Buenos días,

Ayer fue el día de la madre, y ya pasada la resaca de la comilona en casa de “Mamá” o en un restaurante abarrotado de madres de todas las edades con sus retoños, hijos adolescentes, universitarios o ya curtidos trabajadores ;), que venidos de diferentes puntos de la geografía española, acuden siempre que pueden a esta cita para llevarles un ramo de flores comprado in extremis en la floristeria del barrio ;), creo que no está de más, que hablemos en este post de qué efectos tiene sobre la salud de una mujer convertirse en madre 😉. Y para ello, os propongo que participemos todos en su elaboración; las mamás por supuesto, los papás, tías e hij@s. Y os incluyo a todos, porque aunque la maternidad es cosa de una, la percepción de los que nos rodean sobre nuestro estado de salud (refiriéndome a los aspectos: emocional y fisiológico) suele diferir en muchas ocasiones de la que una misma tiene sobre ella..Y lo más importante, todo el núcleo familiar y social más cercano influye en la calidad de nuestro estado de salud, especialmente cuando nos convertimos en madre.

Resultado de imagen de ramo de flores

Aquí una sevidora, como farmacéutica y como madre de dos retoños en menos de 20 meses, donde la locura ;), está instalada en esta casa y la cual tiene prevista quedarse durante un tiempo que no se sabe cuanto durará ;), quiero exponeros mi punto de vista a través de dos listas, una donde he recopilado los efectos menos positivos que tiene la maternidad sobre nuestra salud ;), y otra con los efectos que suman en positivo a nuestra salud.Porque ya sabéis que aquí siempre estamos para hablar, además de Farmacia, fármacos y nutrición, de salud, confianza y bienestar ;).

Comenzamos…. 😉

Esos efectos menos positivos, son:

  1. Deterioro prematuro de nuestro estado físico ;): os lo explico, porque dicho así, parece algo “aterrador” ;). Durante el embarazo y el parto nuestro cuerpo sufre muchos cambios físicos, que son muy difíciles de revertir, el mejor ejemplo, es el daño que sufre nuestro suelo pélvico, dejando secuelas algo “embarazosas de contar” como las pérdidas de orina con sólo toser. Por otro lado, aparecen en nuestra piel, una líneas llamadas estrías, nada estéticas y las cuales ya son imborrables. Además la piel de nuestro abdomen será muy difícil que vuelva a tener la misma firmeza. Y así podríamos seguir con un amplio etc…donde algunas de nosotras (como consuelo 😉 ya calificamos estos cambios físicos, como “secuelas del amor” 😉.
  2. Altibajos emocionales: Aquí seguro que a más de un papá se le dibuja una cariñosa sonrisa en la boca al pensar que esos altibajos ya venían de antes ;). Y claro que sí, tenemos altibajos, pero es que las dichosas hormonas con sus cambios, son incontrolables aún siendo conscientes de cómo actúan y de que todo pasará.
  3. Estrés: Las prisas y el sentir que no se llega a tiempo van de la mano de la maternidad, y además este estado de estrés es directamente proporcional al número de hijos que tengas. Además de esa tensión de “película de miedo” que sientes cuando recibes alguna llamada del colegio, guardería, etc…. y por tu mente se pasa de todo menos cosas buenas.
  4. Cambios en las pautas de alimentación: Es paradójico, pero cuando nos convertimos en madres, donde el tiempo brilla por su ausencia y el cansancio está demasiado presente ;). Aunque cocinamos más variado y saludable para alimentar a nuestros retoños ;), nuestra alimentación se ve alterada y nosotras comemos más rápido y peor.
  5. Pérdida de intimidad: La intimidad de la que disfrutábamos antes de ser mandres, donde teníamos nuestro espacio para pensar, o evadirnos de todo, se ha acabado. Nuestra mente ya no descansa pensando en las mil y una tareas y obligaciones que conlleva el convertirse en madre.
  6. Y tú, que añadirías??? 😉

Resultado de imagen de estrés maternidad

Y ahora le toca el turno a esos efectos que suman en positivo: 😉

  1. Se acabó la monotonía y el aburrimiento: para las que no nos gusta la monotonía, al convertirte en madre, te libras de ella ;), y es que, cada día es único, porque los ves crecer y evolucionar.
  2. La soledad, ¿eso que és? ;): El no sentirte sola nunca, puede ser de los efectos más enriquecedore que tiene el convertirse en madre.
  3. Recibes más cariño del que jamás podrías haber imaginado: Y así es, cuando te conviertes en madre, todo lo que das, te es devuleto en forma de cariño, y ese es el motivo en muchos casos que hace que repitamos en la maternidad ;).
  4. Aprendizaje constante: SIn nosotras saberlo, adquirimos una serie de conocimientos en las siguientes áreas, dignas de un MBA ;): Liderazgo, gestión del tiempo, gestión de recursos, organización, planificación y gestión de las emociones.
  5. Desarrollo de la Imaginación: Nuestros hijos nos ayudan a desarrollar nuestra imaginación. Somos capaces de hacer comidas con ingredientes que jamás pensábamos que podrían saber bien si los mezclábamos ;), o “sacarnos de la manga” ;), historias y juegos que vamos formulando sobre la marcha ;).
  6. “Fortaleza física”: Te vuelves “resistente” al dolor 😉 y además desarrollas una gran capacidad de sobreposición a las enfermedades.
  7. Y tú, que añadirías…? 😉

Resultado de imagen de aprendizaje constante

Ya sólo queda que hagas tu propia reflexión.

A vosotros los familiares y amigos, ¿cómo véis a vuestras amigas, madres, mujeres, hermanas, hijas….? ;).

Espero que con este post, el comienzo de semana, al menos lo hagáis con una sonrisa en los labios, pensando que la maternidad siempre será un equilibrio donde lo que nos deje huella en nuestro estado de salud por un lado, por el otro nos será recompensado en la misma medida.

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: