Buenos días,

Dos situaciones muy frecuentes (hay más) 😉 en la Farmacia son las siguientes:

“Hola bonica, dame una caja de Fortasec de 20 cápsulas, que tengo al marido con diarrea”.

A lo que siempre respondo con una bateria de preguntas, intercaladas con una conversación muy “interesante y amena” ;), acerca de las peculiaridades de la diarrea del marido en cuestión ;).: “¿Cuántos días lleva con la diarrea?, ¿Con qué frecuencia va al baño su marido?, ¿Ha comido algo que le haya podido sentar mal? ¿Está tomando alguna medicación?” y en función de la respuesta le hago la recomendación.

“Hola, estoy de exámenes, y de los nervios se me “suelta la barriga”, necesito una caja de Fortasec”

Aquí, y no quiero que nadie me culpe que por no darle una caja de Fortasec no han podido aprobar sus exámenes ;). Trato de haceros entender que lo que tenéis que solucionar no es una “posible diarrea” que además no debéis tratarla con Fortasec, sino ayudaros con algún tipo de producto para controlar esa posible “ansiedad” o “nerviosismo” que a todos nos ha pasado alguna vez al enfrentarnos a ciertas situaciones.

Resultado de imagen de nervios exámenes

¿Qué está considerado diarrea?

Se define diarrea a la deposición de 3 o más veces al día ( o una frecuencia mayor a lo habitual en cada uno) de heces muy sueltas o líquidas. Puede estar ocasionada por diferentes tipos de organismos bacterianos, víricos o parástios. Normalmente se contagia por alimentos o agua contaminada o bien de una persona a otra por una deficiencia en la higiene (basta con no llevar bien limpias las manos).

Hay tres tipos de diarreas:

En concreto nos centraremos en la diarrea acuosa aguda, a la que se le suele llamar, diarrea leve-moderada y, vamos a ver la importancia de la rehidratación como principal medida a tomar. Porque la DESHIDRATACIÓN es la amenaza más grave de sufrir una diarrea. Cuando estamos con diarrea, lo que le está pasando a nuestro organismo, es que está sufriendo una gran pérdida de agua y electrolitos (sodio, cloruro, potasio, y bicarbonato) a través de las heces líquidas. Y si no reponemos estos electrolitos, es cuando se produce la deshidratación. La cual, podemos medirla en tres escalas:

  1. Deshidratación incipiente: No se manifiesta con signos ni síntomas.
  2. Deshidratación moderada: en ella, aparace sensación de sed, irritabilidad, ojos hundidos y una reducción en la elasticidad de la piel.
  3. Deshidratación grave: Los síntomas se agravan, se produce una pérdida parcial del conocimiento, las extremidades se ponen frías y húmedas, se nos acelera el pulso y su latido se debilita, nos quedamos pálidos y la tensión arterial baja hasta niveles incluso que es casi indetectable.

Por lo tanto, LA REHIDRATACIÓN es FUNDAMENTAL, y es lo primero a tratar cuando se tiene diarrea. Os lo recalco mucho, porque en muchas ocasiones pensáis que si no os lleváis un medicamento como Fortasec para cortar la diarrea no váis a mejorar vuestro estado, y es todo lo contrario, en muchos casos, (eso sí, dependerá de la etiología) que se suele tratar de un cuadro diarreico leve-moderado, con rehidratación y dieta en dos o tres días suele mejorar paulatinamente hasta remitir. Dejando siempre en un segundo plano el uso de antidiarreicos que depriman farmacológicamente la motilidad intestinal como es el caso, del popularizado uso del FORTASEC, cuyo principio activo es la Loperamida.

Resultado de imagen de mujer vintage bebiendo

Y ahora vamos a ver que es el Fortasec, ese medicamento, que pedís tan alegremente en muchas ocasiones ;), y que no está de más que lo conozcáis un poco mejor.

¿Qué es el Fortasec? ¿Qué hace su principio activo? ¿Cómo se toma?

La Loperamida, su principio activo, es un opioide antidiarreico que junto a la acción antipropulsora que ejerce, tiene un efecto antisecretor muy intenso, es por este motivo, que en diarreas de tipo infeccioso no es aconsejable utilizarlo porque favorecerían la persistencia del agente patógeno no ayudando en nada a que la diarrea remita. Sólo en casos extremos, si las circunstancias personales lo aconsejan y el médico lo considera oportuno, estaría indicado su uso.

En caso de que el médico os lo recomendase en un cuadro agudo de diarrea, la dosis habitual es de 4mg iniciales (2 cápsulas), seguidos de 2mg (una cápsula) después de cada deposición durante un máximo de 5 días y un máximo de 16 mg al día. Y debéis tener en cuenta que si no hay respuesta en 48h, el Fortasec no está siendo efectivo.

Su ingesta puede producir dolores abdominales en algunos casos e impactación fecal. Y no se debe usar de forma prolongada, sobre todo los que padezcáis del síndorme del colon irritable, ya que lo agrava. Ah!, y no se os ocurra tomarlo junto a laxantes formadores de masa porque existe un elevado riesgo de obstrucción intestinal.

Por lo tanto, mi recomendación, es dejar a un lado el Fortasec. Es mucho mejor abordar la diarrea desde la dieta y la rehidratación, por tanto, os aconsejo que toméis la siguientes medidas ante un cuadro diarreico leve-moderado:

  1. Rehidratación con un suero: en la farmacia tenéis miles de marcas (no AQUARIUS, contiene muchos azúcares innecesarios). Mejor un suero tipo: Oralsuero, citorsal, sueroral, etc….. Siempre bebido a pequeños sorbos a lo largo del día. (en algunos casos la preparación suele durar 12 horas, depende del fabricante).
  2. Complementos de Zinc, éstos reducen en un 25% la duración de los episodios de diarrea y en un 30% el volumen de las heces.
  3. Alimentación de choque: el primer día se aconseja hacer dieta estricta (no ingerir ningún alimento) y los siguientes días, continuar con una dieta blanda, a base de alimentos astringentes: pescados blancos, patatá y zanahoria cocidos, arroz y pasta, plátano, membrillo, etc…. introducidos poco a poco.

 

Dejemos que sea el médico quien valore el uso de antidiarreicos como FORTASEC ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: