Buenos días,

Se abre la puerta de la Farmacia, todo transcurre con normalidad, hasta que de repente llega José, y con un tono serio y exigente le dice a mi compañera: “Nena, toma, mira a ver que me toca hoy, que me tienes que dar mis pastillas de dormir”, a lo que mi compañera responde que le puede dispensar su medicina de la tensión y del azúcar, pero que la de dormir hasta dentro de dos días no puede dispensarsela. A continuación José, “pierde las formas”, y levantando la voz, y mirando hacia la rebotica pregunta por la titular; -” Nena, tú no sabes de que va esto, dile a tu jefa que salga, que ella si que me las da”… todo ello acompañado de un gesto con la mano despectivo, como indicando a mi compañera que se retire de su vista.

Y es que…….

Cuando se trata de la Salud parece que “todo vale” y se olvida en muchas ocasiones que se están tratando con personas, y digo esto, porque los profesionales sanitarios, tenemos muy claro ( en la mayoría de los casos) que los pacientes son, sois lo primero, y es por ello que cuidamos con mucho mimo el trato y las formas con las que nos dirigimos a vosotros. Siempre tratando de solucionar de la manera más eficiente posible vuestro “problema” para evitaros en la medida de nuestras posibilidades el “sufrimiento” que conlleva no sólo luchar frente a una dolencia o enfermedad, sino, ese “sufrimiento” generado por el tiempo que transcurre, por esa espera, por esos meses, años, días, minutos y en ocasiones tan sólo segundos, que hacen según la situación de cada uno, vivir el tiempo de espera de una manera distinta.

Resultado de imagen de tiempo

Pero, por desgracia, en muchas ocasiones, “parece que todo vale” cuando se tiene una necesidad en cuanto a salud se refiere, y en la mayor parte de los casos, es el MIEDO a la incertidumbre y a la enfermedad la que nos hace actuar de un modo poco cívico, de un modo injusto, de un modo apresurado,…con los profesionales sanitarios.

En ocasiones levantamos el tono de voz a la hora de dirigirnos a ellos, en ocasiones no utilizamos las palabras adecuadas, en ocasiones nuestros gestos son algo “agresivos”..y…sí, siento generalizar, pero aquí nadie nos libramos, incluidos los propios profesionales, porque al fin y al cabo TODOS SOMOS HUMANOS. Y por suerte o por desgracia, todos tenemos miedo, o lo hemos tenido ante la necesidad de ser atendidos por especialistas médicos, ante la necesidad de conseguir nuestras medicinas, ante la necesidad de recibir unos cuidados determinados. Y cuando nos tocan la Salud, tod@s sacamos esa parte egoista que caracteriza al ser humano, y que hasta el más dócil de los seres, por mera supervivencia no puede evitar esconderla.

Resultado de imagen de discusión

Por eso, aquí , este post, para decir bien ALTO Y CLARO, que debemos procurar no perder el RESPETO,y que ante una situación algo “crítica”, debemos tratar de ser conscientes de la situación, y autocontrolarnos, porque un profesional sanitario (lo digo por experiencia), trabaja mucho mejor cuando se siente respetado, y no por contra presionado. La presión, no sirve de nada, las prisas cuando hablamos de Salud no suelen ser buenas, a no ser claro está que se tenga que actuar de forma rápida ante una situación crítica. Hecho, el cual no dudéis así se hará. Pero las ocasiones más cotidianas, para el día a día, repito, que el RESPETO es la fórmula perfecta para recibir y obtener el mejor de los “tratamientos”.

Hay un secreto que os quiero contar ;), y es que, a pesar de lo que pueda parecer, los profesionales sanitarios: Médicos, enfermeros, farmacéuticos, fisioterapeutas, dentistas, podólogos, etc…. somos de carne y hueso, somos personas, y no somos superhéroes a los que nada negativo les afecta. Tenemos vida, sentimientos,…. ah! y también nos cansamos ;).

Por eso, os pido a vosotros como pacientes, y al resto de compañeros de profesión y de la rama sanitaria, que cuando estemos frente a una situación de miedo e incertidumbre porque nuestro “pequeño mundo” se ponga “patas arriba” por la llegada de una inesperada enfermedad, dolencia o problema de salud, que seamos conscientes de que disponemos de un amplio abanico de personas y profesionales que están a nuestra disposición y que éstos, están y estarán a nuestro lado. Por eso, también debemos cuidarlos y mimarlos dándoles el trato que se merecen, RESPETÁNDOLES como seres humanos y confiando en ell@s.

Espero que este post nos sirva a tod@s sin distinción, para hacer un ejercicio de reflexión sobre como nos dirigimos con los que nos rodean ;). Porque una cosa está clara, si mantenemos una buena relación con los demás, eso también repercutirá positivamente en nuestro estado de salud ;).

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: