Buenos días,

Los medicamentos son más que necesarios, en eso estamos de acuerdo todos o casi todos ;). Nos ayudan a mejorar nuestro estado de salud, a curar graves enfermedades, a prevenir otras, a proporcionarnos una mejor calidad de vida, a superar ciertas adversidades, y mucho más.

Son como “fuertes soldados” comprometidos con la curación y la mejoría de las afecciones que sufrimos, y cuando se les da la “orden” de que actúen, lo hacen, y lo hacen con el fin al que se les ha encomendado, pero claro, a veces, eso, trae consigo daños colaterales, como los que sufren los nutrientes, que serían, algo así, como los habitantes indefensos de los poblados en una batalla, donde no tienen escapatoria y en algunos casos son “encarcelados” (inactivados) y en otros “acaban con sus vidas” (son destruidos).

Resultado de imagen de batallas

Como os decía, todo en esta vida, tienen su lado bueno y su lado malo. Confiamos en el “fiel soldado” que es el medicamento aunque sea una sustancia extraña para nuestro organismo. Le dejamos pasar con el único propósito de que nos ayude a “enfrentar” lo que nuestro organismo por sí mismo no ha sido capaz. Pero, ¡Ojo!, no podemos perderle de vista, y tenemos que asegurarnos de que está haciendo bien su labor ;), y tendremos que “observar” de cerca, estando más pendiente de como nos sentimos mientras lo tomamos, para tener controlados los posibles efectos secundarios que nos pueden producir. Además de vigilar muy de cerca, que no entorpezcan a nuestros aliados los nutrientes, los cuales, deben batallar por evitar ser desactivados o destruidos por ciertos medicamentos.

Resultado de imagen de batallas

Y en muchos casos, esa batalla la suelen ganar los medicamentos, derrotando a los nutrientes y produciéndonos carencias de los mismos, que si no son controladas, a la larga pueden producir efectos indeseables. Por eso, considero de VITAL importancia que conozcáis en términos generales, que déficits podéis/podemos sufrir con la toma de ciertos medicamentos.

En términos generales, debéis saber que los fármacos destruyen las vitaminas A,C,E,B6, B9 y minerales como el magnesio, potasio, selenio y zinc, todos ellos esenciales como antioxidantes.

Y aquí tenéis, algunos ejemplos de deficiencias nutricionales asociadas a la toma de algunos medicamentos, así podréis tener una pequeña orientación, y si por ejemplo, todos los días os tomáis vuestra píldora anticonceptiva, saber que no os vendría nada mal aumentar vuestra ingesta de vitamina C, B12, E y ácido fólico bien a través de la dieta, o con algún suplemento, con el fin como os decía antes, de evitar estados carenciales.

Esto no quiere decir que tengamos que dejar de tomar medicamentos, ni mucho menos, sino, que tendremos que tenerlo en cuenta, para ser conscientes de que sufriremos ciertas deficiencias que pueden derivar en otros problemas, algo de fácil solución, si reforzamos con la toma de dichos nutrientes de calidad, en especial los antioxidantes.

Ante cualquier duda o sospecha de que estáis teniendo un déficit de algún nutriente, no dudéis en consultarnos. Muchas veces, somos nosotros mismos, los farmacéuticos y personal de la Farmacia, los que os recomendamos la toma de ciertos complejos vitamínicos, e incluso os recomendamos que aumentéis el consumo de ciertos alimentos para compensar dichas carencias, ahora enténdeis el por qué, ¿verdad? ;).

 

Ya sabéis que el llevar una dieta equlibrada es clave en todos los aspectos de la vida.

 

Feliz día!

 

 

Beatriz

 

A %d blogueros les gusta esto: