Buenos días!

Lee con atención, porque aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre la ¡RESACA! ;). Y después de esta semana “tan dura” 😉 de HOGUERAS en Alicante, a más de un@ le vendrá muy bien saber como combatirla para “aguantar” la última noche, la CREMÁ! ;).

Casi todo adulto nos hemos visto expuestos en algún momento de nuestra vida, a la temida resaca, y es que la edad, el tipo de bebida que tomemos, el estado en el que nos encontremos en ese momento, etc.., influyen y mucho en “la dureza” de la post celebración ;).

¿Sabías que el término médico de este “fenómeno” se denomina veisalgia?

Es causada básicamente por la deshidratación. Las grandes cantidades de alcohol crean reacciones químicas en el cuerpo que promueven  la deshidratación. La explicación a esta deshidratación es la siguiente: el alcohol inhibe el funcionamiento de unas hormonas antidiuréticas llamadas vasopresinas (ADH), que controlan la reabsorción de moléculas de agua mediante la concentración de orina. Al beber alcohol, el agua es eliminada en mayor abundancia al orinar, llevándose consigo sales minerales y otros compuestos necesarios para el cuerpo y dejándonos sin reservas.

Mujeres vs Hombres

Las mujeres somos más propensas a sufrir resaca que los hombres. El distinto nivel de agua que albergamos en el organismo hombres y mujeres es la razón por la que experimentamos consecuencias  diferentes después de beber en exceso. Como las mujeres tenemos menos grasa corporal y menos músculo, tenemos menos agua en nuestro organismo, por lo que ante el mismo nivel de alcohol ingerido, nos deshidratamos antes. Por eso mismo, las mujeres solemos tener un mayor índice de alcohol en sangre, puesto que tenemos menos agua en la que diluir el alcohol.

¿Por qué ese “embotamiento” en la cabeza?

El consumo de alcohol produce “daño al cerebro”, lo que explica el dolor de cabeza, los mareos, sensibilidad a la luz y sonido, y demás síntomas. Y es que, con el consumo de alcohol, cada órgano sufre lo suyo, pero el cerebro es uno de los más dañados, ya que el resto de nuestro cuerpo recurre a este para obtener todos esos líquidos que ha perdido. Resultado: un dolor de cabeza terrible.
John Emsley, investigador de la Sociedad Real de Química inglesa, indica que el culpable es el acetaldehído o etanal. El alcohol se transforma en este compuesto, un metabolito tóxico hepático del etanol. Este se convierte a su vez en ácido acético que es quemado en el proceso metabólico habitual del cuerpo y finalmente, es expulsado en forma de dióxido de carbono.

¿Cuáles son las consecuencias de haberte excedido con el alcohol?

  1. Micción. El alcohol hace que orinemos más, lo que aumenta las posibilidades de que se produzca deshidratación. La deshidratación puede producir una sensación de sed y mareo.
  2. Respuesta del sistema inmunológico. Puede haber una respuesta inflamatoria por el sistema inmunitario al alcohol, lo que puede afectar el apetito, la concentración y la memoria.
  3. Irritación estomacal. El consumo de alcohol aumenta la producción de ácidos estomacales; también se ralentiza la velocidad a la que el estómago se vacía. Esta combinación puede provocar náuseas, vómitos o dolor de estómago.
  4. Caída de azúcar en la sangre. Los niveles de azúcar en la sangre de algunas personas puede caer abruptamente cuando consumen alcohol, lo que resulta en temblores, cambios de humor, cansancio, debilidad general, e incluso convulsiones en algunos casos.
  5. La dilatación de los vasos sanguíneos. El consumo de alcohol puede causar que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que puede causar dolores de cabeza.
  6. La calidad del sueño. Aunque dormir en estado de ebriedad es común, la calidad de ese sueño puede ser pobre y al despertar se tiene sensación de cansancio y sueño.
  7. Congéneres. Los congéneres son sustancias que se producen durante la fermentación. Los congéneres son conocidos por contribuir a los síntomas de la resaca. Estas sustancias congéneres están en proporción mayor en las bebidas alcohólicas o espirituosas menos destiladas y de color más oscuro, elaboradas así por sus efectos organolépticos, en especial las de naturaleza vínica (brandy, oporto, moscatel, vino tinto) y los whiskies. Por ello las que producen más resaca son, por este orden, coñac, vinos tintos, ron, whisky, vino blanco, ginebra y vodka.

Aparte del número de bebidas consumidas, la resaca puede empeorar por:

  1. Beber con el estómago vacío.
  2. La falta de sueño.
  3. El aumento de la actividad física durante el consumo (bailar, por ejemplo).
  4. La deshidratación antes de beber.
  5. Mal estado de salud.

Los 6 “mandamientos” para sobrellevar la resaca

¡Lo ideal sería no ingerir alcohol, pero seamos realistas, lo haremos! ;); asique, con estas medidas podremos sobrellevar mejor la resaca.

  1. La ingesta de comida y agua. Ciertos alimentos como el huevo, que contienen cisteína, y el agua acortan los síntomas al prevenir la deshidratación causada por el alcohol.
  2. El consumo de bebidas isotónicas
  3. Vitamina B6 y B12. Por un lado la vitamina B6 ayuda a la absorción de la B12, y esta última absorbe rápidamente el alcohol, lo que hace que se mitigen los efectos de la resaca. La vitamina B6 se puede encontrar de forma natural en los cereales con base de arroz, avena, trigo y frutas rojas. En farmacias tenéis muchos complejos vitamínicos que la contienen.
  4. Ingesta de un suero casero compuesto de limón, agua y bicarbonato sódico.
  5. Ingesta de zumos de fruta, usualmente de tomate.
  6. La aspirina y el ibuprofeno paran el dolor de cabeza. ¡El paracetamol no es recomendable!, ya que el alcohol ingerido puede interferir en el metabolismo a nivel hepático y hacerlo tóxico.

https://i1.wp.com/ep00.epimg.net/verne/imagenes/2015/10/28/articulo/1446024466_129947_1446027014_noticia_normal.jpg?w=1080

Después de leer el post, ¡espero que no volváis a sufrir una resaca, y si no es así, que sea más llevadera! 😉

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: