Buenos días,

Son las 7 de la mañana, y estoy aquí frente al ordenador porque mi retoño 😉 número 1 está con una otitis y llevamos unas noches algo moviditas; eso sumado al retoño número 2 que está en camino, hacen que mi sueño sea de lo más ligero y se me abran los ojos cual búho a pesar de ser domingo. Pero no hay mal que por bien no venga. Y leyendo la prensa digital, he descubierto un artículo de lo más interesante que habla acerca de la Felicidad, y de ¿qué nos hace más felices?, si el tiempo o el dinero. Y me quedo con la reflexión que hace la psicóloga Silvia Álava, donde afirma que: “Lo que si puede causar un incremento duradero del bienestar es invertir en cosas que nos hagan crecer como personas o mejoren nuestras relaciones con los demás”. Y voilá, ahí está la forma de “comprar la felicidad”.

Resultado de imagen de buho

Cada día en la Farmacia venís la gran mayoría con problemas, y problemas de todo tipo, evidentemente abundáis los que acudís con problemas de salud ;), problemas serios y relaes, y otras veces no tanto porque son “problemas menores”. Y es que, ¿quién está a salvo de los “problemas”?, NADIE. Quien más o quien menos, todos tenemos algún “problema”, y me paro a pensar, y creo que muchas veces, los necesitamos para vivir. El sentir esa necesidad de tener que solucionar algo que luego nos hará sentir bien, nos reporta en parte, cierto grado de felicidad y bienestar, sobre todo cuando se trata de sentirnos bien en términos de salud, eso no cabe ninguna duda.

Pero cuando ese sentirse bien, es más por nuestro ego, nuestra autoestima, nuestra exigencia con nosotros mismos, por conseguir un grado de autoconfianza mayor, o como lo queráis llamar etc…, ese sentirse bien, al que se refiere este artículo, y a todas esas acciones que tenemos que llevar a cabo para conseguirlo, es a lo que yo he acuñado (si me lo permitís) “comprar la felicidad”. Y también, como todo lo que se puede comprar, hay “calidades de felicidad” ;), y os recomiendo ir siempre a por lo mejor, (que suele ser lo que más cuesta) porque será más duradero.

Resultado de imagen de comprar la felicidad

Asique, es bien fácil, sólo es cuestión de pararse a pensar que nos hace sentir bien, empezando por pequeñas cosas, las cotidianas, las que tenemos más a nuestro alcance, y materializarlas en FELICIDAD.

Hazlo, paráte a pensar que te hace sentir y si es positivo, sigue ;).

En cuanto  a los problemas, RELATIVIZARLOS creo que es lo más inteligente, y a continuación, dejar en nuestra mente sólo el resultado positivo de cada uno de ellos. Ah!, y si indagáis en vuestros pensamientos, estoy segura que siempre vais a encontrar la pieza clave que superará esa “pena” que os nubla (nos nubla) y no os deja encontrar una solución ;).

Resultado de imagen de positivismo

Sin más, os dejo que disfrutéis del domingo.

Feliz día!

 

 

Beatriz

 

 

 

En la Farmacia,

A %d blogueros les gusta esto: