Buenos días,

Seguro que habéis visto más de una vez en el etiquetado de muchos alimentos y de muchos complejos vitamínicos las siglas CDR (cantidad diaria recomendada), ¿sabes realmente a qué se refieren estas siglas?, ¿qué significan exactemente?.

Como es un concepto que nos acompaña día a día, he creido interesante dejar claro su significado para que sepamos a qué se están refiriendo en los etiquetados.

CDR (Cantidad Diaria Recomendada), IDR (Ingesta Diaria Recomentdada) y DDR (Dosis Diaria Recomendada) o, en inglés, RDA (Recommended Dietary Allowances) y RNI (Recommended Nutrient Intake) son sinónimos. Si véis cualquiera de ellas, debéis saber que hacen referencia al mismo concepto. Habitualmente se expresa la dosis de vitamina/mineral que aporta el producto y, junto a ella, el porcentaje equivalente en relación con la CDR.

Las CDR (Cantidades Diarias Recomendadas) se basan en tres principios fundamentales:

  • En primer lugar, aclarar que la deficiencia de una vitamina o un mineral es diferente a una insuficiencia. La primera corresponde al nivel requerido para prevenir una enfermedad carencial, mientras que la segunda representa el nivel necesario para el funcionamiento óptimo de nuestro organismo.
  • En medicina se suele considerar a cada individuo como único y con unas necesidades bioquímicas particulares. Así, la lista de nutrientes esenciales necesarios para cada uno de nosotros es la misma, pero de una persona a otra las concentraciones requeridas son diferentes.
  • Todos vivimos en diferentes condiciones medioambientales y estamos sometidos a distintos factores estresantes, por lo que esto determina, a su vez, diferentes necesidades nutricionales. Existen diversos estudios que demuestran que nuestra capacidad para detoxificar la gran variedad de toxinas ambientales a las que estamos expuestos depende, en gran medida, de ciertos nutrientes clave. Las personas expuestas a elevados niveles de contaminación pueden necesitar mayores cantidades de nutrientes específicos.

Actualmente van saliendo a la luz nuevos estudios científicos que indican que el nivel óptimo para muchos nutrientes, sobre todo los antioxidantes, como son la vitamina C y E, el betacaroteno y el selenio, parece ser mucho más elevado que las actuales CDR. Las CDR se centran exclusivamente en la prevención de deficiencias nutricionales en grupos de población; éstas no definen la ingesta óptima para un individuo en una circunstancia concreta de su vida (enfermedad, ejercicio físico intenso, crecimiento, interaccion con mediacmentos, estrés, etc.).

Por ejemplo, y como os he nombrado a la vitamina E, cabe decir que la CDR para esta vitamina es de 10mg, mientras que, según diversas investigaciones científicas, la dosis que ofrece protección cardiovascular debería alcanzar alrededor de los 67mg (100UI) al día.

Por lo tanto, consumir las dosis CDR no significa encontrarse óptimamente nutrido, y probablemente no se alcance la cantidad necesaria para una protección duradera.

Otra circunstancia que debéis saber y que no tienen en cuenta las CDR es que los factores medioambientales y el estilo de vida pueden destruir ciertos nutrientes. Por ejemplo, a pesar de que se considera que un fumador requiere al menos dos veces más cantidad de vitamina C que un no fumador, no se dice nada del resto de nutrientes. Por otro lado, sabemos que el consumo del alcohol, los aditivos alimentarios, los metales pesados (plomo, mercurio, aluminio, etc.), el monóxido de carbono y otros productos químicos relacionados con la sociedad actual interfieren en la función de los nutrientes y por eso decimos que no son “buenos” consumirlos.

2016-12-26-06_25_47-libro1-excel

¡Mucho ojo!, con lo que coméis y sobre todo lo que no coméis, porque la deficiencia de cualquiera de los nutrientes esenciales por debajo de las CDR se traducirá, después de cierto tiempo, en enfermedad. Hay estudios realizados sobre la población española que indican que gran parte de nuestra población está por debajo de  estos niveles mínimos en muchos nutrientes (los más comunes son: zinc, selenio, vitaminas A,D,B,C y E), y se encuentran literalmente en la frontera de la enfermedad, en especial los grupos de riesgo como mujeres en edad fértil, embarazadas y posmenopáusicas, niños, fumadores, bebedores y ancianos (con problemas sanitarios y sociales añadidos).

¡Por tanto, es muy importante llevar a cabo una nutrición óptima!

Me despido con esta imagen de la pirámide nutricional del 2015 de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria.

Feliz día!

Beatriz

A %d blogueros les gusta esto: