Buenos días,

¿Qué hace una Farmacéutica en el Mar? ;), quizás buscar algas para hacer un herbario ;), o para descubrir nuevas propiedades que nos ayuden a librarnos de esos kilos de más 😉 o incluso podría ser que estuviese tras la pista de una desconocida especie marina en cuyas escamas o piel se encontrara la sustancia que nos ayudase a retrasar la aparición de las patas de gallo ;).

Pero nada más lejos de eso, y mucho más sencillo (o al menos a mí me lo parece). Una Farmacéutica lo que hace en el Mar, es NADAR ;). Practicar el deporte por excelencia, la NATACIÓN.

Y es que, el post de hoy va de SALUD como siempre, y en este caso de los muchos beneficios que tiene el practicar un deporte como éste, que no voy a enumerar los físicos, porque ya los sabemos y están más que descritos en miles y cientos de páginas especializadas. Os voy a hablar de otros beneficios, los cuáles, creo que aplicados a muchos y muchas de vosotros, os ayudaría a superar ciertos problemas que sufrís y que nosotros los Farmacéuticos y personal de la Farmacia, somos bien conocedores, por nuestra experiencia y vivencias en el día a día detrás del mostrador ;).

Y estos beneficios no sólo repercuten a nivel personal, sino también a nivel laboral. Si sois jefes o responsables de equipos de trabajo, y estáis leyendo el post, no perdáis el tiempo ;), practicarla y alentar a vuestros trabajadores a ello, veréis los resultados de practicar un deporte donde la individualidad que requiere hace mejorar el rendimiento global de un equipo de trabajo.

Porque la práctica de un deporte como la natación nos hace:

  1. Mejorar la calidad de las relaciones sociales: Nadar como cualquier otro deporte, requiere de entrenamiento, y si éste se lleva a cabo en grupo, los beneficios se multiplican ;).
  2. Superación personal: En la consecución de los retos que nos marquemos está la clave ;).
  3. Mejorar en la gestión de tus emociones: Pánico, frustración, impaciencia, euforia, etc…son algunas de las emociones a las que nos lleva enfrentarnos a nadar en el Mar.
  4. Gestionar la Soledad: El Mar es inmenso y por muy acompañad@s que vayamos siempre iremos “solos”.
  5. Mejorar la capacidad de adaptación al cambio e improvisación: La parte imprevisible del mar es la que enriquece esa adaptación al cambio, donde bloquearnos no es una opción.
  6. Mejorar el conocimiento sobre uno mismo: Al enfrentarte a un medio tan respetado como el Mar, te das cuenta de lo que eres capaz  y no sabías.

Y pensaréis,… “¿Cómo empiezo a nadar?”, “Qué pereza”, “Ya no tengo edad para eso”, “no tengo tiempo”etc…

Siento desterrar vuestros pensamientos y esquemas mentales, pero desde que practico la natación que ya son unos cuantos años, he nadado y nado junto a personas de más de 70 años, que “trabajan más horas que un reloj” ;), con personas que sufren alguna discapaciad física, con personas que sufren asma, problemas cardíacos, etc…y os puedo asegurar que DA GUSTO VERLES ;), no sólo por el derroche de salud físico que muestran, sino por la ACTITUD ante cualquier situación, por la eliminación de la palabra “LIMITACIÓN” de su vocabulario, donde sólo prima el POSITIVISMO.

Y es que….. LA NATACIÓN ES APTA PARA TODOS LOS PÚBLICOS ;).

Dos son las claves para comenzar en este gran deporte:

  1. Dar con un entrenador que saque lo mejor de tí, que te motive 😉
  2. Pertenecer a un Club donde el único requisito sea QUERER NADAR 😉 y la diversidad en las personas que lo formen sea su mayor grandeza 😉 para poder enriquecernos.

 

Retarse y superarse, son las CLAVES DEL ÉXITO en nuestra vida profesional y personal. Pero, HAY QUE RETARSE! ;), y la única forma de hacerlo es haciendo lo que nunca hemos hecho! ;).

Aquí os dejo esta imagen saliendo del agua junto a un compañero de profesión donde se resume todo ;).

 

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: