Buenos días,

La autorización del uso en EEUU en 1960 de la píldora anticonceptiva supuso todo un hito. En España, su legalización como somos así de “lentos” para ciertos temas, no llegó hasta 1978, aunque ya en 1964 se permitía su uso bajo el nombre de Anovial para tratamientos ginecológicos en la regulación del ciclo menstrual. Se estima que en 1975 eran ya casi 500.000 mujeres las que tomaban este método anticonceptivo y cinco años más tarde, esta cifra ya estaba duplicada. Hoy en día, es el método anticonceptivo más utilizado en España y el primero en Europa con una tasa cercana al 30%.

Imagen relacionada

Y que alegría da, ver como gracias a métodos como la píldora anticonceptiva, se consigue reducir la tasa de embarazos no deseados y por consiguiente la tasa de abortos, con todo lo que ello supone.

Pero, claro, todo debe usarse de forma correcta. Y miedo me da a mí, cuando acudís a la Farmacia y nos decís: “Quiero la píldora anticonceptiva, la que sea..”. Y nos vais a perdonar, pero no puede ser, no podemos daros alegremente cualquier anticonceptivo oral, por muchos y diversos motivos entre los que se encuentran los efectos secundarios, que dependiendo de cada mujer, pueden ser de mayor o menor gravedad. Por lo tanto, siempre debéis acudir a vuestro ginecólog@ para que os prescriba la más adecuada para cada una de vosotras.

Y hoy, precisamente, y para concienciaros, vamos a hablar de un efecto secundario, muy grave, que aunque es poco frecuente, existe la posibilidad de que aparezca con sus graves consecuencias.

Se trata del riesgo de tromboembolismo venoso asociado al uso de anticonceptivos de tercera generación. Y me diréis, ¿qué es el tromboembolismo venoso? Y..¿cómo sé, que anticonceptivos son los de tercera generación?

Ahí van las respuestas. El tromboembolismo venoso, es la formación de un trombo que obstruye las venas, además si éste es muy grande y se asienta en las venas de las piernas, se pueden desprender fragmentos pequeños y obstruir el flujo sanguíneo a los pulmones cuando ascienden, dando lugar a una embolia pulmonar. Los signos más característicos son enrojecimiento de la piel, dolor e inflamación de la zona y piel que se siente caliente al tacto. Por lo tanto, se les debe tener respeto a este tipo de medicamentos.

Existen multitud de anticonceptivos orales, cada uno con su diseño, composición, forma y colores correspondientes ;), pero hoy nos centraremos en los de tercera generación, que son aquellos anticonceptivos orales combinados, en cuya composición contengan, alguno de estos dos compuestos: Desogestrel o gestodeno.

Esto quiere decir, ¿que si el anticonceptivo que tomo contiene dichos compuestos, voy a sufrir un tromboembolismo venoso? La respuesta es que podéis estar tranquilas, si los estáis tomando, entiendo que vuestro ginecólogo os lo ha pautado, por tanto TRANQUILIDAD ;). Además, si no es el primer año que lo usáis, es menos probable aún que os ocurra dicho efecto,  ya que éste, es mucho más probable que ocurra durante el primer año de uso, aunque eso sí, debéis saber, que si:

  1. Tienes antecedentes de enfermedad tromboembólica venosa
  2. Has sufrido alguna vez un infarto de miocardio o accidente cerebrovascular

ESTÁN CONTRAINDICADOS.

Por otro lado, hay una serie de factores de riesgo, que pueden hacer que no sean de elección este grupo de anticonceptivos:

  1. Obesidad
  2. Periodo post-parto
  3. Intervención quirúrgica reciente
  4. Antecedentes familiares de trombosis venosa
  5. Inclusive se valorará la interrupción de la toma de los mismos, en caso de una operación o un largo periodo de inmovilización por cualquier causa.

Si estáis en alguna de las anteriores situaciones, también deberéis consultar a vuestro ginecólogo, puede ser que lo tomáseis anteriormente, y que hayáis sufrido cambios y os encontréis en alguna de las situaciones, por lo que vuestro médico decidirá si suspenderlo o cambiarlo por otro.

Por último os dejo algunos de los nombres comerciales (existen más, pero os dejo unos cuantos a modo de ejemplo)  que contienen el desogestrel o gestodeno en su composición:

 

Repito, que esto no quiere decir que tengáis que suspender el tratamiento, es para informaros, y para recomendaros encarecidamente que si estáis pensando en comenzar a tomar un anticonceptivo oral, siempre acudáis al médico. Y si vuestra amiga os pregunta que “marca” estáis tomando vosotras, el mejor consejo como buen amiga ;), es que ACUDA AL MÉDICO, que no comience a tomarlo por su cuenta, porque puede tener algún tipo de problema de salud como los antes mencionados y vosotras no saberlo.

No porque “todo el mundo tome algo” quiere decir que le va a ir bien a “todo el mundo”. Por favor, PRECAUCIÓN! ;).

Que paséis un Feliz día!

 

 

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: