Buenos días,

Las vacaciones de Navidad se acercan, y muchos hasta estamos disfrutando de un previo con esta semana de dias festivos. Y aunque es una época ansiada y esperada durante todo el año, se produce un momento de “pánico” para algun@s, que es cuando nos disponemos a partir hacia el destino soñado ;). Y es que las personas que sufren de mareos, bien entienden esta sensación, de la que hoy quiero que hablemos, porque como ya sabéis en las Farmacia tenemos solución para casi todo ;).

¿Qué es el mareo?

Mareo, es un término que se utiliza para describir cuando nos sentimos “atontad@s” o tenemos una sensación de desmayarnos. Es una sensación de inestabilidad, que se acompaña de visión borrosa. Por contra, el vértigo, que es un síntoma del mareo, es la sensación de que la habitación o el lugar en el que estamos gira a nuestro alrededor.

¿Por qué me mareo cuando viajo?

Nos mareamos porque los impulsos nerviosos que llegan desde los ojos al cerebro padecen una disfunción o conflicto, que hacen que se pierda la estabilidad y el equilibrio respecto a la vertical que regula el laberinto del oído.

El cerebro registra el movimiento a través de tres sistemas:

  • El somatosensorial: la tensión o relajación de los músculos del cuello indican la posición de la cabeza.
  • El visual: nota las variaciones de posición con respecto a determinados puntos de referencia.
  • El vestibular: el líquido contenido en el aparato vestibular del oído interno se mueve por la gravedad y la aceleración e informa sobre la posición de la cabeza.

Estos tres sistemas envían información a nuestro cerebro y si alguna de estas informaciones es contradictoria, el cuerpo lo manifiesta con los síntomas típicos del mareo, náuseas, vómitos, sensación de vértigo…

 

Al viajar, hay muchos factores que pueden hacer que nos sintamos mareados, entre ellos están, los cambios bruscos de velocidad, la duración del viaje, la climatología (los cambios de presión pueden alterar nuestra tensión arterial).La visión, si vamos leyendo o viendo el paisaje y lo hacemos a una velociad elevada ésto puede ocasionarnos mareo. Por último, a los más sensibles, los olores también pueden influir en esta incómoda sensación.

Además de marearnos cuando viajamos, también hay otros factores que nos hacen sentir este malestar, tales como:

  • La deshidratación puede producir sensación de aturdimiento al cambiar de posición. Este síntoma de mareo se debe a una disminución de la presión arterial.
  • Determinados estados físicos, como la hipotensión ortostática, también producen mareos. La hipotensión ortostática con frecuencia es consecuencia de un estado de enfermedad o deshidratación, y puede provocar síntomas de mareos.
  • A medida que envejecemos o como resultado de ciertas enfermedades, es más difícil para el sistema nervioso central regular los niveles de presión arterial. Al cambiar de posición rápidamente, como cuando nos ponemos de pie después de haber estado acostados, es posible que tengamos una sensación de “desmayo” o nos sintamos aturdidos.
  • La hipotensión ortostática también puede ocurrir si tenemos algún trastorno como la  anemia o estamos deshidratados; ya que los niveles del volumen de líquidos en su organismo son bajos.
  • No olvidarnos de los Medicamentos: por ejemplo, si tomamos determinados medicamentos para controlar la hipertensión o la frecuencia cardiaca, éstos pueden hacer que nuestra presión arterial baje. Por eso en muchos casos, es frecuente que vengáis a la farmacia a tomaros la tensión durante esta época del año, para en caso necesario acudir después a vuestro médico por si fuese necesario ajustar la dosis durante los meses de calor.

¿Cómo sé que me estoy marenado? ¿A qué síntomas debo prestarle atención?

Si hay un estado “sentido” éste es el mareo, y es que en el mareo, los síntomas no se presentan todos a la vez, pero van apareciendo de menor a mayor intensidad a medida que avanza el cuadro clínico. Se pueden establecer cuatro categorias de menor a mayor intensidad.

Síntomas prodrómicos: Son una señal de que estamos a punto de marearnos. Se caracterizan por un malestar muy indefinido con una especial apatía y sensación de desasosiego. En esta etapa se sienten molestias por los olores, se tiene necesidad de aire fresco, ganas de respirar profundo y aparecen los primeros bostezos.

 

Primeros síntomas del mareo:En esta primera fase se nota un malestar en la zona del estómago. Comienzan las náuseas, se presentan sudores, frio unas veces y calor otras, bostezos, boca seca o con excesiva salivación y pesadez de cabeza o cefalea.

 

Mareo establecido: En esta fase el mareo presenta todos sus síntomas característicos de forma intensa: vómitos, palidez, ojeras, angustia y somnolencia.

Mareo intenso: Si el cuadro se mantiene durante horas puede agudizarse y entonces estaríamos totalmente indiferentes debido al sudor frío, las náuseas violentas y el vértigo constante.

¿Qué me das para el mareo ? 😉

Bien, cuando acudís a la farmacia, siempre que nos pedís algo para el mareo, os solemos ofrecer la famosa biodramina, o directamente nos la pedís, no por nada en especial, sino porque muchos ya la conocéis o habéis oído hablar de ella, y porque como no, sale en la tele, y lo que sale en la tele “funciona mejor” ;). Y es que, la Biodramina, no es más que un antihistamínico llamado dimenhidrinato, y cuya parte activa, la difenhidramina, tiene propiedades antihistamínicas, anticolinérgicas, antimuscarínicas, antieméticas y anestésicas locales.

Y diréis, si Bea, esas palabras suenan muy profesionales, pero, ahora, explícanos en “castellano” ¿qué nos hacen exactamente, ¿cómo consiguen quitarnos el mareo? 😉. Los efectos anticolinérgicos, son los que hacen que funcione también para los viajes, ya que inhiben la estimulación vestibular y del laberinto que se produce en los viajes y en el vértigo. Por otro lado los efectos antimuscarínicos son los responsables de la sedación, con la particularidad que se reducen progresivamente cuando el fármaco se administra repetidamente, desarrollándose tolerancia; es decir, si abusamos de ella, no funcionará. El mecanismo de los efectos antieméticos (tratar los vómitos y naúseas) del dimenhidrato no es conocido, aunque se sabe que el dimenhidrinato antagoniza la respuesta emética a la apomorfina.

¿Cómo debo tomarlo si no quiero marearme estas vacaciones? 😉

Adultos: Inicialmente tomar 50 mg media hora o una horas antes de comenzar el viaje. Seguidamente, tomar 50-100 mg cada 4-6 horas sin exceder los 400 mg/día

  • Ancianos: comenzar con dosis menores que las de los adultos porque los ancianos son mas sensibles a los efectos anticolinérgicos del dimenhidrinato
  • Adolescentes: las dosis deben calcularse a partir de las de los adultos en funcion de la edad y del peso.
  • Niños de 6-12 años: se recomiendan dosis de 25 a 50 mg cada 6-8 horas sin exceder los 150 mg/día
  • Niños de 2-6 años: las dosis recomendadas son de 10-15 mg cada 6-8 horas, sin exceder los 75 mg/día
  • Infantes y neonatos: no se han establecido la seguridad y eficacia del dimenhidrinato, por lo que NO SE DEBE ADMINISTRAR a este grupo de edad.

Hay dos cosas que debéis tener en cuenta si tomáis biodramina, la primera y más importante es la somnolencia que produce, por lo que podéis optar por la presentación que contiene cafeína. Aún así, debeís evitar la conducción si la tomáis. Y por otro lado, es FOTOSENSIBLE, con lo cual, la protección solar es imprescindible! ;). Asique como doy por supuesto que lleváis protección solar, sólo debéis sacarlo y aplicarlo 20 minutos antes de salir de casa ;).

Existen otras alternativas para el mareo, como por ejemplo el jengibre, cuya eficacia ha sido demostrada en diferentes ensayos clínicos, siendo muy eficaz para el mareo y las naúseas tanto de los viajeros, como incluso para las embarazdas ;).

No dudéis en consultarnos cualquier duda! 😉
Feliz Lunes! y Feliz viaje! 😉
Beatriz

 

A %d blogueros les gusta esto: