Buenos días,

¿Sabías qué nuestro organismo pierde alrededor de un 1,5% del colágeno total al año?, ¿y qué esta pérdida se produce, a partir de los 25 años?

De ahí la importancia de cuidar nuestros huesos y articulaciones, y tratar de frenar esta pérdida. Si bien, sobre el paso del tiempo no podemos actuar, si que podemos ponernos “manos a la obra” en el control de nuestro peso, la realización de deporte y evitar la sobrecarga de nuestras articulaciones y huesos para mantener a raya su salud.

Pero…¿de qué están hechas nuestras articulaciones?

De forma natural en nuestro organismo poseemos glucosamina, condroitina, ácido hialurónico y colágeno, todos ellos esenciales, entre otros, para el correcto funcionamiento de nuestras articulaciones. Hay que destacar a los dos componentes más “famosos”; el ácido hialurónico que ejerce un papel fundamental como elemento de unión entre los tejidos y por otro lado el colágeno, que es el componente más abundante de la piel y de los huesos, llega a cubrir hasta un 25% de la masa total de proteínas en los mamíferos y es esencial para la formación de los tejidos en el organismo (huesos, músculos, piel..).

¿Cuáles son los mejores nutrientes para mis articulaciones?

Ya sabéis que una buena alimentación es la clave a muchos “males”, pues en este caso, no puede ser menos, y es que concretamente a nivel articular, la VITAMINA C es clave, (si queréis más información, la tenéis en el post que le dediqué hace unos meses, aquí os dejo el enlace: ¡La más popular de las vitaminas!) porque participa en la síntesis de colágeno, y por lo tanto en el correcto funcionamiento del sistema articular (cartílagos y huesos). Y es que los cartílagos son claves para un buen funcionamiento de las articulaciones, ¿por qué?, porque actúan como amortiguadores y lubricantes, permitiendo el movimiento sin que se produzca fricción.

Además, el magnesio y la vitamina D, os recuerdo que son fundamentales para la salud ósea.

¡Tener siempre presente, que si vais a tomar un suplemento de colágeno, DEBÉIS incluir en vuestra dieta la vitamina C si queréis que funcione!

No olvidarse tampoco de otro nutriente esencial, como son las proteínas de alto valor biológico, porque nos van a ayudar a conservar la masa muscular y a reparar los tejidos no sólo musculares, sino también óseos.

Y hoy os escribo sobre los huesos y las articulaciones, porque en la farmacia, casi a diario, me encuentro con una pregunta muy frecuente, sobre todo en jóvenes deportistas y en personas mayores:

“Me duelen las articulaciones, pero no quiero tomar ningún medicamento, ¿qué alternativas naturales tengo?”

Hay dos plantas que a mí especialmente me dan mucha confianza y que suelo recomendar. Son el harpagofito: que ayuda a aliviar los dolores articulares (leves), manteniendo la elasticidad y el movimiento articular.

La cúrcuma, que es una planta usada tradicionalmente como antiinflamatorio.

Para casos más graves, y cuando no es suficiente con las alternativas naturales, mi consejo siempre es acudir al especialista y evitar en la medida de lo posible automedicarnos, sobre todo evitar el abuso de antiinflamatorios, por la gran cantidad de efectos adversos que poseen.

Pero como siempre, en la PREVENCIÓN está la clave, y hoy en día, que tenemos tanta información a nuestro alcance, lo tenemos muy fácil ;).

Aquí os dejo, ocho consejos muy fáciles de llevar a cabo para cuidar vuestras articulaciones y que seguro que os suenan ;).

  • Hacer ejercicio físico de forma habitual, siempre teniendo en cuenta nuestras posibilades y condiciones físicas. De lo que se trata a través de él, es de conseguir mantener una musculatura fuerte, para evitar lesiones futuras.
  • No excederse con el entrenamiento, hay que recordar que el éxito del ejercicio está en mantener la salud, algo que hoy en día se olvida.
  • Tener presente la importancia de calentar antes de comenzar el ejercicio y de estirar una vez hayamos terminado.
  • Evitar el sobrepeso, para no sobrecargar a las articulaciones.
  • Si te gusta correr, ya sabrás la importancia de usar un buen calzado, que ayude en el impacto.
  • Mantener siempre una postura corporal correcta cuando se esté trabajando, leyendo o durmiendo.
  • Hidratarse antes, durante y después del ejercicio.
  • Llevar una dieta sana y equilibrada, donde no pueden faltar las vitaminas, proteínas y minerales.

 

Feliz lunes!

 

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: