Buenos días,

Hoy, he decidido hacer un post sobre la Azitromicina, un antibiótico, que visto lo que se está recetando desde hace unos años atrás, no está de más, que lo conozcáis un poco mejor ;). Porque en ocasiones, bien por la falta de información o por malentendidos, he llegado a ver como algun@s de vosotros no seguíais el tratamiento como os había pautado el médico. Un ejemplo es confundir la posología y tomar los tres comprimidos que trae el envase en un mismo día :(, o tomarlos junto con la comida.. Pero, para que eso no os vuelva a pasar, o evitarlo, si hay dudas PREGUNTARNOS en la Farmacia, a vuestro médico,  o CONSULTAR las fuentes fiables de las que dispongáis ;).

Imagen relacionada

La Azitromicina, pertenece a un grupo de antibióticos llamado MACRÓLIDOS, los cuales se caracterizan porque tienen en su estructura un anillo al que se unen diversos desoxiazúcares. (viene a ser como una especie de “matrimonio” ;)).

El número de compuestos incluidos en este grupo ha ido experimentando un considerable aumento en los últimos años con el objetivo de:

  1. Mejorar la actividad antibacteriana de la eritromicina
  2. Mejorar la absorción oral al obtener productos más estables en medio ácido
  3. Prolongar la semivida, es decir, aumentar el intervalo entre dosis. Algo muy valorado por todos ;).
  4. Disminuir los efectos adversos especialmente de tipo gastrointestinal
  5. Reducir el número y la gravedad de las interacciones farmacológicas.

¿Cómo actúa la Azitromicina?

La Azitromicina y el resto de macrólidos, actúan inhibiendo la síntesis de proteínas de las bacterias. Su efecto puede ser bacteriostático (impide la reproducción de la bacteria, la cual, va envejeciendo y acaba muriendo) o bactericida (destruye directamente la bacteria) dependiendo de la especie bacteriana sobre la que actúen, tamaño del inóculo, de la fase de crecimiento en la que se encuentren las bacterias y de la concentración que alcance el antibiótico en el lugar de la infección.

Resultado de imagen de bacterias dibujos

Un factor importante a tener en cuenta, es que los macrólidos necesitan entre 2 y 4 veces la concentración mínima inhibitoria para conseguir la concentración mínima bactericida, y además esta concentración debe mantenerse durante el tiempo suficiente, puesto que el efecto bactericida es dependiente del tiempo. A concentraciones subinibitorias se mantiene el efecto antibacteriano (efecto postantibiótico) durante un espacio de tiempo que es variable para los diferentes macrólidos.

 

 

¿Frente a que “bichos” ;), es sensible la azitromicina?

Aquí, todos los que no estéis familiarizados con los nombres de las bacterias, vais a tener que hacer un acto de lectura con cierta paciencia ;), ya que los nombres son de aúpa ;), aunque algunos os sonarán y otros no tanto ;).

La Azitromicina es sensible, es decir, es efectiva, frente a las siguientes bacterias:

Streptococcus, S.pneumoniae, L.monocytogenes, N.meningitidis, H.influenzae, Legionella sp., H.ducrey, Chlamydia, M.pneumoniae, Mycobacterium avium, entre otras.

Por el contrario, la azitromicina es resistente, es decir, no es efectiva frente a Enterococcus sp. y a S.aureus resistente a meticilina. Esto quiere decir, que usarla para hacer frente a este tipo de bacterias, no va a ser de utilidad.

¿Cuál es su posología? ¿Cómo debo tomarla?

La posología la debe pautar el médico en función de la enfermedad y su gravedad, pero la habitual para un adulto es de 500mg/ día durante tres días consecutivos, es decir, en total 1,5g en 3 días. Una posología MUY CÓMODA que hace que la adhesión al tratamiento sea muy satisfactoria y exitosa ;).

Se debe tomar con el estómago vacío, es decir, o una hora antes de comer o dos horas depués de haber comido. Y no es por capricho ;), es porque la absorción de la azitromicina, puede llegar a reducirse hasta la mitad por la influencia de los alimentos. Por lo tanto, hay que tomárselo en serio si queremos que el tratamiento tenga éxito.

¿Qué efectos secundarios tiene la azitromicina?

Hay que decir a su favor, que dentro del grupo de los macrólidos, probablemente sea la que menor incidencia tenga de efectos secundarios, entre los más frecuentes están: diarrea, náuseas, dolor abdominal, cefalea, vértigo y aumento de las transaminasas.

¿Se puede tomar estando embarazada? ¿Y durante la lactancia?

No existen datos suficientes que avalen que sea seguro, por lo tanto, se debe evitar su uso tanto durante el embarazo como durante la lactancia, aunque como siempre, ya sabéis que la última palabra la tiene el médico, y será él quien valore o sopese la idoneidad de su toma durante estas dos circunstancias.

Ahhh!!! Y muy importante!, la Azitromicina, tiene efecto postantibiótico, es decir, se quedará con nosotros tras su toma unos días más, y tras la última dosis, permanecerá en el organismo durante unos 6 o 7 días más.

 

Y hasta aquí, este pequeño resumen de la “vida y obra” ;), de la azitromicina. Espero que os sea de utilidad para futuros tratamientos con la misma ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: