Buenos días!

Hoy vamos directos “al grano” ;), que os interesa y mucho ;).

Vamos a dejar algunas de las claves para que mejoréis vuestra adherencia al tratamiento pautado por el médico cuando necesitais utilizar ciertos medicamentos bien durante un corto periodo o de forma crónica.

Como sabéis en las Farmacias tenemos solución para todo o para casi todo. Ponemos mucho empeño y somos unos auténticos “plastas” en asegurarnos que estéis tomando bien vuestros tratamientos. Para nosotros el cumplimiento del tratamiento es parte de nuestra razón de ser ;).

Hay diferentes situaciones que os hacen no adheriros bien al tratamiento y he recopilado las 5 más frecuentes, éstas son:

  1. Olvidos
  2. Descuidos
  3. Desconfianzas hacia el medicamento/médico/farmacéutico
  4. Errores de medicación por falta o exceso de información
  5. Falsas creencias

Y para cada una de ellas, existe una clave, que hará que no os vuelva a ocurrir, o al menos reducirá considerablemente la frecuencia con que esto os ocurra:

  1. Para los olvidos:
    1. Poner alarmas que nos recuerden que nos toca la medicación. Hoy en día con los dispositivos móviles es muy fácil hacerlo.
    2. Dejar nuestra medicación a la vista. Si por ejemplo nos tenemos que tomar algún comprimido en ayunas, dejarlo preparado en la mesita de noche antes de acostarnos (ojo, si tenemos niños pequeños o animales NO). Otra alternativa es dejarlo la noche antes en la cocina, de tal forma que al ir a desayunar nos acordemos que antes tenemos que tomarnos nuestra “pastillita”.
  2. Descuidos:
    1. Evitar dosis repetidas: Para ello, si eres polimedicado, la mejor opción es llevar un pastillero en el que a la hora de manipular la medicación nos facilite la tarea.
    2. Acudir a vuestra farmacia de confianza para llevar a cabo un sistema de dosificación personalizadaacabaría con todos vuestros problemas:
  3.  Desconfianzas hacia el medicamento/farmacéutico/médico:
    1. En estos casos, la mejor manera de solventar un problema de confianza no es otra que comunicándonos, me refiero, a hablar, a exponer las dudas que tengáis, a proporcionar toda la información necesaria por ambas partes para evitar “sorpresas” que no tienen por qué ocurrir.
    2. Confiar en el personal médico o farmacéutico supone en muchas ocasiones “abrirse” y contar quizás ciertos aspectos más íntimos, pero necesarios tanto para que el médico pueda pautar el tratamiento correcto, y nosotros podamos dispensarlo de forma segura.
    3. Por otro lado, tanto los médicos, como nosotros los farmacéuticos y personal que trabajamos en Farmacia, enfermer@s, etc… tenemos la gran responsabilidad y compromiso de proporcionaros la información necesaria para el éxito de vuestro tratamiento.
  1. Errores de medicación por falta o exceso de información:
    1. Internet en este sentido está haciendo mucho daño. Cuando se trata de dolencias mayores, de nuestra salud, debemos ser “responsables” con nosotros mismos y no “aventurarnos” a tratarnos por nuestra cuenta haciendo caso omiso a las indicaciones de nuestro médico o a las recomendaciones de nuestro farmacéutico. Todo ello por una simple razón: Por que cada uno de nosotros somos únicos, tenemos una serie de características individuales (alergias, intolerancias, posibles interacciones, hábitos, etc..) que influyen sobremanera en nuestra salud.
    2. Asegurarse muy bien de qué fuentes consultamos, en especial en internet.
    3. No todo lo que se comunica en los prospectos tiene por qué ocurrirnos a nosotros. Confiar de nuevo en nuestro médico y farmacéutico evitará posibles errores de medicación.
    4. PREGUNTAR, y no quedaros nunca con dudas. Estamos por y para asegurarnos que vuestros tratamientos tengan éxito y consigan mejorar vuestro estado de salud.
  2. Falsas Creencias:
    1. Este es el punto más difícil de “erradicar” ;), porque cuando en nuestra mente se instaura una falsa creencia acerca de un medicamento o tratamiento, ya puede venir el número uno del mundo en su especialidad que aquí la seguridad en uno mismo y en lo que su mente le traslada no hay quien le haga cambiar ;). Esto os ocurre sobre todo a los más mayores, donde pensáis que una Amoxicilina sirve para todo, (para el dolor, para la tos), etc…. O donde una aspirina diaria tomada “sin sentido” os prevendrá de cualquier enfermedad.Pero siento deciros que NO.
    2. Aquí, una vez más os pido que abráis un poco la mente, y que volváis a CONFIAR en el criterio de los profesionales. Además; la medicina, la ciencia avanza y se van llevando a cabo nuevos descubrimientos, nuevas aplicaciones, por lo que si nos aferramos a “ideales” pasados, trasladados de la sabiduría popular no podremos más que poner en peligro nuestro estado de salud y bienestar.

Cuando se trata de nuestra Salud, la COMUNICACIÓN entre vosotros y los profesionales sanitarios es clave para el éxito ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: