Buenos días,

Hoy, vamos a enriquecernos un poco más de la cultura farmacéutica ;), y toca hablar de las diferentes formas farmacéuticas orales sólidas donde se incluyen los polvos, direfentes tipos de cápsulas, de comprimidos, etc…

Comenzamos con los tipos de polvos, si, aunque os parezca increible, hay diferentes tipos de polvos, sólo que en el día a día, siempre solemos decir sobres para simplificar. A partir de ahora, cuando veáis granulado, o polvo para suspensión oral, ya sabréis la diferencia ;).

Los polvos, están formados por componentes pulverizados y mezclados, con o sin adición de coadyuvantes. Además, seguro que os habéis preguntado alguna vez, que es lo que “se le pone” para que sean efervescentes. Aquí os resuelvo el secreto ;), pueden hacerse efervescentes mediante la adición de ácido tartárico o cítrico y bicarbonato sódico, y existen varios tipos:

Granulados: Son aquellos polvos que están constituidos por el fármaco y un excipiente glucídico. Para que os hagáis una idea, es el tipo de polvo del que está formado el supradyn go, la misma aspirina granulada o el ibuprofeno en polvo.

Sobres o papeles: éstos, son polvos fraccionados para preparar soluciones extemporáneas, y diréis, ¿eso que es Bea?, son todas aquellas soluciones que preparáis cuando tenéis que tomaros un medicamento y lo debéis ingerir rápidamente porque si no, el princio activo o principios activos pierden sus propiedades. Éstos abarcan la mayoría de medicamentos que tomamos en polvo.

 

Seguimos con las formas orales sólidas, y ahora le toca a las cápsulas. Están constituidas por una cubierta de gelatina que puede ser rígida o blanda y que contiene en su interior fármacos y diversos excipientes. Esta cubierta puede ser gastrorresistente, como en el caso de las cápsulas entéricas (en este caso NUNCA DEBE EXTRAERSE el contenido de la cápsula para su administración).

Los tipos de cápsulas que más se usan son:

Las rígidas: constan de dos partes cilíndricas redondeadas en sus extremos, una de ellas de mayor longitud (cuerpo) y otra más corta pero más ancha (tapa) que actúa como cierre; suelen contener generalmente mezclas pulverulentas; sin embargo, con frecuencia creciente incluyen granulados, microcápsulas, pequeños comprimidos, etc, que en algunas ocasiones poseen cubiertas gastrorresistentes como por ejemplo el OMEPRAZOL.

Las blandas: están constituidas por una cubierta continua de gelatina que rodea a un material de relleno, generalmente líquido; se forman, rellenan y cierran en una única operación. Un ejemplo sería el pharmaton en cápsulas blandas, la vitamina A, etc…

 

Por último, pasamos a los comprimidos, aquí hay más variedad ;).

Se obtienen por compresión mecánica de granulados o mezclas pulverulentas de uno o varios principios activos, acompañados generalmente de diversos excipientes, de los que hablamos en un post pasado. La mayoría están destinados a las presentaciones orales, pero también existen otras vías de administración como la vaginal. Aunque hoy sólo veremos los comprimidos para administración oral. Éstos permiten que el fármaco se libere en el tracto gastrointestinal donde lleva a cabo una acción local o, tras su absorción, sistémica (generalizada).

Los tipos de comprimidos que existen para administración oral y que os he puesto aquí abajo de una forma más vistosa y “bonita” ;), para que os sea más atractiva su lectura son:

Pasamos a las tabletas, estas os las comento como curiosidad. Son de forma cilíndrica de poca altura en relación a la base. Constituidas por el fármaco y excipiente azucarado, permiten ser masticadas antes de deglutirlas. En España les llamamos comprimidos pero los anglosajones las llaman “tablets”. Las tabletas son formas farmacéuticas ancestrales y hoy en día utilizar esta denominación está considerado un anglicismo.

Los gránulos: Son píldoras de pequeño peso para administración de fármacos muy activos (p.ej: la colchicina).

Píldoras: Tienen forma esférica u ovoide con o sin cubierta protectora, para deglutir SIN MASTICAR.

Las formas de liberación controlada, de éstas existen dos tipos:

Y por último, están las formas de liberación sostenida: Yo las llamo, las INTELIGENTES ;), porque son aquellas que liberan de forma continua el fármaco en la cantidad necesaria para alcanzar la respuesta farmacológica y mantenerla durante un periodo de tiempo determinado. ¿No os parece increíble? ;).

 

Espero que a partir de ahora entendáis un poco más como funcionan lo que soléis llamar vuestras “pastillas” ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz

 

 

A %d blogueros les gusta esto: