Buenos días,

En el invierno, a pesar del frío que hace, nuestra mente, que siempre va por delante de nosotros, ya está pensando en el verano, y en el destape. Y eso conlleva poder lucir “palmito” y entre los múltiples factores a tener en cuenta (bajar de peso, lucir abdominales y glúteos firmes ;), etc…) se encuentra tener una piel, libre de vello. Aunque, todo sea dicho, en algunas ocasiones, especialmente para ciertos deportistas de élite de según que disciplinas, la ausencia de vello es una gran ventaja y comodidad.

Además como no debe exisitir una exposición solar mientras se está realizando el tratamiento e inclusive un tiempo después, ahora es el mejor momento de llevar a cabo este tipo de tratamientos, ya que llevamos todos nuestros “secretos” ;), bien escondidos bajo la ropa.

Resultado de imagen de top secret

Y muchos de vosotros, pensaréis que esto son sólo cosas de mujeres, pero ¡que va!, vosotros, nuestros hombres cada vez más, os estáis aficionando a la depilación láser, de según que zonas (espalda, pecho, etc..). Y es, cuando váis a realizaros un tratamiento de este tipo de una zona muy amplia, cuando os pasáis por la Farmacia, y pronunciais las palabras “mágicas” : “Buenos días Bea, me han dicho que hay una crema que se llama EMLA que te la aplicas y no notas nada, verás, voy a realizarme un tratamiento de depilación láser y como es en las piernas, me han dicho que me ayudará a no sentir dolor”. Y aquí entramos, nosotros, los farmacéutic@s, y con una sonrisa en la cara, os decimos que si no hay receta, no hay Emla. A lo que vosotros nos respondéis con una mueca de asombro, y con un ¿por qué? ;).

 

Y para que no os quedéis con la duda, y veáis que no es capricho nuestro, ni queremos que “sufráis” mientras os dejan bien “guapos y guapas” para este verano, os dejo una breve explicación de por qué es tan importante pasar antes por el médico para adquirir el EMLA.

En primer lugar, para situarnos, vamos a ver que es un anestésico local, como actúa, a grandes rasgos y que tipos existen:

Los anestésicos locales son compuestos que bloquean de manera reversible la conducción nerviosa en cualquier parte del sistema nervioso en la que se apliquen. Pasado su efecto, la recuperación de la función nerviosa es completa. Se utilizan principalmente con la finalidad de suprimir o bloquear los impulsos nociceptivos, sea en los receptores sensitivos, a lo largo de un nervio o tronco nerviosos o en los ganglios, y tanto si la aferencia sensorial discurre por nervios aferentes somáticos como vegetativos. En ocasiones, el bloqueo sirve también para suprimir la actividad eferente simpática de carácter vasoconstrictor.

Existen dos grupos básicos de anestésicos según su estructura:ésteres o amidas. Los de tipo éster, como procaína, benzocaína y tetracaína, se usan menos que los de tipo amida. Los de tipo amida (bupivacaína, lidocaína, mepivacaína, prilocaína, ropivacaína) presentan una incidencia de reacciones alérgicas mucho menor y se consideran más seguros en pacientes con antecedentes de hipersensibilidad a los de tipo éster.

¿Qué es EMLA?

Emla, es una crema anestésica, que lleva la combinación de dos anestésicos del grupo Amida que acabamos de ver. En su composición por cada gramo de crema lleva 25mg de lidocaína y 25 mg de prilocaína.

Resultado de imagen de emla

Su uso está indicado, para anestesia tópica de piel en intervenciones quirúrgicas superficiales o procedimientos dermatológicos, entre los que se puede encontrar la depilación láser. PEEERO, y es por eso, que se necesita receta médica. Cuando la superficie a tratar es muy amplia y ésto nos obliga a poner más cantidad de producto de lo debido, existe un riesgo elevado de sufrir metahemoglobinemia. Por eso, la AEMPS en su día, ya advirtió de que no se debe aplicar sobre la piel, una cantidad superior a los 60g de producto ni tratar una zona corporal superior a los 600cm cuadrados (20X30 cm). Además el tiempo de exposición a la crema, no debe ser superior a las 5 horas.

No os penséis que os voy a dejar sin explicaros que es la metahemoglobinemia ;). Seré breve ;). Se trata de un trastorno sanguíneo, en el cual se produce una cantidad anormal de metahemoglobina, que no es más que una forma de hemoglobina, la cual, en los glóbulos rojos es la encargada de distribuir el oxígeno al cuerpo. En la METAHEMOGLOBINEMIA, la hemoglobina, es incapaz de liberar oxígeno de manera efectiva a los tejidos del cuerpo.

Por lo tanto, si sufrimos un cuadro de metahemoglobinemia, podremos manifestar síntomas tales como: taquicardia, disnea (falta de aire), sensación de mareo, convulsiones, coma, etc… debemos acudir rápidamente al médico.

Y para finalizar os dejo (haciendo click en la palabra EMLA) el enlace directo a la alerta que dió la AEMPS en el año 2012 sobre el uso del EMLA.

 

Que paséis un feliz día!

 

Beatriz

 

A %d blogueros les gusta esto: