Buenos días,

Con la llegada de la Primavera, se disparan las alergias, eso es algo que sabemos y tenemos asumido. Muchos ya las tenéis controladas porque os repiten cada año, y sabéis que tratamiento debéis llevar. Que antihistamínico usar y que medidas tomar para paliar cuanto antes los incómodos síntomas, entre los que se encuentra la congestión nasal, que cuando la sufrimos nos hace hablar con voz de “dibujo animado” ;), y que no nos deja respirar, teniendo que abrir la boca para ello y arriesgándonos a que cualquier intruso “bicho volador” se nos cuele ;). Además de lo que se nos reseca la garganta por la noche al dejarla de “par en par” ;), con la consiguiente molestia al levantarnos por las mañanas.

Resultado de imagen de dormir con la boca abierta por congestión

Todo este cúmulo de circunstancias en los que deriva el no poder respirar bien por la dichosa congestión nasal, hace que acudáis desesperad@s (y nos es para menos) a la farmacia a que os dispensemos algo, lo que sea que os ayude a aliviar ese malestar. Todo por supuesto, narrado con esa voz que os decía de “dibujo animado” ;).

En muchas ocasiones, solicitáis algo de manera general sin especificar, a lo que os solemos ofrecer sprays nasales a base de agua marina con diferentes tipos de presión según la edad y gravedad del síntoma, en otras ocasiones y si no está contraindicado por vuestro estado de salud actual, os ofrecemos hacer inhalaciones o vahos con agua caliente y unas gotas de eucalipto o mentol; y en el peor de los casos, y para los que desconfiáis de este tipo de “remedios”, pero confiando en que nos haréis caso, os ofrecemos algún spray nasal que contenga algún descongestivo. Esta última opción, no me gusta mucho, y os explico el motivo:

Resultado de imagen de vahos

Hoy, vamos a hablar sobre los tan conocidos y usados descongestionantes nasales adrenérgicos tópicos. Son agentes simpaticomiméticos alfa-adrenérgicos, para que lo entendáis mejor y no extenderme con el mecanismo de acción, este tipo de fármacos, producen vasoconstricción de la mucosa nasal, haciendo así que mejore la entrada de aire al disminuir la congestión mucosa. Hay dos características que los hace que los veáis tan “irresistibles de usar” ;): Su RÁPIDO EFECTO y su ELEVADA EFICACIA, ya que al momento de aplicarlos se nota un alivio considerable.

Peeeeeero…y este es su pero importante, su uso está condicionado por la aparición de CONGESTIÓN DE REBOTE (que se puede convertir en una congestión más intensa que la que teníamos y muy difícil de tratar). Es por esto, por lo que personalmente no me gusta recomendarlos. Y cuando acudís a la Farmacia, y en algunos casos nos los solicitáis de dos en dos, pienso: “Madre mía, esto no me gusta”, y os aburro con una larga explicación, a la que normalmente siento como el flujo de palabras y advertencias os entra por uno de vuestros oídos y os sale por el otro ;).

Pero, entonces, ¿no podemos usarlos?

SIiiiiiii….se pueden usar, pero siempre y cuando hagáis un “juramento” 😉 y permitirme la exageración, de que sólo los usaréis a las dosis imprescindibles (suele ser la dosis nocturna, la de antes de ir a dormir) y nunca más de 3 DÍAS. REPITO: NO MÁS DE 3 DÍAS.

¿Qué efectos secundarios nos pueden causar?

Entre los efectos secundarios más habituales están: irritación, picor, estornudos y sequedad nasal con la formación de heridas. CONGESTIÓN DE REBOTE, cefalea, vértigo, síntomas de nerviosismo, palpitaciones, hipertensión arterial, arritmia e insomnio.

Además, debéis conocer las precauciones a tener en cuenta antes de utilizarlos, ya que:

No se deben usar junto a antidepresivos, además hay que evitar su uso, en todos aquellos que padezcáis de tensión arterial elevada, cardiopatías, hipertiroidismo, glaucoma del ángulo estrecho, diabetes, embarazo, lactancia y niños menores de 6 años. Los niños son más propensos a absorberlo de manera sistémica (generalizada), por lo tanto evitar su uso en ellos.

Para que nos sirva de ejemplo, mencionaremos a la OXIMETAZOLINA, que con este nombre no soléis conocerla, pero si os digo: RESPIBIEN, RESPIR, UTABON, o NEBULICINA ya sabéis de lo que hablo. Este descongestivo está presente en muchas marcas comerciales de sprays nasales. Se caracteriza únicamente porque tiene una duración de acción algo más larga, pero por el resto, debe usarse tan sólo 3 días y no se debe utilizar más de dos veces al día.

Todos aquellos descongestivos que presenten el mecanismo de acción que os he comentado, se incluyen en la “cesta” en cuanto a las recomendaciones y precauciones  de las que hemos estado hablando a lo largo del post. Por lo tanto, MUCHA PRECAUCIÓN EN SU USO y escuchar los consejos médicos y farmacéuticos ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

A %d blogueros les gusta esto: