Buenos días,

Por petición popular ;),  hoy vamos a hablar del herpes simple, las llamadas “calenturas”, “fuegos” o “pupas labiales”, que aparecen en el labio en los momentos más inoportunos (cuando tenemos un evento social, cuando estamos malos y de repente ¡zas!, por si fuera poco un añadido más, el día de San Valentín ;)…etc..), y es que este herpes es caprichoso, y no podemos dejar que se salga con la suya. Y como todo tiene solución, después de conocer un poco a este inoportuno “amigo” os dejaré que productos son los mejores aliados para combatirlo y lo más importante, para prevenir su nueva aparición.

¿Quién es el responsable de estas incómodas “calenturas”?

Se trata del virus del herpes simple, del cual existen dos tipos, el de tipo 1 (VHS-1), que sería el responsable del herpes labial y se transmite de boca a boca (también podría causar herpes genital) y el herpes simple de tipo 2 (VHS-2) que se transmite vía sexual y es el responsable del herpes genital.

¡¡¡ATENCIÓN!! En ambos casos las infecciones que provocan como si se tratase de una historia de amor de película duran toda la vida. Asique !ojo! la prevención es la clave, porque luego no podrás librarte de ellos! ;).

Te dejo este dato:  en todo el mundo hay 3700 millones de personas menores de 50 años infectadas por VHS-1.

Centrándonos en el VHS-1, que es el motivo de consulta más frecuente en la farmacia, tenéis que conocer de él, que la infección que causa es muy contagiosa, frecuente y endémica. ¡Se adquiere mayoritariamente durante la infancia y dura toda la vida!. La gran mayoría de las infecciones por VHS-1 son herpes labiales (infecciones en la boca o a su alrededor, por lo que se denomina en ocasiones herpes bucal, labial o bucofacial), si bien algunas son herpes genitales (infecciones en la zona genital o anal).

La infección por herpes labial suele ser asintomática y la mayoría de las personas infectadas por VHS-1 no saben que lo están. Entre los síntomas del herpes labial cabe citar las dolorosas vesículas o úlceras en la boca o a su alrededor. Las úlceras de los labios se denominan habitualmente como hemos citado al principio del post «calenturas». Antes de la aparición de estas úlceras, se suelen notar una sensación de hormigueo, picor o quemazón en la zona. Tras la primera infección, las vesículas o úlceras pueden reaparecer periódicamente. La frecuencia de las recidivas varía de una persona a otra.Y es aquí donde los farmacéuticos tenemos un papel importante, ya que a través de la farmacia y el consejo farmacéutico os podemos ayudar a prevenir su aparición. Al final del post os dejaré varios productos que os ayudarán.

¿Cómo se transmite?

El VHS-1 se transmite principalmente por contacto de boca a boca, lo que provoca el herpes labial, o por contacto con el virus del VHS-1 en las úlceras, la saliva y en la zona bucolabial. No obstante, también puede transmitirse a la zona genital por contacto bucogenital, lo que provocaría el herpes genital.

El VHS-1 puede transmitirse desde superficies bucales o cutáneas en apariencia normales y asintomáticas. Asique ojito con lo que se comparte, sobre todo vasos, cubiertos, besos ;), etc.. Sin embargo, el mayor riesgo de transmisión se da cuando hay úlceras activas.

Es poco probable que las personas que ya presentan infección de herpes labial por VHS-1 se infecten con ese mismo virus en la zona genital.

¡La transmisión madre-hijo es posible!. Aunque es más bien raro, la infección por VHS-1 puede transmitirse de la madre infectada al recién nacido durante el parto.

En cuanto a complicaciones, es raro que la cosa se complique, pero en pacientes inmunodeprimidos, como es el caso de los que presentan una infección por VIH avanzada, el VHS-1 puede dar lugar a síntomas más graves y a recurrencias más frecuentes. Otra complicación sería encefalitis o queratitis (infección ocular).

Para las futuras mamás….

Importante que sepáis que el herpes neonatal es una afección rara, como comentábamos hace un momento, pero en ocasiones puede ser mortal. Esta afección puede producirse cuando el recién nacido ha estado expuesto al VHS en las vías genitales durante el parto. El riesgo de herpes neonatal es mayor cuando la madre ha contraído la primera infección al final del embarazo. Pero, si la futura mamá ha tenido un herpes genital antes del embarazo tiene un riesgo mucho menor de transmitir el virus a sus hijos.

¿Qué tratamiento hay para combatirlo?

Curar lo que se dice curar, no hay nada para ello, pero sí para sobrellevar los síntomas.

Los medicamentos antivíricos, como el aciclovir, el famciclovir y el valaciclovir, son los más eficaces para las personas infectadas por VHS. Sin embargo, aunque pueden reducir la intensidad y frecuencia de los síntomas, no curan la infección.

El principio activo de ACICLOVIR, lo tenéis en presentación de crema, que son los tan conocidos ZOVIRAX, VIRHERPES, e incluso el propio principio activo, que al comercializarse como génerico ya tod@s estáis familiarizados con él. Además hace unos años y de los “productores” de Zovirax, se lanzó al mercado ZOVICREM, una crema que es altamente efectiva en los primeros síntomas, cuando se siente ese picor o quemazón previos a la salida de la tan temida “pupa”.

Las cremas se deben aplicar 5 veces al día, en forma de “pegote” y al notar que se seca, retirar con un pañuelo limpio y reanudar la aplicación durante 4 o 5 días. Es muy importante que evitéis la exposición al sol, sin la crema y con ella, ya que el sol favorece la proliferación del herpes labial al dañar la piel y hacerla más vulnerable.

Si estáis embarazadas o creéis estarlo, o en el periodo de lactancia, no debéis administrarlo sin supervisión médica.

En el caso del Famciclovir y valaciclovir se presentan en comprimidos y siempre, siempre os los dispensaremos bajo prescripción médica, ya que es para los casos más severos o donde la recurrencia es muy alta.

Por otro lado, tenéis los famosos parches labiales, éstos en mi opinión tienen una eficacia menor, aunque es verdad que algo más estéticos que llevar “el pegote de crema en el labio”. Si es cierto, que si al menor síntoma lo aplicamos su eficacia es más notable, lo que es aplicable también a la crema.

Si eres de los que está hart@ de tratar el herpes, y siempre anda con la”pupa” inconfundible en el labio, ¡esto te interesa!.

Porque quería comentaros, una anotación importante, y es que como coadyuvante junto a la crema y si queréis que el proceso de “curación” sea más rápido, siempre recomiendo algún complejo que lleve en su composición equinacia. En vuestra farmacia os pueden recomendar cualquiera de los que tengan, pero puestos a pedir, os recomiendo INMUNOMIX. Me gusta por lo completa que es su composición (equinacea, sauco y uña de gato) dirigida a fortalecer el sistema inmunitario. El uso de éste junto con la crema ayudará a acelerar el proceso de remisión de los síntomas, y lo mejor de todo, con inmunomix, ¡veréis reducidas la recaídas a largo plazo!

Por último os dejo una lista de lo que se debe evitar para que el herpes no nos de la lata muy a menudo:

  1. Reducir el nivel de estrés.
  2. Respetar el descanso, sobre todo cuando estemos enferm@s
  3. Mantener una dieta equilibrada que nos asegure un aporte adecuado de nutrientes
  4. Proteger nuestros labios del sol, con un labial con protección solar (en la playa, la montaña..)
  5. Poner los medios que hemos comentado al menor síntoma

 

Feliz día!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: