Buenos días,

“Una mirada dice más que mil palabras” ;), eso dice uno de nuestros refranes más populares. Y que gran verdad!, nuestros ojos en muchas ocasiones hablan por sí sólos para transmitir sentimientos, sensaciones, y también afecciones. Porque en nuestro cuerpo, no hay ni un ápice de él, que se pueda librar de sufrir algún tipo de afección.

Y una de las infecciones bacterianas oculares por excelencia y más frecuentes en todas las edades, desde recién nacidos, hasta los más mayores es la CONJUNTIVITIS.

¿Qué es la conjuntivitis?

Se trata de una inflamación de la conjuntiva, una membrana mucosa que se encarga de recubrir la parte interna de los párpados. Y se pueden clasificar en varios tipos:

  1. Bacterianas: Donde el ojo se enrojece y se produce una legaña de un color amarillo-verdoso, en ocasiones también se pueden observar los párpados algo inflamados. Se trata con antibióticos oftálmicos, en muchas ocasiones asociados con corticoides oftálmicos y suele remitir a los 7-10 días de tratamiento. Ahora, eso sí, es tremendamente CONTAGIOSA, por lo que hay que llevar especial cuidado con la higiene ocular del que lo padece y los de su alrededor ;).
  2. Víricas: Se tratan con antiinflamatorios oftálmicos, son muy contagiosas. Se suelen enrojecer los ojos, se forman como “costras” amarillas y mucho lagrimeo entre otros síntomas.
  3. Alérgicas: Suelen producir mucho picor, lagrimeo, legañas acuosas y quienes las padecen suelen tener sinusitis.
  4. Cuerpos extraños: Si no hemos llevado una correcta higiene al ponernos las lentes de contacto podemos introducir en el ojo cuerpos extraños que produzcan una infección.

Los casos moderados de conjuntivitis bacteriana se suelen tratar con antibióticos de amplio espectro (tobramicina, eritromicina, gentamicina, etc) administrados siempre inicialmente cada 2-3h, pudiendo incrementarte el intervalo entre dosis pasados los 2 primeros días si se ve que la respuesta es positiva. Y si, lo siento, pero por las noches toca ponerse el despertardor y levantarse para ponerse las “gotitas” ;).

Resultado de imagen de ponerse el despertador

La conjuntivitis vírica no responde a antibióticos, por lo tanto, ante una conjuntivitis vírica no sirven de nada. Salvo si el médico lo considera oportuno, para prevenir sobreinfecciones bacterianas. De ahí la importancia de un correcto diagnóstico por parte del médico.

Y ahora que conocéis un poco mejor la conjuntivitis,  vamos a presentar al famoso TOBRADEX, un coliriro que tiene en su composición la asociación de dos compuestos:

  1. Tobramicina en una concentración de 3mg/ml
  2. Dexametasona 1mg/ml

La tobramicina es un antibiótico perteneciente al grupo de los aminoglucósidos que tiene un perfil similar a la gentamicina, pero con una acción más marcada sobre P.aeruginosa y además, es menos irritante. Está indicada en las infecciones BACTERIANAS oculares, y sensibles a ella.

Puede producir escozor o quemazón ocular al aplicarlo. Y por supuesto está contraindicado en todas aquellas personas alérgicas a los aminoglucósidos.

La Dexametasona es un corticoide, catalogado como potente y que ayuda a controlar la inflamación ocular local minimizando la absorción sistémica. La pauta de dosificación siempre debe individualizarse y por los posibles efectos secundarios y el elevado riesgo de su uso sin un diagnóstico adecuado debe ser un oftalmólogo el que lo prescriba. Ya que los efectos secundarios con un uso prolongado pueden llegar a producir Glaucoma “esteroideo”, queratopatía tóxica, catarata subcapsular posterior e infecciones secundarias.

Hay que tener especial cuidado en personas con glaucoma crónico, personas diabéticas, que tengan antecedentes de herpes, embarazadas y mujeres lactantes.

Contraindicado en las afecciones víricas y fúngicas y en las úlceras corneales.

¿Cuál es la posología habitual de Tobradex?

Su posología habitual es de 1-2 gotas cada 2-3horas durante los dos primeros días, los dos siguientes 1-2 gotas cada 4-6h , los dos siguientes 1-2 gotas cada 6-8 horas y el resto de días de 1-2 gotas cada 8horas hasta llegar al día 10.

Ah! Casi se me olvidaba deciros, que al tratarse de una suspensión agitéis bien el frasquito antes de cada aplicación ;).

La posología SIEMPRE LA PAUTARÁ EL MÉDICO y ésta variará en función del grado de severidad de la infección.

¿Bea, qué pasa si estoy usando otras gotas para otra afección?

No pasa nada, dejando una hora de espacio entre ambas gotas es suficiente y puedes seguir aplicando cualquier otro tratamiento.

¿Y si uso lentillas?

Mmmmm…creo que no tiene mucho sentido llevar lentillas teniendo el ojo inflamado y con una infección ;). Por lo tanto, FUERA LENTILLAS hasta nuevo aviso ;). Y además, si las lentillas las llevaste durante la infección, habría que desechar ese par.

Tengo Tobradex en casa de la última vez que me apareció conjuntivitis, ¿puedo utilizarlo?

La mayoría de los colirios, duran 4 semanas una vez abiertos, trascurrido este tiempo debe desecharse el envase. Por lo tanto, si esa conjuntivitis la tuviste hace un año, FUERA ENVASE, y a por otro, que sólo son 2,5 euros ;).

Me da cosa ponerme las gotas, ¿cuál es la mejor forma de ponerse unas gotas oftálmicas?

Es frecuente que vengáis a la Farmacia pidiendo ayuda para aplicaros las gotas, algo a lo que estamos encantad@s de ayudaros, pero aquí os dejo una pautas para administrar los colirios y que os resulte más sencillo su aplicación.

 

  1. Previamente, debes lavarte las manos
  2. Inclinar la cabeza hacia atrás y levantar la mirada
  3. Separar el párpado inferior para instilar las gotas en el saco conjuntival manteniéndolo así durante unos segundos.
  4. El gotero, no debe tocar ninguna superficie del ojo, incluidas las pestañas.
  5. Su absorción sistémica se minimiza comprimiendo el saco conjuntival durante 2-3 minutos después de la instilación y retirando el exceso de colirio.

Por último, aconsejaros, que no compartáis con nadie el envase, porque se puede contaminar con mucha facilidad y mientras algún miembro de la familia esté con un proceso de conjuntivitis, que cada uno use su toalla 😉 y lavarse con frecuencia las manos!.

“Que vuestras miradas sigan hablando” ;).

Feliz día!

 

Beatriz

 

A %d blogueros les gusta esto: