Buenos días,

Esta es la conversación entre dos señoras, de la cual no he podido dejar pasar inadvertido este pequeño fragmento, que quiero compartir con vosotros:

-¿Qué tal Luisa?, ¿Cómo estás?, me dijo tu hijo que lo vi en la puerta del colegio cuando fuí a recoger a mi nieta que estabas algo fastidiada con la tensión…. ; – Sii…, llevaba varios días con dolores muy fuertes de cabeza y me acerqué al médico a ver que me decía. Y cual fué mi sorpresa que al tomarme la tensión, la tenía por las nubes!… Le dije a la enfermera, que no podía ser, que me la tomaba todos los días, y que nunca me había salido tan alta. Tuvieron que darme una pastilla de esas que se ponen debajo de la lengua y quedarme un rato allí hasta que me bajó. Menudo, susto me llevé!-…

Al escuchar esto, dije!, voy a aportar mi granito de arena y explicar “cuatro” cosas básicas para que cuando os toméis la tensión en casa sea lo más exacta posible y evitar sustos de este tipo.

Por eso este post, me gustaría que lo utilizáseis como guía para aseguraros de hacer una correcta toma de la tensión arterial. Es muy sencillo, y cualquiera puede hacerlo desde casa, pero hay 9 aspectos básicos (sí son 9! ;)) que debéis saber para aseguraros que la toma de tensión es correcta.

  1. En primer lugar, para tomar correctamente la tensión, debemos estar relajados y sentados. Siempre es recomendable esperar al menos 5 minutos antes de proceder a la medida. En caso de que el aparato que tengamos lleve manguito, debemos subirnos la manga, para que éste, entre en contacto con la piel.
  2. Se colocará el brazo, apoyando el codo sobre una superficie uniforme, quedando el brazo relajado y sin cerrar el puño de la mano.
  3. La persona a la que le estamos tomando la tensión, no debe hablar para evitar alteraciones en la toma de la misma, y además deberá permanecer en una posición relajada sin cruzar las piernas y con los pies apoyados en el suelo.
  4. Si el aparato lleva manguito, éste debe colocarse unos 3 cm por encima del codo, tal y como se ve en la imagen y dejando entre las gomas del mismo la arterial humeral también llamada braquial.

  1. Si es un esfingomanómetro de mercurio (al que solemos llamar manual), colocaremos el estetoscopio justo debajo del manguito en el pliegue del codo y entre ambas gomas (haciendo coincidir con la arteria para poder escuchar mejor el latido). Inflaremos con ayuda de la pera hasta los 180-200 mmHg y soltaremos el aire poco a poco; al mismo tiempo estaremos atentos a escuchar el primer latido, el cuál nos indicará el valor de la presión sistólica, que tod@s conocemos como máxima. Seguiremos prestando atención a los latidos, y cuando dejemos de escucharlos nos fijaremos en el valor, que corresponderá a la tensión diastólica, llamada mínima. Cuando tengamos los dos datos, soltamos todo el aire para dejar liberado de la presión el brazo.

  1. Si por el contrario el aparato de la tensión que tenemos es digital, que suele ser lo habitual, tendremos que tener la misma consideración a la hora de colocar el manguito que en el manual, pero aquí los valores de máxima y mínima los tomará el aparato.

 

  1. Para los tensiómetros de muñeca, sólo cambia la forma de colocarnos el mismo, éste se ajustará a la muñeca, la cual colocaremos a la altura del corazón y esperaremos a que tome las medidas. Las consideraciones anteriores son exactamente iguales para este tipo de tensiómetro.

  1. Por último, comentaros que lo ideal es hacer tres tomas, y realizar una media de éstas. Además se debe procurar que la toma de la tensión sea todos los días a la misma hora. Y en caso de que se sospeche de que aumenta a una hora determinada, realizar la toma a dicha hora.
  2. Tener en cuenta que la tensión tiende a subir por la tarde. Y si durante unos días vemos que tenemos unos ¡valores superiores a 140/90 y que se acompañana de dolores de cabeza, o mareos no dudéis en acudir a vuestro médico!

Recordaros, como siempre que desde las Farmacias, estamos a vuestra entera disposición y podéis acudir siempre que lo necesitéis a realizar vuestros controles de la tensión, a consultarnos cualquier duda acerca de vuestra medicación o de como utilizar los tensiómetros. Y si aún no tenéis tensiómetro en casa, ¿a qué esperáis ? ;).

 

Feliz día!

 

Beatriz, tu farmacéutica

A %d blogueros les gusta esto: