Buenos días,

Hoy toca descubrir, algunos de los errores más frecuentes que cometemos a la hora de medicarnos. Los he clasificado en 5, pero seguro que si os ponéis a pensar sacamos muchos más ;). Esta lista queda abierta, a quién quiera aportar su granito de arena ;).

Comenzamos:

Los Olvidos: Ay…….nuestras cabezas van a mil por hora, por eso, es muy frecuente que se produzca un olvido, y que no sepamos si nos hemos tomado la pastilla de la tensión o la del colesterol. En estos casos es muy frecuente, que los más atrevidos dupliquen medicación ;), y los más prudentes ese día no se la tomen dejando a su tensión o colesterol a su libre albedrío ;).

Resultado de imagen de olvidarse la medicación

“Reajustes de medicación” por iniciativa propia ;): Aquí, quiero que confeséis tod@s aquell@s que cuando acudís al médico por cualquier dolencia o problema y éste os da el tratamiento a seguir, con su posología y duración, al salir de la consulta, decís: “yo todo esto no lo necesito, no me lo voy a tomar”, y entonces algunos o bien decidís reducir los días de tratamiento o la dosis. Algunos decidís hacer un resjuste total, de dosis y duración de tratamiento.

Mi recomendación para estos casos, es que confiéis más en los tratamientos que os paute el médico, y los cumpláis con obediencia ;). A no ser claro está, que algún efecto adverso o complicación haga de las suyas, en ese caso, habrá que volver al médico, para que sea éste el que haga ese “reajuste de medicación” ;). En otro punto, veremos como nos pueden hacer un flaco favor, los “consejos gratuitos de los que más nos quieren” ;).

Resultado de imagen de iniciativa propia

Errores de interpretación en la pauta o tratamiento: En este caso, no siempre es porque vosotros lo interpretáis de una manera o de otra, sino, porque en ocasiones, cuesta interpretarlo ;). Pero para eso estamos nosotros, para que cualquier duda que tengáis nos la preguntéis y os podamos ayudar y asegurar que os váis a casa con el tratamiento bien claro. Os pongo un ejemplo: es frecuente que vengáis, y nos contéis que os habéis tomado los tres comprimidos de azitromicina en un mismo día, cuando la posología habitual es de un comprimido cada día durante tres días.

Los pastilleros: Estos prácticos “compañeros”, son de gran utilidad, pero debemos saber usarlos y asegurarnos que nos hacemos con uno, que sea realmente útil. Personalmente,  les tengo especial “miedo” a esos pastilleros con mucho diseño, muy pequeñitos, donde en la tapa aparecen imágenes a la última, pero van todas las pastillas mezcladas, sin sus correspondientes divisiones para las diferentes tomas, y tú además de tener que reconocer la pastilla por la forma o el color, tienes que saber cuando te toca tomártela. Eso, creerme es todo un peligro. Para los que tomáis mucha medicación diaria, os informo, que en muchas Farmacias, podéis hacer uso del Sistema de Dosificación Personalizada para evitar que esto ocurra, y asegurar vuestra correcta adherencia al tratamiento, llevándoos a casa toda vuestra medicación organizada ;).

Recomendaciones “gratuitas”: Os explico porque le he bautizado así a este punto. En ocasiones, cuando comentáis el tratamiento con el que estáis con algún familiar, amigo, vecino, compañero de pádel, etc…es muy típico que te digan: “Ah sí!, uyyy….pues yo tomo la mitad de dosis y me va muy bien, mira a ver, igual se han equivocado (que podría ser, pero no suele ser lo habitual)”, entonces, tú, al llegar a casa, decides reducir la dosis, pensando, total, siempre será mejor tomar menos. Y no!, eso es un error, las dosis de los medicamentos, siempre se pautan de manera personalizada, por lo tanto, no os recomiendo que la cambiéis. Podéis alterar el curso del tratamiento, agravando vuestra dolencia.

Y sin más, os animo, a que comentéis algún que otro error, que seguro la lista podría alargarse unos cuantos puntos más ;). Así, entre todos nos ayudamos a evitar errores de medicación.

 

Feliz día!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: