Buenos días,

Realmente el Dynamogen, ¿ayuda a abrir el apetito, o es uno de esos efectos atribuidos con el paso de los años?

Una consulta frecuente en la Farmacia y en ocasiones más que consulta, PETICIÓN, ;), es la de las “míticas” ampollas de Dynamogen, que casi todos recordamos haberlas tomado en alguna ocasión cuando eramos más pequeñ@s y nuestros padres a la desesperada no sabían que hacer para que comiésemos lo que ellos cosideraban suficiente cantidad de comida ;), como para mantenernos sanos. Con esto no quiero decir, que haya que comer “como un pajarito”, para estar sano, ya que en ocasiones, se crean muchas deficiencias cuando por los motivos que sean se come menos, o se observa que no se come variado. Pero antes de decidirse a dar ningún suplemento a los más pequeños, debemos asegurarnos que de verdad lo necesitan. Debemos consultar con su pediatra, él mejor que nadie sabrá valorar su estado nutricional y asesorarnos acerca de si debe o no tomar algún estimulante del apetito.

Como siempre os recuerdo, que el consejo gratuito de la vecina, de la compañera del gimnasio o el compañero de pádel, lo descartéis, eso sí, escucharlo por educación 😉 no vaya a ser que os quedéis sin poder jugar el siguiente partido de liga o no tengáis a quién pedirle sal cuando os falte ;).

Resultado de imagen de perdida apetito

Y dentro de los miles de productos que existen hoy en día para la estimulación del apetito, en especial en este grupo de población (los más pequeños), hoy vamos a conocer un poco mejor al Dynamogen.

¿Qué es Dynamogen?

Está compuesto por aspartato de arginina y glutodina (alfa-cetoglutarato de ciproheptadina). Os traduzco ;):

La arginina, que seguro la habréis oído por ahí, se trata de un aminoácido esencial que juega un papel estructural muy importante en las proteínas. Dentro de sus múltiples usos, está el de ser adyuvante en el tratamiento de pérdida de peso por diferentes causas.

La glutodina o alfa-cetoglutarato de ciproheptadina, se utiliza como orexígeno, es decir, estimulante del apetito. Aunque la ciproheptadina es realmente un antihistamínico antiserotoninérgico con una marcada acción anticolinérgica, lo que  ha demostrado cierta eficacia en la profilaxis de la migraña, además de presentar cierta acción antialérgica.

¿Para qué se usa Dynamogen?

Se utiliza para aquellos casos donde es necesario estimular el apetito, como pueden ser situaciones de astenia con pérdida de peso, ciertos grados de desnutrición, convalecencias, fatiga, etc…

Pero he de deciros, que en los últimos años, el uso clínico de uno de sus compuestos, la ciproheptadina, se está considerando de dudosa eficacia como orexígeno, es decir, como estimulante del apetito.  Y esta es una de las razones, por las que al comenzar el post, os recordaba la importancia de acudir siempre al pediatra en el caso de los más pequeños para que valore, lo primero, si es necesario utilizar alguna “ayuda” para aumentar el apetito y lo segundo, valorar qué producto, fármaco, o sumplemento es el más adecuado.

¿Cómo se toma Dynamogen?

En los niños, se suele emplear una dosis oral de una ampolla bebida dos veces al día, al menos 30 minutos antes de las comidas, y para los más mayores se recomienda una ampolla tres veces al día, igualmente dejando una media hora de espacio entre su ingesta y la comida.

¿Tiene efectos secundarios?

Si, si que los tiene, entre ellos, hay que destacar que la ciproheptadina puede producir  cierta somnolencia y en algunos casos disminuir la capacidad de concentración y reflejos (¡ojo! al conducir).

Por lo tanto, estas “milagrosas ampollas” a las que nos aferramos en ocasiones.

SI, en ocasiones pueden servir para resolver el problema de “mi hijo no come”, pero ojo!, con darlas sin saber las causas de esa pérdida de peso o apetito.

Siempre pirmero se deben valorar las causas, y después tratarlas ;).

 

Que paséis un feliz día!

 

Beatriz

 

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: