orden ;).

Recordar que las gotas óticas no deben utilizarse si hay perforaciones timpánicas salvo el crietrio de un facultativo especializado.

Nunca utilicéis gotas óticos por vuestra cuenta, y mucho menos para los más pequeños de la casa. Una práctica que suele ser frecuente sobre todo en verano.

Por lo tanto si hay dolor de oído y apreciais vuestro tiempo en vacaciones los pasos a seguir son:

Primero al Médico y después a visitarnos a la Farmacia con vuestra receta ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: